Caras de Resucitados – Parte 1

Misión Humanitaria Médica Haití
23 febrero 2010
Capacitación 2010 – RTM UY
23 febrero 2010

Caras de Resucitados – Parte 1

Por: Esteban Larrosa

Federico Nietzche dijo: «Los cristianos no tenéis cara de resucitados» El miraba a los cristianos de su época, los que le rodeaban y no le resultaba para nada atractivo ser uno de ellos. Le resultaban agrios, aburridos y con falta de alegría.

Mucha gente ha rotulado a la fe cristiana como una fe aburrida y a la que le falta buen humor y que los cristianos no saben disfrutar la vida y son unos aguafiestas y a amargados y que ven todo gris ¿Pero es esto así, o es mas bien un estereotipo? Digamos de entrada que esto no fue siempre así.

Debemos reconocer que durante la Edad media se fomentó una fe lúgubre, oscura, del rostro adusto, de la penitencia y la mortificación. Y esto se trasladó a todo el estilo de vida de los religiosos y quienes pretendían ser cristianos de verdad. Parecía que para estar más cerca de Dios había que vivir en esta manera tan triste. Esto se ilustra claramente en la película “El nombre de la Rosa” basada en la obra de Umberto Eco, la cual merecería un capitulo aparte.

Pero … ¿Es esta la clase de vida cristiana que se encuentra en La Biblia?

Si Dios creó todas las cosas, y todas ellas son buenas en gran manera, y puso la risa en nosotros como parte de nuestra vivencia… ¿será que estamos perdiendo algo si no la utilizamos?  Veamos lo que plantea la ciencia con su estudio del cuerpo y la psiquis humana.

La risa y el cuerpo humano

La risa incrementa la autoestima y la confianza en uno mismo; evita la depresión y la tristeza al forzar cambios emocionales en la persona. Es también una fórmula eficaz para eliminar pensamientos y emociones negativos, por lo que ayuda a combatir las enfermedades psicosomáticas. Alivia el insomnio al producir una sana fatiga que el sueño repara con facilidad, la hipertensión, al aumentar el calibre de los vasos sanguíneos y reparar los músculos lisos de las arterias, reduce la presión arterial. Combate miedos y fobias y la timidez, al facilitar la comunicación entre las personas ayuda a expresar emociones y favorece los lazos afectivos. Asimismo alivia el sufrimiento y sirve para descargar tensiones, potencia la creatividad y la imaginación.

Por otro lado puede ejercer efectos positivos contra enfermedades fisiológicas: refuerza el sistema inmunológico, facilita la digestión, fortalece el corazón acelerando el ritmo cardíaco, mejora la respiración, ya que la ventilación respiratoria llega al máximo cuando reímos y aumenta la actividad vital al incrementar la circulación nerviosa. En definitiva, y como dice un viejo proverbio chino: «Para estar sano, hay que reírse al menos treinta veces al día.»

Hemos comprobado que el buen humor, la risa, una vida alegre es beneficiosa para el ser humano, y necesario para la salud; y creo que deberíamos extender este concepto al campo de la fe. Para desarrollar un vida espiritual sana y como Dios manda, debe haber alegría, buen humor y digámoslo si por qué no, también una cuota de risa.

Los efectos beneficiosos de la risa

Decíamos que en diversas investigaciones se ha demostrado que sonreír y reír tiene efectos muy beneficiosos para la salud, a nivel físico y emocional. Pero ¿cuáles son exactamente los mecanismos que hacen que la risa produzca estos efectos y por qué?

  1. Se ha podido demostrar que al reír se produce un proceso en el que se liberan hormonas y neurotransmisores que protegen el organismo de infecciones y fortalece el corazón. Uno de los neurotransmisores que se liberan es la serotonina, que es una neuro-hormona que tiene efectos calmantes.
  1. Al reír se ejercita la zona del vientre y el diafragma, un movimiento abdominal que favorece que la respiración sea más profunda y efectiva.
  1. Se liberan unas hormonas llamadas endorfinas, que contribuyen a que aumente el nivel de linfocitos en la sangre, favoreciendo que nuestro organismo se haga más resistente a las enfermedades.
  1. Veinte segundos de risa equivalen a unos tres minutos de ejercicio constante, se ha podido comprobar que al reír se están ejercitando más de 400 músculos.

Ahora, como cristianos creemos que la existencia del ser humano no es por casualidad, que existe un Dios inteligente que ha diseñado todo lo que conocemos y somos; y recién citábamos todos los componentes físicos involucrados en el buen humor y la risa. Podemos concluir entonces que Dios le ha dado la facultad al ser humano, la facultad de vivir una vida con alegría, buen humor y nos ha diseñado de tal manera que si nos reímos un poco podremos vivir mejor.

¿Cómo vive usted? ¿Una vida aburrida, triste, melancólica en forma permanente o le da también el lugar a la sonrisa y la alegría? En la próxima entrega de este artículo vamos a ver cómo vivían los primeros cristianos en relación a la alegría y por qué era tan atractivo entre otras cosas ser cristiano.

1 Comment

  1. Mir dice:

    Gracias buen articulo.2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *