Odio esta Navidad

“A través de la Biblia”
7 diciembre 2010
“A través de la Biblia”
8 diciembre 2010

Odio esta Navidad

Roberto Musso, del Cuarteto de Nos, nos lanza en la cara a través de su canción “No quiero ser normal” que odia la Navidad.

El dice en el estribillo:

No quiero ir donde todos van

y odio la Navidad.

Muchos dirán: “eso está mal”,

no quiero ser normal.

Yo estoy de acuerdo con Musso en que esta Navidad propuesta por la sociedad híper comercializada que todo lo masifica me da fastidio y pocas ganas de celebrar. No quiero seguir la “normalidad” del actual sistema que nos demanda actuar como desaforados consumidores de los bienes y servicios promocionados por las sofisticadas herramientas del marketing que endulzan nuestras temporadas navideñas.

Sin embargo, si Roberto Musso y muchos otros que odian esta manera de festejar la navidad conocieran el origen de la celebración tal vez no la rechazarían sino que reenfocarían el propósito de la fecha y en consecuencia la manera en qué se la recuerda.

En sus comienzos, la navidad fue todo lo contrario a lo que se ha llegado a ser el día de hoy. Los cristianos del siglo IV incorporaron tardíamente al calendario litúrgico la celebración del nacimiento de Cristo, como una respuesta a la decadencia del mundo pagano que festejaba desaforadamente las Saturnalias. La Navidad vino para darle esperanza, paz y gozo a una sociedad que locamente se entregaba al sinsentido hedonista para luego seguir viviendo en las desigualdades e injusticias sociales de un imperio romano decadente.

Si pudiera tener un túnel del tiempo, llevaría a Musso y todos los que gritan “odio la navidad” al pesebre de Belén, donde un niño nacía sin todo el envoltorio que le hemos ido agregando con el paso de los años. Un niño que vino con un mensaje de paz y gozo. Cosas que uno no ve estos días de esquizofrenia colectiva en que lo único que importa es ser consumidos por el consumo.

La invitación entonces es a que no seamos normales de acuerdo a la ideología imperante del mercado actual, gastando hasta endeudarnos varias veces en nuestra capacidad de compra, en comer hasta reventar y tomar hasta embriagarse. Despojémonos de esta navidad artificial, inventada para dinamizar el consumo, y vayamos a Jesús, quien en su sencillo nacimiento debe ser el centro y quiere instalar en nosotros una esperanza, paz y alegría que duren todos los días del año.

Solo de esta manera podremos disfrutar y amar la navidad.

Lic. Esteban D. Larrosa

Director – RTM Uruguay

4 Comments

  1. silvia dice:

    Asi es me parece muy interesante el articulo, pues este año no me siento tan contenta por la fecha de la navidad, pero no por el significado sino porque todo lo han hecho comercio, compra de cosas, etc, etc, y que si no tienes esto o lo otro, no hay navidad, ya me cansó, la verdad, felizmente Dios me da la paz, para soportar todo esto, y seguir adelante, sin embargo, me da mucha tristeza que los hombres no conozcan lo que realmente significa esta, fecha, del nacimiento de nuestro Salvador y Rey. Dios tenga piedad de todos nosotros por reemplazar muchas veces con cosas como intercambio de regalos, chocolatadas, cenas, viajes, etc. la verdadera razon del Nacimiento de Jesucristo.
    Desde Lima, Perú. Con amor, para mis hermanos argentinos.
    Silvia Quintana

  2. hola hermanos de rtm, que Dios los bendiga, en mi opinion tambien les digo que la navidad es aburridora, la gente corriendo en su desenfreno de aqui para aya preocupados mas de lo material que de lo espiritual, mas por conseguir dinero que agradar al señor para mi la mejor navidad es cristo y alavado sea yeshua el mesias.

  3. janet marisol dice:

    saben que su programacion es buena xq nos ayuda en el crecimiento espiritual,soy de LIMA-PERU ,y su programa de a trves de la biblia es muy importante y antes lo pasaron en radio la familia 105.1fm.yquisiera que lo vuelva a pasar.es del hermano J.vernomaggiño.Dios les siga Bendiciendo.su hermana en Cristo janet. espero una respuesta

  4. victor dice:

    Excelente comentario hermanos, el Domingo cinco fui bautizado en la Iglesia donde me congrego en Posadas, Argentina y estos comentarios tan atinados y llenos de sabiduría y discernimiento, me edifican y galvanizan mi fé en Cristo. Un fuerte abrazo, exitos y lluvia de bendiciones!, Amén y Amén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *