Paradojas

“A través de la Biblia”
3 octubre 2012
“A través de la Biblia”
4 octubre 2012

Paradojas

Las tasas de suicidio en Uruguay y el Milagro de los Andes.

Por: Graciela Gares*

El 10 de setiembre de cada año es el día mundial para la prevención del suicidio, con el respaldo de la OMS.

En Latinoamérica, Uruguay junto a Cuba, siguen figurando en el primer lugar del índice de auto-eliminaciones. Los grupos de riesgo continúan siendo los adolescentes y los adultos mayores de 65 años.

El fenómeno es paradójico, ya que desde el punto de vista económico nuestro país sería el más próspero de la región según ranking del Legatum Institute (Londres). También ocupamos los primeros lugares del índice latinoamericano de desarrollo humano de las Naciones Unidas.

A su vez, la bonanza económica nos ha acompañado en los últimos años, con altas tasas de crecimiento y bajos índices de desempleo.

Pero existe otra paradoja mayor.

En este 2012 se cumplen 40 años del llamado “Milagro de los Andes”. En 1972 un grupo de uruguayos dio al mundo una lección de vida. Luego de un accidente aéreo, 19 jóvenes sobrevivieron 72 días en la cordillera andina, en circunstancias en que toda la lógica humana descartaba que lo lograran: temperatura inhóspita (- 25º a – 42º), amenaza de aludes, escasa reserva de alimentos, sin la esperanza de ser rescatados y aislados de la civilización.

Exigidos por circunstancias más allá de sus límites físicos, decidieron aferrarse a la vida, en condiciones en las que hubiera sido fácil dejarse morir.

Fernando Parrado, quien en el accidente sufrió fractura de cráneo y quedó en coma, se recobró y luego de días y noches en la nieve, a pesar de su deterioro físico se planteó atravesar la cordillera en busca de auxilio.

Cabría preguntarse qué diferencia a aquellos 19 jóvenes que no quisieron resignarse a morir, de los cientos de adolescentes uruguayos que anualmente deciden poner fin a sus vidas.

En ambos casos se trata de ciudadanos de un mismo país, por lo que nuestro alto índice de suicidios no podría explicarse a partir que los uruguayos seamos naturalmente depresivos o que la ubicación del país al sur nos priva de una generosa exposición al sol, de la sí que gozan los países del trópico, cuyo índice de suicidios es menor.

Puede aducirse que aquellos eran deportistas, de buen nivel social y educativo. Sin dudas, su muy buena resistencia física obró a favor, pero lo que obtuvieron se asimilaría más a un logro del espíritu que del cuerpo físico.

El ser humano tiene misterios insondables como el Dios que lo creó. Pero algunas cosas parecen claras a la hora de entender por qué mientras unos individuos se apegan a la vida, otros atentan contra ella.

Consideremos tres hipótesis:

  • Mientras los que sobrevivieron al accidente en los Andes, en medio de la adversidad echaron mano al recurso espiritual, quienes deciden suicidarse han dejado de creer en que existe un Dios, que está vivo y que se interesa por nuestra suerte en la tierra.
  • Cuando los accidentados supieron que ya se había suspendido la búsqueda de sobrevivientes del avión siniestrado, optaron por pasar de víctimas a protagonistas. Dejaron de esperar que vinieran hasta ellos, y dos de ellos se pusieron en camino para ir a buscar ayuda atravesando la cordillera. Luego F. Parrado relataría:

“Entonces, tuve un pensamiento poderoso como un rayo: no sé cómo ni cuándo, pero mientras esté vivo, voy a luchar por eso. Voy a atacar esas montañas con furia, voy a tratar de escalarlas, voy a buscar mi vida hasta que pueda y, como sospecho que no podré, pues moriré luchando, y cuando mi rostro pegue contra el hielo me levantaré de nuevo, hasta que llegue un momento en que no consiga incorporarme más”. (La Sociedad de la nieve).

  • Luego de la tragedia, los sobrevivientes se organizaron para pernoctar en la montaña, atender a los enfermos, conseguir agua, etc. Se aprestaron a cuidar unos de otros, se preocuparon por los demás. Apostaron al compañerismo.

¿Qué pasaría si los uruguayos – adolescentes o ancianos – que hoy están contemplando la idea de acabar con sus vidas, adhirieran a alguna de estas actitudes?

¿Qué  ocurriría si dejaran de pensarse como víctimas de sus circunstancias y se aferraran a la idea de que pueden ser protagonistas de sus vidas, volviendo a proponerse metas y trabajar duro para cumplirlas?

¿Cómo cambiarían sus vidas si en vez de pensarse solos, advirtieran cuántas personas en su edificio, en su barrio o en su ciudad necesitan de su mirada, de su escucha o de su compañía?

¿Y si aceptaran creer que ellos son seres espirituales, ideados por Dios el creador supremo, quien no se ha desinteresado de sus criaturas sino que siempre está atento al ruego de corazones afligidos y angustiados? ¿Si le creyeran y se reconciliaran con Dios?

La falta de un proyecto de vida, el aislamiento, la soledad, la depresión y las ideas de muerte obedecen a menudo a un error de perspectiva en cuanto a uno mismo y la vida propia.

Dios es el único capaz de corregir ese error, mostrarnos el sentido de nuestra vida, y ayudarnos a realizarlo.

* Ps. Graciela Gares – Participa en la programación de RTM Uruguay que se emite por el 610 AM – Columna: “Tendencias” – Lunes 21:00 hs.

 

9 Comments

  1. elrusoperes dice:

    Ay, Laurita, metiste la pata. Ya somos tres los que te lo estamos diciendo.
    Y yo no soy Esteban, ni soy Graciela; y sigo saliendo bajo seudónimo por que se me da la gana.
    Saludos.

  2. graciela gares dice:

    Estimada Laura: ¿cómo te llevas con el tema del suicidio? ¿Alguna vez pasó la idea por tu cabeza o afectó a alguien de tu entorno? Me parece que el tema te inquieta. Si quieres compartirlo estaría bueno. Este espacio tiene ese propósito.

    En cuanto a la relación del tema del suicidio con el Milagro de los Andes, supongo que sabrás que también los sobrevivientes de esa tragedia se lo plantearon. Uno de ellos escribió: “En la montaña hubiese sido más fácil quedarse dormido sobre la nieve para no despertar jamás. TODOS LOS QUE ESTUVIMOS AHI PENSAMOS EN ESO EN ALGUN MOMENTO… Hubiese sido más fácil, seguramente, rendirse. Pero aceptamos el desafío. Sobrevivimos.” (extractado del libro Regreso a la Montaña de Daniel Fernández Strauch).

    Y como dijo Parrado, todos tenemos “cordilleras” para enfrentar. Puede ser un divorcio, la muerte de un hijo o de algún ser querido, un diagnóstico de cáncer, una discapacidad como la ceguera, el desempleo, una adicción, etc., etc.

    No sé que edad tienes Laura, pero también habrás tenido tus cordilleras. En estos casos, la fe en Dios, el dejar de vernos como víctimas y el ocuparnos de los demás, seguirán siendo herramientas absolutamente válidas para vencer nuestras cordilleras.

    Quizá tú tengas otras herramientas que desees proponer y así tu aporte en este espacio sería muy constructivo. Así que esperamos tu contribución concreta al tema tratado. Dios te bendiga.
    Psic. Graciela Gares

  3. elrusoperes dice:

    ¡¡Qué mal que le cayó a esta chica que le refutaran su punto de vista!!
    Laura, para usted, ¿qué significa la libertad de opinión y el diálogo pacífico, en el consenso y en el disenso?
    Le aclaro que yo no expliqué lo escrito por la psicóloga; opiné. Simplemente, opiné.
    A propósito, un moderador es una persona que preside un debate, evitando los excesos (moderar). Yo no salí a presidir el debate, salí a confrontarla porque su opinión me pareció cuestionable; si eso la enoja, pues… discúlpeme, pero es sintomático de que usted no tiene condiciones para intervenir en un debate.
    Es cierto, no me preguntó si para mí aplica; lo que yo no recuerdo es que tuviera que pedirle permiso a usted para opinar y discrepar.
    Evidentemente, usted tiene algún problema con el tema del suicidio y la espiritualidad. ¿Por qué no busca ayuda?
    Y tampoco entiendo porque acusa de “hablar mucho y hacer poco”. Este es un medio de prensa y opinión, así que aquí se habla, pero ¿usted está al tanto de todo lo que se hace en la comunidad evangélica por las personas con problemas de diverso tipo? ¿Sobre la base de qué información fidedigna dice usted “hacen poco”?
    Paro aquí y me remito a la muy acertada intervención del Lic. Larrosa. Sería bueno que se calmara, pensara, y reconociera que metió la pata.
    Y si no, retírese del debate.

  4. laura dice:

    Obviamente que no le pido probar suicidarse… usted “elrusoperes”, parece el moderador de este blog, por cómo me responde…
    Me refiero a que ella misma debería ocuparse del tema en su barrio, etc., porque la forma en que lo dice me deja ver que ella no lo puso en práctica.
    No veo paradoja alguna y creo que puedo opinar lo que entiendo. Lo triste es que usted tenga que salir a explicar lo que esta persona escribe. A mi no me interesa, y no recuerdo haberle preguntado si para used aplica. Me alegro por usted, disfrute la lectura, a mi me parece un tema tratado de manera simplista. Usa la espiritualidad mucho y mal. Hablan mucho y hacen poco.
    Esa es MI opinión, señor moderador encubierto.

    • elarrosa dice:

      Estimada Laura: Mi nombre es Esteban Larrosa, trabajo en rtmuruguay y soy el moderador del sitio. Puede preguntar por mí en el teléfono de la oficina: 2 900 2601 o personalmente en Soriano 1335 casi Ejido, de lunes a viernes 9 a 17 hs. No uso seudónimos para hacer mi trabajo. Mi voz aparece todos los días en la programación de RTM Uruguay en el 610 AM de 21 a 24 hs.

      “elrusoperes” es un usuario como tantos otros que en los blogs y sitios donde opinan utilizan seudónimos. Como moderador tengo acceso a la IP desde dónde escriben los visitantes que es un número único y le da identidad a quien escribe más allá del seudónimo que utilice para escribir en el blog. También tengo su número de IP, así como su dirección de email a la cuál le estoy enviando su número (no lo publico aquí) para que usted vea que no hay ninguna dificultad de demostrarle la falacia de la correlación que usted hace entre mi persona y “elrusoperes”. Somos dos personas diferentes.

      El blog del sitio web de la institución invita a los oyentes y visitantes de Internet a opinar y dar su punto de vista de lo que se dice en la radio y publica en la web. El tema que usted leyó es un resumen bosquejado de lo que se habló en radio durante varias semanas. Doy fe que la autora del artículo es una cristiana comprometida y que vive su fe en la comunidad cristiana que integra, es socia activa de RTM Uruguay y profesional de la psicología en la empresa para la que trabaja y en su consultorio particular. Es bravo dar una opinión de TODA la vida de una persona tan solo leyendo un artículo de Internet, me parece que hay que ser un poco más cuidadoso en ello. Sin embargo, no hay problema con que pueda discrepar con la posición de quien lo escribe, es totalmente normal que pueda haber varios puntos de vista sobre el fenómeno del suicidio en Uruguay y la correlación que realizó su autora con lo que conocemos como “el milagro de los Andes”.

      Atentamente,

      Esteban Larrosa

    • elarrosa dice:

      Laura: Acabo de enviarle un email a la dirección que publicó en el campo requerido en nuestro sitio para ser habilitada para comentar esta publicación y la misma nos dice el servidor en el que la tiene alojada que es erronea. Esteban Larrosa

  5. lilián dice:

    Me gusto mucho la definición de que el ser humano es un individuo biopsicoespiritualsocial puesto
    que lo comparto. Cristo fue pobre humilde manso, no sólo fue un hombre perfecto muchas veces probado; además por supuesto de su naturaleza divina. En su plenitud en la unión con el Padre no
    necesitaba ser orgulloso ni probarse sobre nadie. El nos mostró hasta que altura puede llegar el ser
    humano, en la verdadera libertad que viene de hacer la voluntad de Dios. Cuando carecemos del
    verdadero sentido de la vida, que es realizar nuestra propia esencia, resultado es el vacío.
    Muchos pueden vivir según la conciencia, y comportarse según la presencia ignorada de Dios en su
    vida y realizarse como un ser humano en libertad
    Reconozco también que la miseria y la marginalidad empobrece el ser del individuo; de ahí que la
    conciencia de lo social deba trabajarse.
    Martín Luther Kin dijo que muchas cosas suceden en el mundo por omisión de los hijos de la luz.
    Eso muestra nuestra debilidad y la falta de amor que muchos trasmitimos, hoy debemos luchar
    contra la cultura de la muerte

  6. elrusoperes dice:

    Yo también soy lego en el tema, pero no entiendo la crítica de Laura. No fundamenta bien por qué aduce que la autora no conoce el tema suicidio. ¿Qué quiere decir con que si prueba hacerlo en vez de ser teórica? ¿Si prueba suicidarse? ¿Si prueba aceptar ella lo que propone? No entiendo tampoco a qué se refiere con lo de ser productiva. Todo tema complejo requiere primero de una aproximación teórica y reflexiva, un planteo que proporcione un puntapié inicial a la discusión, una propuesta que permita la meditación y el debate que conduce a sacar conclusiones, a favor o en contra.
    Los de los Andes eran personas peleando por sobrevivir en una situación sumamente difícil, y los suicidas han perdido ese deseo de vivir, aún cuando su situación no sea tan desesperante y angustiosa. ESA es la paradoja. Me parece que sí aplica.
    Y me parece que usted, Laura, no entendió nada de nada.

  7. laura dice:

    Desde mi humilde opinión, no muestra mucho conocimiento del tema suicidio. Usted pregunta “Ysi aceptaran….?” Y si usted en vez de ser tan teórica prueba hacerlo? Creo que en su afán de parecer tan espiritual es muy poco productiva. No la entiendo. Los de Los Andes no eran suicidas, eran tipos peleando por vivir. No aplica.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *