Amigos Reales o Amigos Virtuales ¿Qué prefiere Ud.?

Leyendas de Pascua – 1ª Parte
29 marzo 2010
«Tierra Firme»
6 abril 2010

Amigos Reales o Amigos Virtuales ¿Qué prefiere Ud.?

Por: Ps. Graciela Gares*

A quienes nos comunicamos por Internet se nos ha vuelto habitual recibir invitaciones del tipo: “fulano quiere ser tu amigo en” determinada comunidad de Internet.

Se espera que respondamos afirmativamente para poder ingresar en sitios donde esos amigos exhiben fotos e intercambian información personal con quienes aceptaron la invitación.

Cuando me llegaron las primeras propuestas de esta naturaleza, me pregunté si deseaba profundizar amistades en ese escenario o seguiría prefiriendo al amigo/a que puedo ver cara a cara, compartiendo un café.

En una época en que nos es tan difícil cultivar  y hacer perdurar vínculos humanos satisfactorios, florecen los vínculos “online”.

Internet nos trajo esta posibilidad de relacionarnos virtualmente con otras personas,  “conociendo” y comenzando nuevas amistadas.

Pero esa realidad virtual trae implícitas algunas complicaciones. Podemos crear y proyectar una imagen propia con atributos físicos o psicológicos que no sean los reales. En cuestión de segundos podemos inventarnos una personalidad distinta de la que tenemos. La computadora habilita generar personalidades virtualmente modificables, tornándonos personajes irreales de un mundo imaginario.

La información que intercambiemos no tiene por qué ser verídica.

Podemos crearnos en lo virtual “muchos Yo” y adoptar diversos “papeles”.

Asimismo, logramos aparecer y desaparecer con facilidad de esas relaciones: si no me gusta, me desconecto.

Para quienes se habitúan a navegar por el ciber espacio, siempre hay alguien en línea con quien intercambiar mensajes, imaginarse escuchado o mitigar la soledad. Pasan largas horas conectados, comentan privacidades, llegan a desarrollar adicción a estas comunicaciones.

En el contexto de los  “afectos a distancia”, quienes interactúan creen conocerse, sentirse aceptados, no discriminados por ser ricos o pobres, blancos o negros.

Surge entonces la pregunta: ¿por qué los individuos en la post-modernidad necesitamos al amigo virtual?

¿Es que nos sentimos más solos? ¿Será que no estamos dispuestos a pagar el precio de la amistad real, dado que el estar cara a cara con otro nos interpela demasiado y no nos permite ocultar nuestros defectos?

Para nada podemos plantear que todo amigo virtual sea un vínculo falto de sinceridad y compromiso, pero sí debemos afirmar que el escenario se presta para quien quiera serlo.

Tanto en el ámbito de las amistades virtuales como de las que desarrollamos personalmente, emerge la amistad como una de las necesidades humanas más profundas que ha caracterizado al individuo de todas las épocas.

Un buen amigo es uno de los tesoros más preciados del hombre.

La vida sin amigos, sin un confidente para compartir secretos y temores, o simplemente para ser escuchados, se vuelve más árida y difícil.

El amigo nos rescata de la soledad, nos hace crecer aconsejándonos, nos ayuda a superar avatares de la vida y a disfrutar más profundamente los buenos sucesos.

Y esa relación se presenta como más sólida cuando resiste el encuentro sistemático cara a cara y el amigo me devuelve como en espejo la imagen de quien soy yo para los demás.

Pero los tiempos cambian y no es cuestión de desaprovechar los recursos que los mismos proveen.

Cibernautas cristianos podemos entrar al espacio virtual a compartir nuestra fe y la amistad incomparable que encontramos en Jesucristo. Podemos pasar el mensaje que Dios quiere ser amigo del hombre, pero amigo real, no virtual, que ofrece amor incondicional y busca nuestro bien.

En una época en que los amigos íntimos reales son una especie en extinción, Cristo sigue proponiendo ser amigo y salvador de las personas que acepten reconciliarse con Él, según relatan los Evangelios de la Biblia.

*Ps. Graciela Gares – Columnista de la programación de RTM UY en el 610 AM en el espacio “Tendencias” que se emite los lunes a las 21:00 hs.

7 Comments

  1. beatriz dice:

    Claro que el mejor amigo es elque se encuentra a nuestro lado en todos los momentos,buenos y malos pero que bueno tambien que exista este medio de comunicacion con aquellos que por distintos motivos no se encuentren en nuestro mismo pais,ya sea amigos o parientes,gracias a Dios que puedo llegar a mis queridos familiares que se fueron no importa el motivo pero que hoy yo quisiera estuvieran aqui,y no estan,de esta forma yo estoy al tanto de sus actividades y encuentro asi la manera de tenerlos por lo menos un poco mas cerca.Dios les bendiga mucho

  2. jorge dice:

    el amigo verdadero es aquel en que en los momentos dificiles o de soledad estan a tu lado no tengo la costumbre de navegar no tengo amigos en internet pero seguro que no estaran en esos momentos,estube dies años apartado del DIOS en esos dies años el me mostro que estubo a mi lado siempre,en los momentos de soledad inmensa que se siente cuando te apartas el estaba a mi lado eso es un amigo

  3. juan carlso dice:

    todos estos medios de comunicaiones, son creados por el hombre , pero dios uso quizas personas no cristianas para llevarlo a cabo.yo personalmete prefiero el amigo cara a cara ; hoy soy cristiano y tengo preguntas profundas acercas de temas personales y desarollar una amistad personal verdadera se nesecita mucho tiempo, en cambio en el internet uno puede llegar mas rapido a profundisar una amistad amigable sincera y por lo consiguiente recibir consejos cristianos, que de otra manera llevaria mucho tiempo cosechar.

  4. verdaderamente la amistad es un don de Dios. cada dia debemos cultivarlo, aunque creo que nada es mejor que un abrazo y un apreton de manos de un amigo real, los amigos virtuales son de utilidad, ya que recibimos informacion que de otro modo seria dificil obtener

  5. miguel dice:

    Que interesante tema y precisas características de esta conducta postmoderna, entre las apreciables del artículo, quiero resaltar el confundir La Soledad con La Intimidad que induce a confiar casi espiritualmente en el enlace o link del hiperespacio. Personalmente creo que nunca debemos olvidar que el equipo electrónico, sea computadora, celular u otro, que abre la ventana Virtual al hiperespacio, sólo y únicamente es un medio de comunicación, como lo fue el teléfono, con la extrema diferencia que la tendencia es mantener ocupado todos nuestros sentidos, sucumbiéndonos en la confusión de una falsa intimidad, llamada irónicamente nuestra realidad Virtual, que conduce y modifica nuestra personalidad y sociabilidad con mayor alcance de lo que logró la televisión, al recogernos en nuestros sentidos el medio de comunicación resulta muy personal y egocéntrico, cada uno cuelga y contempla sus mensajes, fotos, videos y sus múltiples Yo, parece una preludio de la universalidad o globalidad relatada en la Torre de Babel. No debemos olvidar que este medio de comunicación es cultura del hombre, lo que religiosamente se sabe denominar «del mundo» y como tal, la maldad, los vicios y las debilidades siempre están al asecho en la mentira, más aún en el confundido. Como los cibernautas que evitan virus visitando sólo páginas seguras y no se meten con desconocidos, podemos decir: Si sabemos con quien nos comunicamos o de quien recibimos el mensaje, el medio de comunicación resulta bueno; como lo fue para el Cristianismo la radio, la televisión y ahora el internet, esta página es un buen ejemplo. Dios los Bendiga.

  6. roque dice:

    de gente que vive en puntos opuestos al nuestro. Y especialmente los cristianos podemos intercambiar ideas, conocernos y comentar las Sagradas Escrituras.Sigamos adelante con este tipo de comunicación pero tratando de ser sinceros.
    Bendiciones a todos

  7. roque dice:

    Bendiciones Graciela Gares por este comentario pues es una realidad que la comunicación vía Internet es cada vez más frecuente, y no podía escapar al campo de los amigos virtuales.
    Debemos reconocer que esta forma de interrelacionarse permite poner en contacto personas de diferentes status, posición económica, razas, etc. Es evidente que a pesar del trajín diario en este mundo tan fluctuante, por momentos el hombre se siente solo y busca alguien que lo escuche o por lo menos que sepa qué es lo que piensa y que lo aconseje. Pero también es obvio que es un campo propicio para desvirtuar personalidades tanto física, como sicológicamente.
    Es por eso que aunque hago uso de esa vía de comunicación, prefiero el amigo real del contacto cara a cara, que como decía el artículo me refleja más fielmente quien soy.No por esto descarto a los amigos virtuales, porque si no fuera por ellos no conoceríamos opiniones ddde gente que vive enffffffffffff

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *