La Franja de Gaza

Leyendas de Navidad – Parte 4
7 enero 2009
Sequía
14 enero 2009

La Franja de Gaza

foto_frnajadegazaEl Medio Oriente vuelve a ser escenario de conflicto. Esta semana con el Dr. Pandiani encaramos este difícil tema que hiere muchas susceptibilidades y genera muchos odios. Le invitamos a pensar cómo debemos encarar esta problemática en el espacio “Diálogos a Contramano”, que sale los días martes a las 21:00 hs. en la programación de RTM.  A continuación transcribimos algunos apuntes del Dr. Alvaro Pandiani en reflexión sobre este tema y que nos pueden ayudar a estudiar el tema desde la perspectiva cristiana. Los mismos fueron publicados en, Iglesia en Marcha, hace tres años atrás cuando el centro de atención fue el Líbano. Hoy continúan siendo vigentes.

No nos confundamos. Israel fue, es y será el pueblo elegido de Dios.

La Iglesia Cristiana (sin distinción de denominaciones; el cuerpo de los que han creído en Cristo y nacido de nuevo), también es el pueblo de Dios, tomado “de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas” (Apocalipsis 7:9). Pero Israel es en forma especial y única el pueblo de Dios. El apóstol Pablo es enfático e insistente en este sentido: “¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera” (Romanos 11:1); “¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera” (Romanos 11:11).

La Iglesia Católica Romana perdió de vista este hecho, y persiguió a los judíos durante varios siglos, en la Edad Media.

Hoy en día los cristianos evangélicos creemos que Israel es el pueblo de Dios, para el cual aún hay un futuro particular, revelado por las profecías bíblicas, y que ha de cumplirse. Creemos que Israel tiene un lugar de capital importancia en el plan de Dios para la humanidad, y que será protagonista de hechos del tiempo final, según se revela en las Escrituras. Muchos ven a los judíos como un pueblo a evangelizar, y destinan oración y esfuerzos a la predicación dirigida en especial hacia ellos. Y creemos que eso está bien. Oramos por Israel. Pedimos por la paz de Jerusalén, según se nos invita a hacer en el salmo 122:6. Cuando vemos a los judíos enfrentados a diversos enemigos, recordamos la promesa de Dios a Abraham: “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré” (Génesis 12:3); y también recordamos la promesa de Dios al pueblo israelita: “seré enemigo de tus enemigos, y afligiré a los que te afligieren” (Éxodo 23:22). Entre tantas otras.

Por eso, incluso algunos podrían llegar a celebrar los triunfos de Israel frente a sus enemigos, y a todos aquellos que les afligen y oprimen. Cuando pensamos en los enemigos de Israel, hoy en día, de inmediato aparece la imagen de Hizbollah, Hamas, Al Qaeda, y otras organizaciones islámicas, enemigos declarados e irreconciliables de los judíos, pero también, por su condición de musulmanes, seguidores del profeta Mahoma, enemigos históricos del cristianismo a lo largo de toda la Edad Media, y quienes hoy persiguen y oprimen a los cristianos en los países islámicos.

Como cristianos evangélicos desaprobamos siempre la guerra, y toda forma de violencia. Pero cuando vemos a Israel avasallado por sus enemigos, podemos caer en el simplismo de celebrar sus victorias, como victorias de Dios.

No nos confundamos.

Veamos más detenidamente el pasaje bíblico citado en último lugar, que encontramos en Éxodo 23:21,22: “He aquí yo envío mi Ángel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado… Pero si en verdad oyeres su voz, e hicieres todo lo que yo te dijere, seré enemigo de tus enemigos, y afligiré a los que te afligieren”. Hay un elemento clave que consiste en oír y obedecer la voz de Dios, para que Su protección esté con Israel, y Él conceda la victoria a su pueblo. Lo cual significa que no todo lo que Israel haga estará bien, y deberá ser apoyado, de la misma manera que no todo lo que la Iglesia ha hecho a lo largo de los siglos estuvo bien, ni tampoco todo lo que hace hoy en día está bien, y debe ser apoyado.

Entonces, cuando dirigimos los ojos hacia el conflicto que actualmente desangra la Tierra Santa, yo me pregunto sinceramente qué pensar. Como sucedió anteriormente, la Franja de Gaza es otra vez atacada con furia por un Estado de Israel envalentonado por el incondicional apoyo de los Estados Unidos de América (además, según la prensa, desde hace varias décadas, sectores cristianos de extrema derecha de Estados Unidos hacen esfuerzos por legitimar las acciones de Israel). En La Franja de Gaza corre la sangre, se amontonan los muertos, se multiplica el llanto y crece el sufrimiento.

Cual es el límite de esta escalada de violencia, no lo sabemos. Como cristianos debemos hacernos algunas preguntas: ¿es correcto tomar partido por uno de los bandos? En otras palabras, ¿debemos “legitimar” lo que hace Israel disparando cañones y misiles sobre territorio palestino, y preparándose para una nueva invasión? ¿Y los cristianos que allí viven, las iglesias e instituciones cristianas allí instaladas que han sufrido ya tanto a manos de los propios palestinos musulmanes, y de los israelíes? ¿Qué pasa con los cristianos, los únicos que creen en Jesucristo en medio de ese caldero infernal?

No nos confundamos. No caigamos en extremismos; ni políticos, ni mucho menos extremismos proféticos pseudobíblicos. Oremos por Israel, pero también oremos por La Franja de Gaza. Oremos por las víctimas de la guerra. Oremos por la paz.

Una paz para todos.

Dr. Alvaro Pandiani

9 Comments

  1. elrusoperes dice:

    Che, circulan unos videos en Facebook mostrando a líderes islámicos dispuestos a la guerra total hasta erradicar a Israel de la faz de la tierra, y otros en los que se puede ver niños y jóvenes palestinos aleccionados para luchar hasta morir para destruir a Israel, que ya no sé que pensar.
    Creo que, como dice el artículo, los cristianos debemos orar por la paz. También creo, y también lo dice el artículo, que Israel es el pueblo de Dios, y por lo tanto, nunca los musulmanes podrán erradicarlo (nadie pudo en toda la historia de la humanidad).
    Pero las perspectivas para esa tierra en cuanto a la continuación de la guerra y la violencia son siniestras.
    Dios tenga misericordia de todos. Sigamos orando.

  2. elrusoperes dice:

    Yo me pregunto, ¿será que en Tierra Santa el tiempo se ha detenido? Porque miro en los informativos lo que está ocurriendo ahora, julio de 2014, y leo este artículo, publicado aquí en enero de 2009, y se aplica perfectamente a lo que ocurre ahora (y a lo que ocurrió, y ocurrirá…).
    Como dice al final, oremos por la paz.

  3. Paul Campero dice:

    Gracias por la aclaracion sembrador, sin embargo hacia referencia al “No nos confundamos: “Israel fue, es y será el pueblo elegido de Dios” y los textos q hize referencia fueron las del salmo 122:6, Génesis 12:3;Éxodo 23:22, Éxodo 23:21,22, mencinados por el hermano aqui, y los textos usados en el N.T por el apostol Pablo esta manteniendo la esperanza por su pueblo (Israel) pero no hace una defensa de ser el unico pueblo de Dios. Esa fue la unica mencion o aporte que quize hacer a este articulo por lo demas concuerdo con el hermano Alvaro en el parrafo final cuando dice: “No nos confundamos. No caigamos en extremismos; ni políticos, ni mucho menos extremismos proféticos pseudobíblicos. Oremos por Israel, pero también oremos por La Franja de Gaza. Oremos por las víctimas de la guerra. Oremos por la paz.”
    Otra vez gracias Sembrador.

    Bendiciones siempre

  4. Sembrador dice:

    Paul, leete de nuevo el 2º párrafo del artículo, desde donde dice “no nos confundamos…”. Allí el autor no cita pasajes del Antiguo Testamento mal interpretados, sino pasajes del NUEVO TESTAMENTO (Romanos), ¿descontextualizados te parece?
    Mis disculpas, pero me pareció pertinente esta aclaración a tu opinión del 15 de enero pasado. Por lo demás estoy de acuerdo contigo.
    Saludos.

  5. Carlos Román dice:

    Si hoy Dios liberara una nueva versión del antiguo testamento a la luz de las últimas acciones de los israelíes. Yo no sé que habría escrito en esta versión 2009. Las acciones israelitas distan mucho del amor incondicional que Dios nos pide, de la paz, de la tolerancia.
    Tengo dudas, no sé si Dios no estaría defraudado de lo que una vez fue su pueblo elegido, verlo hoy ejercer sobre otros la violencia que sobre ellos alguna vez fue ejercida. Las victimas se transforman en victimarios. Y yo no si eso Dios lo admite como válido. Por algo Israel no ha logrado la paz. ¿No se lo han preguntado ? No será que Dios está desilusionado por la conducta de los israelìes, los que una vez fueron su pueblo elegido ? Hay que buscar, hay que indagar, profundizar y perseverar por la paz y por la convivencia de los pueblos. TODOS SOMOS HIJOS DE DIOS.

  6. Carolina Vallejo dice:

    Me parece interesante rescatar una expresión que se manejó en el programa y es la incondicionalidad.Si, debemos se incondicionales en qué sentido y cómo? En el apoyo en oración, en estar , siempre estar saber escuchar , dar la palabra de aliento y ánimo y también el silencio. siempre los cristianos debemos estar aunque no compartamos. Debemos estar de un modo respetuoso . Siempre estar, siempre, siempre.
    Podemos estar físicamente, espiritualmente , intelectualmente; con una llamada , un mail, un msm. Como sea estar apoyando.
    En éste caso concreto nuestra incondicionalidad está en orar por la paz.
    Siempre estar con la verdad, la paz, la prudencia con las buenas intenciones. Estar en Cristo. Amén

  7. Paul Campero dice:

    Estoy de acuerdo en la postura de Paz, ya que ninguna guerra tiene que ser legitimizada, aun a pesar que en las historias biblicas en cuanto a luchas, podamos confundir y decir que es legitimo, no es legitimo una guerra lo que sucede es parte historica de sucesos y eso es de otra consideracion, sabemos que Dios se conmueve con tales situaciones y que en su gran mayoria el no las aprueba, ni mucho menos las legitimitiza, sino que permite tales situaciones, y que suceden muchas veces por nuestra falta del entendimiento en cuanto al real plan de Dios, que no es mas que todo el mundo se arrepienta de sus males, lo acepte y lo reconozca como Senor en sus vidas, esa es la Paz que se necesitaria en aquel lugar tambien.
    Los textos mencionados en cuanto al pueblo de Dios, “Israel” fue escogido tuvo y tiene un lugar importante en los planes de Dios, sin embargo EL PUEBLO DE DIOS FUE, ES Y SERA “SU IGLESIA” la iglesia del Senor es su pueblo, no caigamos en la idea que Dios aun tiene solo la vision de rescatar a aquel pueblo, y que todo aquel que le tira una piedra Dios les mandara rocas, no mal interpretemos estos pasajes del A.T y caigamos en la descontextualizacion o la polirazacion de la misma.
    Nuestra oracion es por un final en donde las partes en conflicto encuentren la salida y la Paz, para beneficio del orden mundial, nosotros como cristianos debemos deplorar tal situacion, pero a su vez debemos continuar anunciando el reino de Dios, en Israel, en la Franja de Gaza, y en todo el mundo.
    Dios ayude a los lideres de estos pueblos a encontrar fin a esta injustificada guerra.

  8. Carolina Vallejo dice:

    Vuelvo a decir es difícil qué pensar en relación a ésta situación; a muchos nos pasa lo mismo. Pero debemos pensar … y no será que debemos ir pensando y orando por una COMUNIDAD ACADEMICA CRISTIANA LATINOAMERICANA Una comunidad de profesionales , académicos , muchas veces hay autodidactas con una fuerte formación académica. Desde nuestro lugar como cristianos evangélicos no deberíamos formar una comunidad produciendo conocimiento en relación a éste y otros temasdesde Latinoamérica. No será hora de (dicho con todo respeto) dejar de ser dependientes de las producciones europeas. O es que los latinoamericanos seguimos colonizados. Claro puede ser más cómodo.
    Eso si bien pertrechados intelectualmente y espiritualmente de lo contrario nos devoran.
    Debemos pensar y se que en muchos casos es difícil pero OREMOS POR LA PAZ EN TODO LUGAR EN TODO TIEMPO Y VEAMOS COMO ESTAMOS EN RELACION A NOSOTROS MISMOS.

  9. Carolina Vallejo dice:

    Es difícil saber que pensar. Desde la academia y desde los circulos intelectuales hay distintas ópticas , posturas ideológicas ,etc. No voy a entrar en eso.

    Cdo. el columnista hizo el llamado a la oración por la PAZ en este caso en el Medio Oriente pero por la PAZ mundial me acordé que desde niña me hacían orar por Israel y un día pregunté porqué? Y mi madre contestó es el Pueblo escogido de Dios por eso debemos orar. Cdo crecí comprendí esto.Pero doy gracias a Dios por las enseñanzas que se dan desde la niñez.

    Sabemos que hay actitudes bien intencionadas en la búsqueda de la paz . Debemos orar por la Paz y en especial la paz que sólo el Señor puede dar. AMAR A TODOS SIN EXCEPCIÓN.
    Escuchar la voz de Dios. Pero que tb. todo esto lo veamos en relación a nuestra vida personal y en relación a la iglesia.

    Quiero citar dos versículos de un libro poco estudiado (lamentablemente)pero que Dios si bien no es nombrado estaba presente. Palabras que parten de una vida interior llena de Dios : Ester 9:30b y Ester 10: 3b
    Tenemos una responsabilidad que comienza por amar , orar y conocer la voz de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *