Sequía

La Franja de Gaza
13 enero 2009
“A través de la Biblia”
19 enero 2009

Sequía

foto_sequiaSí. El Cono Sur está seriamente afectado por esta dura y seca realidad, relacionada a una corriente marina que trae aparejado un período de déficit de lluvias y por consiguiente la problemática que vivimos hoy con todas sus derivaciones ya conocidas. Pero también hay otras sequías que pueden ser tan terribles como ésta.

Mire este diálogo entre dos esposos:

Esposa: ¡Otra vez dejaste la toalla tirada?! Sos un desordenado. Tu papá y tu mamá: ¿qué te enseñaron cuando eras chico?
Esposo
: Mirá Laura, me tenés cansado, hay momentos que no pareces una esposa, parecés una inspectora o un sargento. ¡Parala! Haceme el favor ¡sos igual que tu mamá! Que a tu padre lo tiene seco, si seguís así me vas a secar a mi también.

La relación matrimonial puede caer en este tipo de sequías. Es cierto que la culpa es de ambos y que para que haya sequía en la relación debe haber una contribución de ambas partes, lo mismo para que la relación sea un fresco manantial.

El tipo de vida que llevamos: las presiones del trabajo, el estrés, el consumismo, la falta de intimidad en la relación con el cónyuge, desconexión espiritual, entre muchas otras presiones hacen que la sequía matrimonial sea una constante en la sociedad occidental, y que el matrimonio se convierta en una rutina insoportable para muchos de sus participantes. Por ello, no es de extrañar el alto índice de divorcios, de uniones precarias y que no desarrollan familias sólidas cuyo fruto es una generación juvenil desorientada, sin referentes.

¿Cómo superar la sequía matrimonial?

No tengo formulas mágicas. Sin embargo, permítame remitirlo a un texto pocas veces visitado: “El Cantar de los Cantares”, que tiene una belleza y pertinencia total para este caso. Escribe su autor refiriéndose a su esposa:

¡Esposa mía! Tus labios, como un panal, destilan miel;
miel y leche hay debajo de tu lengua,
y el aroma de tus vestidos
es como la fragancia del Líbano.

Jardín cerrado eres, hermana mía, esposa mía;
fuente cerrada, sellado manantial,

vergel de renuevos de granado,
de frutos suaves,
de flores de alheña y de nardos,

nardo y azafrán,
caña aromática y canela,
árboles de incienso
y de mirra, áloes
y las más aromáticas especias.
Manantial de los jardines,
pozo de aguas vivas
que descienden del Líbano.

¡Qué diferente de la primera conversación de la toalla mojada y el esposo seco!

Lo único que le dejo el día de hoy para superar la sequía matrimonial es la lectura del “Cantar de los Cantares” en La Biblia, un bellísimo poema de amor entre dos esposos que disfrutan uno del otro y cuya relación dista mucho de cualquier tipo de sequía. Y tome acciones decididas para vivir ese tipo de historia de amor con su cónyuge.

Ojalá que todos podamos experimentar un matrimonio en que la relación sea como un manantial de aguas vivas.

Lic. Esteban D. Larrosa

Director RTM Uruguay

3 Comments

  1. Carolina Vallejo dice:

    El artículo en cuestión es excelente y vuelvo a decir muy pertinente y es necesario hacerlo. Si bien está destinado a matrimonios , realmente es para todos los lectores cualquiera sea su condición. Así mismo es excelente la selección del Cantar de los Cantares. Me tomo el atrevimiento de decir ese libro mágico , maravilloso, sublime con distintos niveles de lectura, de análisis y de reflexión. Todo lo que sale de Dios , todo lo que sale de su Palabra es maravilloso, sublime y excelso.
    Este libro puede inspirarnos ,Dios puede inspirarnos a escribir sobre el amor de un modo sublime , hermoso, magnífico, con palabras bonitas, profundas , delicadas y exquisitas porque así y sólo así es la inspiración que Dios nos da. Podemos hablar del amor con el canto , con la pintura , con la música como Dios nos guie. Con la literatura puedo dar fe que es así , otros tendrán otras experiencias.Por supuesto no todos tienen este don.
    Frente al mundo con un manejo del amor pornográfico, sucio, asqueante , etc. podemos levantarnos con producciones hermosas bajo la inspiración eso si de Dios porque El es el que hace la obra.
    Mostremos al mundo como se debe hablar del amor por medio del arte en sus diferentes manifestaciones y no dejemos que la visión mundana del amor o falso amor nos inunde y nos impida apreciar lo que realmente vale la pena.Gracias

  2. IRIS dice:

    Vivo en el Pais Vasco y soy Uruguayo-Española y aunque aqui hay nieve tambien existe esa sequia del conocimiento de Dios.

    Dios tenga misericordia para estos sedientos y les toque el corazon para salvacion.

  3. Carolina Vallejo dice:

    Excelente y muy pertinente. Adelante. !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *