Sexualidad y perspectiva de género: una realidad actual

Para alquilar balcones
10 octubre 2009
Sexualidad y perspectiva de género: una realidad actual – Parte 2
13 octubre 2009

Sexualidad y perspectiva de género: una realidad actual

foto_identidadPor: Álvaro Pandiani*

Las temáticas vinculadas a la sexualidad humana, durante mucho tiempo tabú en las comunidades cristianas, viene siendo abordada con cada vez mayor libertad, profundidad y seriedad profesional, por los pensadores y líderes cristianos. Eso es necesario, dado lo vertiginoso de los cambios que en relación al tema están teniendo lugar en las sociedades contemporáneas, incluyendo la uruguaya. En agosto pasado fue aprobado por el Parlamento el proyecto de ley que introduce modificaciones al Código de la Niñez y la Adolescencia, conocida como la nueva ley de adopciones, que tomó notoriedad por tratarse de una ley que posibilitaría la adopción de niños por parejas homosexuales, aunque luego de aprobada esto fue puesto en duda. También volvió a ser noticia, hace menos de un mes, el proyecto de ley de derecho a la identidad de género, que autoriza a travestis y transexuales el cambio de nombre en sus documentos de identidad, sin haber pasado por la cirugía de “reasignación de sexo”, sino solo en atención a su “realidad psicológica y social”.

Cuando se hace necesario abordar estos temas, quienes vemos la vida según los patrones morales cristianos debemos evitar el riesgo de caer en la simplificación de condenar la homosexualidad, sin más. Aunque es verdad que la homosexualidad está o parece estar en la base de los trastornos de identidad de género, que derivan en el travestismo y, menos frecuentemente, en el transexualismo (con cirugía de cambio de sexo), estos exigen una aproximación más detenida. Personalmente, creemos que se pretende darle un marco ideológico a esta realidad que hoy, eufemísticamente, se denomina identidad de género. Tal ideología sexual es la denominada perspectiva de género, que también figura en otra ley aprobada por el Parlamento uruguayo, la de defensa del derecho a la salud sexual y reproductiva, y cuyos artículos no fueron vetados por el Presidente de la República, como sí lo fueron los artículos referidos a la despenalización del aborto.

Lo que sigue es un extracto condensado del artículo Vergüenza a dos cámaras, publicado en esta página en noviembre de 2007, con reflexiones sobre la perspectiva de género.

¿De qué estamos hablando cuando se menciona esta expresión, perspectiva de género? “El género es una construcción cultural; por consiguiente no es ni resultado causal del sexo ni tan aparentemente fijo como el sexo… Al teorizar que el género es una construcción radicalmente independiente del sexo, el género mismo viene a ser un artificio libre de ataduras; en consecuencia hombre y masculino podrían significar tanto un cuerpo femenino como uno masculino; mujer y femenino, tanto un cuerpo masculino como uno femenino” (del libro El Problema del Género: el Feminismo y la Subversión de la Identidad, de la feminista radical Judith Butler; en Perspectiva de género: sus peligros y alcances; revista-arbil.iespana.es/(21)gene.htm). Esta novedosa concepción de la sexualidad comenzó a difundirse cada vez más en los años noventa del siglo XX, particularmente desde la IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer, celebrada en Pekín en 1995. Desde entonces, grupos feministas radicales han lanzado proclamas tales como: “Cada niño se asigna a una u otra categoría en base a la forma y tamaño de sus órganos genitales. Una vez hecha esta asignación nos convertimos en lo que la cultura piensa que cada uno es -femenina o masculino (Perspectiva de género: sus peligros y alcances). Estas ideas, diferenciando los conceptos de sexo y género, pretenden que el hombre es hombre y la mujer es mujer porque la sociedad les impuso tal papel, en base a lo que se vio entre las piernas del bebé cuando nació: sus genitales externos. Según esta ideología el género es una “construcción” cultural; siendo el género independiente del sexo biológico, dicen, no es por tanto algo estable, sino sujeto a cambios, elecciones, orientación, “identidad sexual”, según las apetencias e inclinaciones personales de cada uno.

Continuar leyendo

2 Comments

  1. Ester dice:

    Aprovecho éste espacio porque se habló de la educación. Animo a los colegas profesionales de la educación a debatir sobre la postura a tomar. Animo a releer “La Educación del Pueblo” y “La Legislación Escolar” de José Pdero Varela dado que el trata muy bien lo referido a la laicidad. Estos temas hacen a la laicidad y nosotros los cristianos evangélicos tenemos una voz dentro de la sociedad en relación a estos temas. No olvidemos que el mismo Varela alude a nosotros los Protestntes y nos tuvo en consideración y nos respetó.Es necesario debatir desde nuestros principios cristianos los aspectos teóricos que hacen a temáticas candentes y debemos saber con propiedad y conocimiento académico donde estamos parados.Gracias, no quería dejar pasar esto

  2. Ester dice:

    Muy buenas noches. Y si efectivamente un derrumbe, nuevo derrumbe que ataca la célula básica creada por Dios: la familia.Como spre digo se forma una pareja de tres: el , ella y el Señor en medio para nacer y crecer fuertes y constituir la familia. Esto está en peligro de muerte inminente, ALERTA ROJA, no perder el eje Jesucristo.

    Si, efectivamente se institucionaliza y se da base jurídica a algo deplorable , lamentable que avala un comportamiento que es peor que el de los animales una genitalización.

    Si, efectivamente el texto de romanos es claro para algo que ya en la antigüedad era común ej:Patroclo en la Ilíada, Safo de Lesbos, tantos otros , Virginia WOlf, FranÇOIS sAGAN , ETC.

    Recuerdo cuando entré en una casa en Pompeya ,los azulejos y pinturas de muchos espacios recuerdan esas prácticas desenfrenadas que se han ido manteniendo. Pienso fue como una olla a presión que ya no se pudo mantener más tapada hasta que afloró.

    En aquel momento era una práctica naturalizada , parte de la educación o de iniciación para la guerra.
    Sin lugar a dudas hoy la intolerancia de los otros.
    Se debe seguir informando , formando desde estos espacios. Nuestra postura es una más (para nosotros la mejor) debe ser concoida hay que salir a la palestra. Esto no debe ser escondido es parte de la laicidad , somos una propuesta la mejor.
    Hay quie formar un comité académico cristiano y ya. Adelante hay que seguir educando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *