Se fue de Mambo

Los Medios y la Semana Santa
24 marzo 2009
Paris bien vale una Misa
15 abril 2009

Se fue de Mambo

foto_rendicionLo que ocurre cuando los que mandan “agarran viento en la camiseta” y nadie los controla adecuadamente.

La crisis económica nos está enseñando (¡finalmente!) que los “grandes” gerentes de las corporaciones multinacionales tomaron decisiones totalmente irracionales, basados en la codicia personal. Pero también estamos aprendiendo que los accionistas y dueños de las empresas, descansaron ingenuamente en ellos, pensando que estaban operando en beneficio de quien los contrató para hacer rendir los recursos organizacionales en los emprendimientos escogidos por aparentes decisiones “estratégicas” que representaban supuestas oportunidades de crecimiento. ¡Craso Error!

Hoy, crisis mediante, todos reconocen que “hay que mantener el poder del responsable ejecutivo (CEO) bajo estricto control,” porque de otra manera se puede ir de “mambo.” Matthew Lynn, columnista de Bloomberg News, reconoce en esta una de las lecciones de la actual crisis financiera.

Sin embargo, no se precisa una crisis para que un gerente, director, o líder “se vaya de mambo.” La organización puede incluso estar en fase de crecimiento y expansión. Así y todo, el responsable ejecutivo, si no tiene controles institucionales adecuados sobre su gestión, puede (y lo hace) “adueñarse” de la organización; y los accionistas, comisiones directivas (o como se llamen), terminan careciendo de capacidad de control y por ende pierden de hecho la propiedad de “su” empresa. La consecuencia es que terminan siendo “manejados” por quien gestiona, desde la dirección o gerencia, y no son capaces de ver más allá que a través de su perspectiva, siendo así, funcionales a los deseos del responsable ejecutivo en el cual reposa una especie de aura iluminada a respetar. A pesar de esto, quien pagará los platos rotos si hay un fracaso, no será el ejecutivo contratado, sino el dueño que no asumió su responsabilidad adecuadamente.

¿Cómo ocurre esto?

El Responsable ejecutivo se gana en un proceso de seducción y complacencia la confianza del directorio. Luego, como piensan que esta persona es tan buena y eficiente con ellos, le delegan las decisiones estratégicas, confiando en su buen tino y expertise en el área. Enseguida dejan de ejercer controles sobre su gestión diaria, sin someterlo a auditorías internas, por las cuales responda a su mayordomía. Este gerente o director, luego de estas primeras etapas, elimina o ignora al pasar el tiempo todo tipo de control sobre su persona, dándole esto libertad para moverse sin trabas, ni controles sobre su accionar, y utilizando al directorio como una junta de referencia, a la que le hace llegar la información segmentada que el cree conveniente suministrarles, y escondiendo los detalles de la gestión a los cuales se refiere como “detalles.” En muchos casos, la presentación de la información se brinda de tal manera, que inevitablemente, la única vía de futuro es la presentada por él mismo.

Matthew Lynn, este especialista organizacional, pone el ejemplo del Royal Bank of Scotland Group Plc. El señala que Fred Goodwin, el responsable ejecutivo de la RBS (una de las entidades financieras más importantes del mundo), fanfarroneaba a diestra y siniestra sobre sus éxitos. Gastó una fortuna en adquisiciones que terminaron con el efecto boomerang. Finalizó despedido, dejando una institución totalmente debilitada.

Veamos el proceso: “En sus años al mando de la entidad prestamista con sede en Edimburgo, Goodwin se volvió cada vez más prepotente. Empezó como un hábil negociador, diestro en recortar costes. Podía adquirir un banco, incorporar nuevos gerentes, controlar los costes y hacer que el acuerdo redituara. Después gastó 350 millones de libras en una nueva y lujosa sede y dedicó más tiempo a promover la marca en lugar de los productos.”

Para cuando llegó la crisis, Goodwin había metido al RBS en negocios que no sabía manejar por falta de conocimiento de los mercados extranjeros en que incursionaba, con un frenesí de compras en el orden de los US $ 70 mil millones y con escaso retorno.

Por eso, el especialista concluye al estudiar este caso: “Hay que encontrar la manera de reducir el poder de los responsables ejecutivos (CEO) antes de que hagan algo estúpido.”

Ahora, no pensemos que esto ocurre solo en el mundo de las grandes corporaciones financieras. La experiencia demuestra que esto es totalmente factible en otro tipo de instituciones no necesariamente comerciales y que aparentemente tienen fines sociales o hasta espirituales.

Pensemos: ¿Cuántos líderes han desarrollado procesos en que terminan por adueñarse de iglesias, asociaciones civiles y tantas otras entidades en procesos similares a los antes descriptos?

Corrigiendo el rumbo

Jesucristo mostró lo importante que es para los responsables ejecutivos el dar cuentas de lo que se les ha encomendado, ya sea un CEO, gerente, pastor, líder para-eclesial, director de ONGs, etc.

En Mateo 25 Jesucristo habla de un hombre que encargó la administración de sus bienes a tres hombres a quienes dio diferente cantidad de talentos. Y aunque se fue durante un tiempo, regresó para arreglar cuentas con ellos, no abandonó su capital humano y financiero. También, el mayordomo infiel de Lucas 16 fue llamado a dar cuenta de la administración derrochona que había realizado y fue despedido inmediatamente.

Al mismo tiempo, cuando uno lee otros pasajes del Nuevo Testamento, encuentra que nunca se deja en manos de una sola persona la administración y destinos de la iglesia. Si bien, se nombran pastores y obispos en diversos pasajes (1 Tim. 4:14, Tito 1:5); siempre se pone el énfasis en el trabajo de un cuerpo en el que todos se necesitan para funcionar coordinadamente (1 Co. 12) y en la supervisión de su tarea. Cuando los apóstoles manejaban las finanzas de la incipiente iglesia, siempre se habla en plural, no de uno solo de ellos en el manejo de los fondos que ingresaban para su distribución entre los pobres y necesitados (Hechos 4:34-37).

No es bueno tener personas que “se corten solas.” La historia nos muestra que la tendencia humana, cuando queda a su solo arbitrio en posiciones de poder, puede dar lugar a peligrosas catástrofes personales y colectivas.

Generemos entonces controles internos y externos, rodeando a los valiosos líderes y administradores que ya tenemos, conteniéndolos para que su potencialidad no se convierta en un arma de doble filo, que pueda terminar devorándolos a ellos y a las instituciones que representan.

Lic. Esteban D. Larrosa
Director RTM Uruguay
www.rtmuruguay.org

3 Comments

  1. Carolina Vallejo dice:

    Excelente artículo y muy apropiado para los tiempos que corren.

    En los dos últimos párrafos queda bien en claro lo que siempre he sostenido. Muchas veces se instala en la iglesia (y es por que se da pie)lo que llamo “poder político”. qué quiero decir con esto? Quiero decir cuando no se le da lugar a Dios y a su voluntad por lo tanto se hacen la cosas de acuerdo a voluntad humana. La naturalea humana ¿qué busca? PODER, AMBICIÓN , PULPITOS, LUGARES ESTRATEGICOS Y AUMENTAR LA SOBERBIA. Hablo con propiedad porque conozco desde el vientre de mi madre la interna de la iglesia crisitiana evangélica y hace años me convertí y años en comunión. He visto el derrumbe de ministros ministerios, familias y mucho dolor y tristeza. Uno de los indicios claros es cuando estos hermanos ,líderes , etc. comienzan a juzgar , a pensar que son muy firmes… Peligro, Alerta roja. Mayor dependenci de Dios, humildad, ORACIÓN y por sobre todoFIDELIDAD. Bendiciones y adelante
    Mta. Lic. Carolina Vallejo

  2. Marta Palermo dice:

    Excelente editorial sobre el tema, que resulta vigente para todos los tiempos de la historia

  3. luis luis dice:

    Lic.Esteban D.Larrosa:

    Lo saludo fraternal y afectuosamente rogando que siga creciendo en la obediencia a la inspiración del Espiritu Santo en sus editoriales y cada uno de sus trabajos.
    Particularmente me refiero a una de ellas – difundidas por Radio Rural el Domingo 050409 : “Se fue de mambo “.
    Si no leyera la página web donde Ud firma sus escritos diría: – Este hermano es pintor. Cada una de sus letras se han convertido en una definida pincelada. Pero ¿sabe una cosa? Escuchabamos con mi esposa sus palabras,viajando desde la ciudad de La Plata(Buenos Aires) a Chascomus (75 kms de aquella, ruta a Mar del Plata) y me daba la impresión de que el Señor le iba llevando el “pincel” aun en los rasgos más pequeñitos. Ud estaba pintando un cuadro en el que nos veiamos como en un espejo. ¡ Que Dios maravilloso tenemos ! ¡ Y qué artistas cuando son fieles al que inspira ! Le escribo esto porque sé que lo tomará como agradecimiento al Señor y a Ud tambien. Lo animo a seguir
    “pintando”para la gloria de Dios porque esto es gozo para su pueblo.
    Muchísimas gracias querido consiervo Esteban !
    Oramos por su ministerio. Pr.Luis Romano y Dra Lydia Farace de Romano.- Igl.Bautista Emanuel – Chascomus – Buenos Aires – Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *