Los años no vienen solos

12 julio 2019

Una buena salud espiritual

De la sección “Renovando el Espíritu” del programa “Los años no vienen solos”. Escuche aquí el programa:    Tomado de «El versículo del día.com«   «Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, desead, como […]
20 junio 2019

¿Qué dice la Biblia acerca de los abuelos?

De la sección “Renovando el Espíritu” del programa “Los años no vienen solos”. Escuche aquí el programa:  Tomado de www.compellingtruth.org La Biblia habla de los abuelos no solo en general, sino que también proporciona ejemplos específicos de los abuelos […]
24 mayo 2019

¿Por qué leer la Biblia?

De la sección “Renovando el Espíritu” del programa “Los años no vienen solos”. Escuche aquí el programa:  Tomado de «Yahoo Respuestas» Los escritos, han sido, desde el más remoto pasado, el vehículo ideal para transmitir los acontecimientos y las […]
10 mayo 2019

El fruto del Espíritu

De la sección “Renovando el Espíritu” del programa “Los años no vienen solos”. Escuche aquí el programa: Busque su Biblia y ábrala en Gálatas 5.16-26. Antes de leer, pídale al Espíritu Santo que le indique lo que quiere que usted […]
1 abril 2019

La armadura de Dios

De la sección “Renovando el Espíritu” del programa “Los años no vienen solos”. Escuche aquí el programa:  La vida cristiana es una batalla permanente. Efesios 6 nos recuerda qué debemos hacer para prevenirnos de los ataques del enemigo. «Por […]

Este dicho popular que le da nombre al programa se utiliza haciendo referencia a reumatismos, canas, pérdida de memoria, etc.

Nosotros pretendemos hacerle al dicho popular un giro inverso, volviéndolo hacia su lado positivo y pensar en lo bueno que traen los años.

En el libro de Job 12:12 dice lo siguiente: “En los ancianos está la ciencia, y en la larga edad la inteligencia.” Así que de acuerdo a la Palabra de Dios, con los años también vienen la ciencia, la sabiduría y la inteligencia.

Hay un bagaje de experiencia que debe ser valorado.

Conducen: Nancy Rodríguez Antivero y Esteban Larrosa