Psicología de la salud: la conexión entre lo emocional y lo corporal

El lado oscuro – 2
21 junio 2011
A través de La Biblia
22 junio 2011

Psicología de la salud: la conexión entre lo emocional y lo corporal

Por: Ps. Graciela Gares

Las emociones y pensamientos juegan un papel muy importante para nuestra salud integral.

Durante generaciones se manejó el dualismo mente – cuerpo y así aprendimos a mirar y tratar separadamente los contenidos de nuestra mente (pensamientos), los sentimientos y los trastornos que se operaban en nuestro cuerpo físico.

Muchas veces fuimos a un médico para buscar alivio a un dolor de cabeza persistente, una contractura del cuello o una gastritis y nos recetó rápidamente un analgésico, un relajante muscular o un protector de la mucosa gástrica, sin preguntarnos qué sentimientos o emociones nos embargaban o qué experiencias de vida estábamos atravesando.

  • ¿Cuántas veces nuestra salud física se ha resentido luego de un disgusto o un duelo?
  • ¿Cuántas veces un estudiante se ha sentido indispuesto previo a enfrentar un examen que temía perder?
  • ¿Cuántas veces una psoriasis reaparece luego de vivir una crisis emocional severa?

Afortunadamente, hoy asistimos a un concepto de salud más integrado, que se refleja en el surgimiento de nuevas disciplinas como la psico-cardiología, la psico-dermatología o la psico-gastroenterología, entre otras, que estudian la co-relación existente entre la mente y el corazón, la piel o el aparato digestivo.

También hoy se reconoce que nuestro sistema inmune –encargado de defender el cuerpo de virus y bacterias-, es sensible al stress. De allí que algunos sucesos emocionales nos pueden predisponer a enfermedades graves infecciosas o tumorales.

La personalidad también cuenta. Según el Instituto de Psico-cardiología de Buenos Aires, las personas hostiles, agresivas, impacientes y competitivas tendrían alto riesgo de sufrir cardiopatías.

Igual pronóstico tendrían los individuos depresivos, airados, ansiosos e inhibidos socialmente.

Por su parte, las personas pasivas, sumisas, que no expresan libremente sus emociones estarían más expuestas a las patologías tumorales.

En cambio, un modo de ser tranquilo, confiado, que exprese bien sus sentimientos, constituiría un factor de protección frente a las enfermedades, ya que los pensamientos positivos oficiarían de protectores y fortalecedores del corazón, del sistema endócrino y de la inmunidad.

Para quienes estamos familiarizados con el pensamiento cristiano revelado en la Biblia, lo antes dicho nos recuerda el consejo del apóstol Pablo a los creyentes de la ciudad de Filipos: “…piensen en todo lo verdadero… en todo lo recto, en todo lo puro, en todo lo agradable… (Filipenses 4:8). También Cristo estuvo atento a la incidencia del estado de ánimo sobre nuestra salud y no escatimó consejos al respecto: “No se preocupen… (Lucas 12:22); No anden afligidos… (Lucas 12:29); No tengan miedo… (Lucas 12:32). Y Pablo agregó: “Estén siempre contentos…” (1 Tesalonicenses 5:16).

En estos tiempos en que el stress, la prisa y las preocupaciones abundan, los servicios de salud se amplían y no dan abasto para atender tanta población enferma.

El desafío para los que nos reconciliamos con Dios y le llamamos “Padre”, es procurar salirnos de esa estadística de enfermedad y recuperar nuestro equilibrio psico-físico, adhiriéndonos a los principios en los que se sustenta la vida abundante que Cristo ofrece y se encuentran en el Nuevo Testamento de la Biblia.

* Ps. Graciela Gares – Participa en la programación de RTM Uruguay que se emite por el 610 AM – Columna: “Tendencias” – Lunes 21:00 hs.

1 Comment

  1. Ruth de la Cruz dice:

    Excelente reflexion, el stress en estos tiempos y el afan, las preocupaciones, pero tambien el caracter, la personalidad y los estilos de afrontamiento, son los predisponentes principales de las enfermedades psicosomaticas a las que todos estamos expuestos en tan agitado mundo que vivimos.
    Ruth De La Cruz
    Rep. Dom.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *