Historias de Ultratumba/Una Visión Cristiana – Parte 5

“A través de la Biblia”
3 septiembre 2013
Gimnasia Semantica en el aborto
3 septiembre 2013

Historias de Ultratumba/Una Visión Cristiana – Parte 5

Dr. Alvaro Pandiani

En otro orden están las producciones de suspenso sobrenatural. En este tipo de historias, la presencia persistente de las almas de los difuntos no tiene propósitos agresivos, sino más bien entregar un mensaje o requerir un servicio de los vivos; en general, la resolución de un asunto pendiente.

Quizás merece mencionarse en primer lugar el tratamiento del tema que hace J. K. Rowling en las historias de Harry Potter. En las mismas, los fantasmas son parte del personal del Colegio Hogwarts; pasean, saludan, charlan, cuentan cómo fue su muerte, manifiestan envidia de los mortales que aún pueden saborear la comida, comentan los sucesos del día, etc. La desmitificación y trivialización que hace la autora de un asunto que, habitualmente, es “de miedo”, se ve jalonada, primero, por una llamativa explicación de la presencia de los fantasmas en el castillo. En “La Orden del Fénix”, uno de ellos explica que “decidió no aceptar” su muerte, por lo cual no quiso o no se atrevió a “seguir adelante”5; una explicación que parece destinada a despertar una sensiblería tipo “new age”. En segundo lugar, puede leerse en “La Cámara Secreta” una escena que no llegó a las pantallas de cine: Harry y sus amigos van a las mazmorras del castillo para participar del “aniversario de muerte”, es decir, de la celebración de los quinientos años de la ejecución de uno de los fantasmas, nada menos que la noche del 31 de octubre. La narración de la fiesta de los espectros es un relato sumamente oscuro.6 Por supuesto, no se puede esperar otra cosa de historias tan bizarras, en las que sus personajes practican la brujería, celebran Halloween pero también Navidad, se van de vacaciones en Semana Santa (sin mencionarla), tienen contacto permanente con lo sobrenatural, y jamás hablan de Dios.

Un clásico de este género de suspenso sobrenatural, con la presencia de espíritus de difuntos que rondan a los vivos es, sin duda alguna, “Sexto Sentido”, de 1999. La frase con que el asustado niño refiere al psicólogo que le asiste la causa de sus conflictos: “veo gente muerta”, se ha popularizado enormemente. Este niño, que según la historia tiene el nada envidiable “don” de ver y oír a los muertos, se ve constantemente asediado por fantasmas que le aterrorizan, hasta que comprende qué es lo que quieren, y una vez que les ayuda, los fantasmas se van para siempre. Esa es, más o menos, la base argumental de la serie “Ghosts Whisperer” (almas susurrantes, o almas que susurran), cuya protagonista, también “dotada” de la capacidad de comunicarse con las almas de los difuntos, les ayuda a resolver cuestiones pendientes, luego de lo cual estas almas pueden “seguir hacia la luz”. Más allá de las elucubraciones psicológicas que puedan hacerse, los guiones de estas producciones no son alegóricos; en cada uno de esos mundos de ficción, los fantasmas son realmente espíritus de muertos que molestan a los vivos, hasta que se les ayuda a lograr la “paz”, y entonces se van.

Siguiendo en esta línea, tenemos semanalmente por televisión cable, nada menos que en el Canal Discovery, un canal serio, que emite documentales culturales de alto nivel, un programa titulado, justamente, “Historias de Ultratumba”. Lo interesante acá es que no se trata de una obra de ficción, sino de recreaciones hechas con actores, de sucesos pretendidamente reales; sucesos que tienen como común denominador la interacción de personas comunes y corrientes con fenómenos sobrenaturales, provocados por espíritus de difuntos; espíritus que rondan una casa o, como en un capítulo de reciente emisión (¡qué original!), un cementerio. Durante el transcurso de la historia, la recreación de los hechos alterna con el testimonio de los verdaderos protagonistas, quienes relatan sus experiencias escalofriantes con el o los aparecidos.

No deja de ser llamativo, para el enfoque que estamos dando a este tema, que cuando los moradores de una casa “embrujada” por uno de estos espectros solicitan ayuda para deshacerse del mismo, casi nunca dejan de aparecer representantes del cristianismo. En uno de los capítulos de la serie aparece un grupo de personas que llegan, Biblia en mano, refiriendo ser un equipo que se dedica profesionalmente a limpiar casas y lugares habitados por espíritus, o algo así (unos verdaderos cazafantasmas); en dicho capítulo estos personajes, de conducta algo extravagante, combinan lecturas de pasajes de la Biblia, oraciones a Jesucristo y ritos esotéricos, para desalojar el fantasma. En otras entregas de la serie llega, a solicitud de la familia, un sacerdote o pastor (cuando se anima, pues en algunos capítulos el ministro cristiano se niega a ir); generalmente los ministros cristianos, o se asustan y se van de inmediato, o intentan sus ritos y oraciones, los cuales son inefectivos, ya que el fantasma sigue impertérrito en el lugar, molestando y asustando. Al final, la solución la trae un brujo o médium, que sí logra desalojar al fastidioso espectro (sin que falten historias en las que el susodicho médium nada puede hacer, y la familia debe abandonar la casa).

Esto trae a la memoria la película inicial de la trilogía “Poltergeist”, en la que, luego que un equipo de parapsicólogos confiesa su fracaso y se retira, aparece una médium asegurando poder solucionar el problema; pero para eso, recomienda a la familia hacer todo lo que ella diga, y “olvidar sus creencias cristianas”. Pero en el caso de la Historias de Ultratumba que emite el Canal Discovery, las que, según ya se dijo, se presentan como basadas en sucesos reales, hay un mensaje implícito pero muy claro, que se le hace llegar a la audiencia que gusta de esta clase de historias sobrenaturales, en todo lugar donde el programa se emite.

Esta clase de programas pretende ser el testimonio de un Otro Mundo, de una dimensión de ultratumba a la que van las almas de los seres humanos que mueren, lo que sería un mensaje positivo, ya que representaría el testimonio esperanzador de que hay vida más allá de la muerte. Pero esa vida, una mera continuación de la existencia consciente, manifestada como una sombra espectral que vaga en lugares oscuros y silenciosos, que solo o predominantemente aparece por las noches (lo cual impresiona más como un síntoma del universal temor del ser humano a la oscuridad que un requisito a cumplir por el aparecido), una vida cargada de amargura y llena de la necesidad de comunicarse con los vivos, pero que solo puede lograr esa comunicación espantando y aterrando a los mortales, esa clase de vida, no trae en absoluto esperanza ni consuelo. Solo hace ver la muerte como más terrible, pues está sería la puerta por la que inexorablemente se deberá pasar a una existencia en la que todo lo bello se ha perdido para siempre, y solo resta la amargura, la nostalgia y la soledad.

Y estas consideraciones valen también para las historias mágicas de origen autóctono; es decir, las que han empezado a contarse hace pocos años por la televisión, y se han recogido en la literatura, aquí en Uruguay. Ante la perspectiva de tal “vida de ultratumba”, uno se pregunta si no es mejor una muerte que sea como dicen los ateos que es: la disolución definitiva de la personalidad, y nada después.

Pero hay otro mensaje más preocupante en estas Historias de Ultratumba mediáticas que se pueden ver en la televisión por cable: según estas pretendidamente historias reales, ese Otro Mundo de ultratumba está más allá del control o del alcance del poder de la fe cristiana. Llama la atención que en esta serie los ministros cristianos fracasen casi invariablemente en controlar y expulsar al fantasma perturbador, para traer alivio y paz a las familias en cuestión. Los que sí lo logran son brujos, médiums, parapsicólogos, o algo de eso.

Para un ateo, todo esto es una enorme ficción, y no da para más análisis; para una persona que se fascina con lo sobrenatural (¿y quién no?), y más si es alguien crédulo (independientemente de su nivel de educación formal), esta clase de cosas puede moldear sus creencias, haciendo que traslade lo que ve en la pantalla a la vida real, bajo la forma de una fe, muy personal y no estructurada, en la que el mensaje de Cristo no halla cabida, porque lo vio débil e ineficaz. Para un cristiano con penetración espiritual, está clara la intención, el espíritu, que se esconde detrás de esto: el desprestigio del cristianismo y la implantación y diseminación de una espiritualidad pagana, que incluye el contacto con los muertos y la comunicación con otras entidades sobrenaturales, en la misma bolsa en la que están también la adoración de dioses paganos precristianos, el culto a los ovnis, el satanismo, etc. Todo, en nuestra visión cristiana, un multiforme engaño de inspiración satánica, que tiene como objetivo al ser humano, para apartarlo de Jesucristo, el único camino de salvación eterna.

Recordemos que, como vimos en la Parte 1, los espíritus de los muertos, según la Biblia, están confinados en sitios ajenos a, y sin contacto con, este mundo; pero Satanás puede, según Job 1:7: “rodear la tierra y andar por ella”. Al respecto, el apóstol Pedro dice: “… vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quién devorar” (1 Pedro 5:8); y el apóstol Pablo expresa: “… que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros, pues no ignoramos sus maquinaciones” (2 Corintios 2:11). Jesús dijo que Satanás es “mentiroso y padre de mentira” (Juan 8:44).

No es nueva esta pretensión de los practicantes de la magia y la brujería, de poseer mayor conocimiento o poder para manejar las fuerzas del mundo sobrenatural, que los ministros cristianos. También dice Pablo: “… iré pronto a visitaros, si el Señor quiere, y conoceré, no las palabras, sino el poder de los que andan envanecidos, pues el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder” (1 Corintios 4:19,20). No es novedosa esta pretensión de los practicantes del ocultismo, de manejar un poder superior; pero es algo que no se comprueba en los hechos.

Bibliografía consultada.

Las citas bíblicas fueron tomadas de la Santa Biblia, Versión Reina Valera, Revisión 1995.

1. Ganduglia N.; Historia mágicas del Uruguay interior; Editorial Planeta; Montevideo, 2008; Pág. 13.

2. Walter P.; Mitología cristiana; Editorial Paidós; Buenos Aires, 2004; Pág. 13, 14.

3. op. cit., pág 43, 45.

4. ¿Por qué son todas iguales?; www.cinefantastico.com/articulo.php?id=29

5. Rowling J.K.; H.P. y La Orden del Fénix; Ediciones Salamandra; Barcelona, 2004; Pág. 884

6. Rowling J.K.; H.P. y La Cámara Secreta; Ediciones Salamandra; Barcelona, 2002; Pág. 116-120.

10 Comments

  1. mariano dice:

    Muchas boludeces dice la biblia, el programa me gusta, pero al yo ser ateo no creo en demonios, aparte quien es la Biblia para condenar a un médium??

    • elrusoperes dice:

      Oíme Marianito, un par de preguntas, ¿leíste la Biblia alguna vez?
      La Biblia no es “quién”, porque es un libro; es un libro que contienen la Palabra de Dios, y creo que Dios tiene más autoridad que vos para condenar a esos estafadores, charlatanes, mentirosos e hijos del diablo llamados “mediums”.
      Tan ateíto que sos, ¿que hacés metido en una página cristiana? ¿Quién es el boludo?

  2. Anghela Torres dice:

    Interesante artículo, tiene gran lógica en muchos aspectos, sin embargo en cuanto al tema del programa “Historias de Ultratumba” el cual veo muy a menudo desde hace varios años, no es del todo cierto como se quiere aquí señalar que trata de hacer ver a la religión como una herramienta débil para solucionar los problemas que aquí se presentan ( casas embrujadas, entidades demoníacas) pues aunque es cierto que la mayoría de veces quienes logran realizar la limpieza no son personas de la iglesia sino Mediums, y no “brujos” como aquí se les llama, estos lo hacen por medio de oraciones y actos que reconocen la superioridad de Dios, pero que tal vez tienen mas efectividad debido a la carga energética, Don, o como quiera llamarsele que tienen, cosa que no me parece para nada negativa y que desde mi punto de vista me reafirma el poder del bien sobre el mal sin encasillarlo en religiones que en la mayoría de veces son las que si generan controversias y malentendidos innecesarios.

    • elrusoperes dice:

      ¿Me parece a mí o hay una cierta contradicción en su comentario, Anghela? No es cierto que se muestre la religión como débil, pero el poder del bien no debe encasillarse en la religión. No sé, no me cierra.
      Usted debe entender algo: para nosotros los cristianos apegados a la Biblia, los médiums y los brujos son la misma cosa: personas que practican el contacto con un mundo sobrenatural – llámele magia, demonismo, contacto con los muertos – que está claramente condenado en la Biblia.
      Si lo prefiere, los mediums con brujos mejorados; o no.
      En el artículo se refiere que los programas de Historias de Ultratumba del Canal Discovery en general hace aparecer a los ministros cristianos como que fracasan en exhorcizar a los espíritus o fantasmas. Eso es así, yo también vi varios de esos programas (hasta que me aburrieron, porque todo es lo mismo).

      • elrusoperes dice:

        Los mediums no son más efectivos porque tengan mayor “carga energética”; en realidad, el programa sirve a los intereses de propaganda de una forma de espiritualidad pagana posmoderna, a la que usted evidentemente adhiere.
        En cambio, la Biblia dice que el evangelio “es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree” (Romanos 1:16). Si usted lee la parte 6, verá que allí se presenta el testimonio de un resultado muy diferente, cuando ministros cristianos llenos de Jesucristo enfrentan el problema de los fantasmas.
        Si la actividad de los mediums, que toman contacto con un mundo sobrenatural que desconocen por completo, no le parece negativa, es que usted está en la oscuridad espiritual tanto como ellos.
        Pero puede cambiar esa situación, creyendo en aquel que dijo: “Yo soy la luz del mundo” (Juan 8:12). Ese es Jesús.
        Dios la bendiga ricamente.

  3. xochitl gonzalez almada dice:

    Excelente tratamiento del tema. Me gustaría saber donde encuentro las partes del 1 al 4. BENDICIONES.

  4. Carolina Vallejo dice:

    Si ,comparto lo expresado. Quedó bien en claro como en situaciones imponentes de tragedia , dolor profundo la gente busca lo que sea para apaciguar su tristeza. Felizmente los cristianos buscamos refugiarnos en Jesucristo y el nos brinda ayudas lícitas acorde a su bendita Palabra: la oración, su fortaleza , usa el trabajo, el escribir, el arte como formas de menguar el dolor.

    En cuanto a las historias autóctonas son simples historias que se van tejiendo, eso y nada más. Eso se da mucho en otras quintas por ejemplo la que ocupa el Museo -Antropológico.
    Otra punta de éste tema estaría en el arte (pintura) que animo a su investigación en especial el arte primitivo y su relacionamiento con lo mágico.

    Sin lugar a dudas se debe enseñar a la gente a saber diferenciar y a separar las aguas;falta muchísimo eso. Este espacio ha comenzado a ayudar y mucho tal vez más de lo que pensemos.Sigamos contruyéndolo. Amén.

  5. Carolina Vallejo dice:

    Creo que lo autóctono debe tomarse , conocerse como algo cultural, histórico, antropológico y nada más. Debe tomarse como creencia de los primitivos pobladores del Uruguay por ejemplo. Debemos rescatar lo nuestro , es parte de nuestra identidad como nación. Esto no es malo, ni pecaminoso. Debe rescatarse como una creencia de otros. Lo malo es tener fe en eso , posicionarse como algo motivo de creencia absoluta de adoración.

    Nuestra historia comienza mucho antes de la llegada del español. El investigador estudia, analiza , interpreta y trata de generar conocimiento pero tiene dudas.

    Debemos conocer esto como algo histórico y nad mas, los docentes lo enseñamos así.

    por otro lado pienso que bueno reescribir Harry Potter desde nuestro lugar, tal vez alguien lo haga.

  6. Carolina Vallejo dice:

    Dios bendiga. Eclesiastés 11:1.Amén

    Si, realmente en un momento de tanta y tanta confusión , mensajes subliminales y no tan subliminales, se debe continuar. La obra es de Dios , nosotros sus instrumentos aunque no nos demos cuenta otros ven la diferencia.

    La búsqueda y la creencia casi inocente en cuestiones como éstas que aparecen en el cine , teatro, literatura se da a todo nivel.

    Se debería trabajar esto más intensamente no sólo en la iglesia, tb. como en este caso desde la radio, , medios escritos, porqué no un café literario o como los llaman ahora tertulias literarias.
    Como cada tanto vuelven al mismo tema me gustaría analizaran cuando corresponda “Los signos de la luz”,película que vi en el verano y no me cierra del todo, no se , me hace pensar.

    La lucha es grande pero en Cristo está la victoria. Debemos seguir haciendo el bien y éste espacio es una forma que llega a muchos .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *