Por qué la gente acude a las sectas (2)

“A través de la Biblia”
16 junio 2011
El Mayordomo Infiel
16 junio 2011

Por qué la gente acude a las sectas (2)

Por qué es difícil salir

Por: Jaime Mirón

Ahora pasamos a una incógnita más espinosa todavía: ¿Por qué encontramos a tantos ex evangélicos en las sectas y semisectas?

Las sectas: ¿Una trampa para los evangélicos en particular?

No es de sorprender que los estudios hayan revelado que las sectas están llenas de gente que estaba asistiendo a una iglesia. Lo que sí desconcierta es la cantidad de ex evangélicos dentro las sectas. Es bueno enfrentar la realidad y preguntarse por qué está sucediendo y qué podemos hacer para cerrar la puerta trasera de la iglesia a fin de que la gente no se aleje. Sin repetir los seis motivos ya mencionados (que, por cierto, son aplicables tanto a evangélicos como a no evangélicos) queremos presentar ciertas prácticas —en especial de los evangélicos— que ayudan a un terreno fértil para el advenimiento de una secta.

 

  1. En nuestros círculos existe una fuerte tendencia a definir el cristianismo por lo que uno hace (orar, asistir a la iglesia, leer la Biblia, testificar, ofrendar, etc.) y por lo que uno deja de hacer (no fumar, no beber, no jugar y otras cosas que varían según la cultura) en vez de por una relación personal con Cristo a través de la Biblia. La mayoría de las sectas adhieren a las mismas prohibiciones que los evangélicos, y más todavía. Cuando un creyente que sinceramente busca ser más consagrado al Señor, encuentra a un grupo que hace más o ha dejado de hacer más que él (llevando una vida más severa), muchas veces llega a la conclusión de que tal grupo «tiene que ser más cristiano que yo». Esta forma de representar el cristianismo nos hace vulnerables a las sectas y al mismo tiempo causa que las sectas resulten atractivas.
  2. En nuestros círculos es común escuchar la frase «Dios me dijo» o «Dios me guió». La mayoría de nosotros quedamos impactados cuando Dios habla a un individuo. Somos fácilmente manipulados por cualquier dicho que suena espiritual. Las sectas abundan en todo tipo de frases similares que pretenden provenir de una línea directa del Señor. Primera Reyes 13 relata la historia de un profeta que engañó a otro profeta empleando la frase «…por palabra de Dios me ha sido dicho» (17). Jacob hizo lo mismo cuando engañó a su padre Isaac en Gn. 27:20.

 

Todos deseamos seguir a un líder fuerte, espiritual, con carisma, es decir un modelo. Cuando a este se le suma la tendencia (en la cultura latina) a pensar que en el pueblo de Dios hay diferentes niveles espirituales, terminamos con una situación ideal para el engañador. He sido testigo de que la gente acude al pastor o al predicador itinerante imaginando que, simplemente por ser predicador o pastor, goza de un acceso superior al trono de la gracia. Esta tendencia bien podría ser la base para que una persona, aprovechándose de la ingenuidad de los oyentes, forme su propio grupo.

Frente a tales tendencias ofrecemos varios consejos:

 

  • Ser escéptico cuando alguien declara: «Dios me dijo». Pablo mandó a los Tesalonicenses, «examinadlo todo; retened lo bueno» (1 Ts. 5:21).

 

  • Resistir la tentación de responder a ilustraciones e historias que simplemente apelan a las emociones. En su lugar, prestar cuidadosa atención al contenido del mensaje y preguntar si las historias ilustran el pasaje o bien sólo recurren al elemento emocional. Es posible evaluar las palabras por medio de las Escrituras pero no existe lo mismo para evaluar las emociones.

 

  • Estar alerta cuando un predicador «usa» (en realidad abusa) de la Escritura en vez de predicar o exponer la Biblia. Cuando una persona cita la Biblia para apoyar sus argumentos, hay que seguir el ejemplo de la gente de Berea (Hch. 17:10-11), investigar si lo que dice es verdad.

¿Por qué es difícil salir de una secta?

Hay miles de personas que luchan para escapar de una secta aun después de haber tomado la decisión de salir. ¿Por qué?

  1. Algunos temen salir debido a lo que les pasaría a ellos y a su familia. El libro de Hebreos es una exhortación a los destinatarios a perseverar, a seguir en la gracia y a no volver a obras muertas. Los hebreos habían salido de su vida de legalismo y habían entrado en la gracia del Señor, cuando inesperadamente las cosas cambiaron. No solamente fueron perseguidos por los romanos por ser judíos, sino también perseguidos por los judíos por ser seguidores del Mesías. Seguramente lo que pasó por sus mentes fue algo como: «¿Está Dios enojado con nosotros por haber salido de la ‘sinagoga’ (la iglesia madre)? ¡Volvamos a ella!»
    Las personas atrapadas en una secta han sido instruidas para creer que «aquí» (en la secta) Dios las ama y las bendice; y «allí» (fuera de la secta) Dios no las ama y tal vez las envíe al infierno. Además, muchos creen en la eficacia de las maldiciones. Al salir de una secta, cualquier cosa insólita que les sucede los lleva a creer que es resultado de una maldición instigada por el grupo. Sin duda ese temor (de una maldición) infundado por parte de muchos sectarios es el fundamento de la decisión de no salir.

 

  1. El apóstol (ungido, siervo, profeta o cómo se llame) se ha sentado «en la cátedra de Moisés» (Mt. 23:2), es decir ha convencido a la gente de que él mismo posee la máxima autoridad y es vocero de Dios. ¿Quién se atrevería a contradecir al vocero de Dios?
    Este líder explota necesidades universales: el ansia de parte de algo, el deseo de cierto orden y seguridad, el querer conectarse con algo más grande que uno, el anhelo secreto de hallar un padre solícito que ofrezca protección y bienestar.
  2. Si la secta logra uno de sus propósitos, el interlocutor ha sido apartado de sus familiares y amigos. Este aislamiento causa que la persona esté más ligada al grupo y sea menos capaz de existir sin el grupo.

Un hecho notable a la lucha de quienes quieren salir de una secta lo constituyen aquellos que después de escaparse luchan para encontrar una nueva iglesia. Uno de los motivos se ilustra con la experiencia de un adolescente en México. Después de haber sido engatusado por una secta durante más de dos años, entró en razón, se dio cuenta de que el grupo estaba manipulando su vida y pudo salir. Cuando acudió a mí para pedir ayuda, andaba de iglesia en iglesia, no queriendo echar raíces en ninguna porque, decía, «ya no puedo confiar en nadie, y menos en los líderes».

Cuando se juntan los varios ingredientes presentados en artículo: gente sincera pero crédula, la astucia de Satanás, el encanto del legalismo, las promesas de las sectas, la sagacidad del lavado de cerebro, la desesperación de la gente por encontrarle sentido a la vida, la satisfacción al imaginar que uno está en presencia del «vocero de Dios», uno comienza a comprender por qué la gente entra en el mundo de las sectas y por qué simplemente no las abandonan cuando se dan cuenta de que se trata de sectas.

*Jaime Mirón es vicepresidente de la Asociación Luis Palau y editor de El Consejero Bíblico. La programación de Palau es emitida diariamente por RTM Uruguay en su espacio de Radio Rural – 610 AM. El presente artículo fue condensado de su libro Iglesia o secta, Editorial Unilit, usado con permiso. (luispalau.net)

 

 

 

5 Comments

  1. vito dice:

    Queridos hermanos cristianos, si ustedes leen dtenidamente Mt 24 encontraran que la confusion del Cristianismo comenzo apenas Jesus ascendio, judaizantes, gnosticos , mitologia de la epoca influencio en la primitiva agrupacion, asi en Grecia se contamino con lo existente, en Hispania se cree naco la virgen del pilar que despues degenero en la adoracion a Maria madre, en Italia meclandose con adoraciones locales como Mitras , filosofias como Platonica nacio el Catolicismo, recuerde que Dios no acepta , cuando dice los tiempos finales, estos comenzaron justo despues de la asuncion, con 2000anos de espera la mas larga, esperamos la segunda venida del Cristo que ahora vendra a jusgar, corrijo a Ivan que hace comentario motivado por su desconocimiento de la materia oro por el para que sea alcanzado por la luz de la verdad de Cristo, sugiero que a quien desee encontrar una Iglesia Evangelica de sana doctrina lo pida en oracion, y como pista busque iglesias pequenas con un pastor lleno del espiritu santo, le recuerdo que la mayoria de las denominaciones Evangelicas , sean Bautistas, Pentecostales, Luteranas, cuadrangulares, y otras son de fiel doctrina Cristiana, y tratan de llevar el evangelio de Jesus tal como fue encomendado, repito pida en oracion y busque una comunidad pequena en donde todos se conoscan que el pastor conosca su rebano, y que quede cerca de su casa.

  2. ivan dice:

    Las iglesgias evangelicas son las sectas mas peligrosas.

  3. amisam dice:

    BUENAS TARDES, ORIENTEME EN CARACAS VENEZUELA ENCONTRAR UN A IGLESIA PENTESCOSTAL QUE SEA REAL. Y SE RESPETE LOS VALORES CRISTIANOS, QUE NO SEA TAN ONEROSA COMO ORACION FUERTE AL ESPIRITU SANTO, QUE PUEDA CONGREGARME Y SENTIRME BIEN. GRACIAS VIVO EN LA PARROQUIA CANDELARIA Q UE NO SEA LA IGLESIA IMPERIAL, NI LA BAUTISTA MENOS AL CANCE VICTORIA. POR FAVOR, QUIERO UNA IGLESIA Q MANTENGA SUS RAÌCES. DE FE INDEFECTIBLEMENTE.

  4. cynthia ferrari dice:

    que pasa si la secta es introducida en la iglesia,como el denominado G12?

  5. leorodriguez dice:

    Estimados hermanos debo decir y testificar que hace 12 años salí de una secta y debo decir que hay mucho mas de lo que usted describe aquí para que la gente se vaya de la iglesia a una secta, como también hay cosas que les impiden salir, me gustaría poder ayudar si es posible contándoles algunos detalles sobre mi experiencia si podemos contactar atraves de un e-mail una de las cosas que falta a la iglesia es el abordaje de la salvación por gracia ese es un tema clave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *