C. S. Lewis: un gran postergado y olvidado del mundo evangélico Latinoamericano

“A través de la Biblia”
3 diciembre 2013
“Jungla Semántica”
3 diciembre 2013

c-s-lewisExisten muchas maneras de medir cuál es el nivel espiritual e intelectual de un pueblo y una cultura. Una de ellas es analizando el tipo de literatura que consumen y producen sus integrantes.

Todo el mundo anglosajón y parte de los medios periodísticos y culturales más relevantes de Hispanoamérica acaban de rendirle homenaje a C.S. Lewis al cumplirse en el 2013 los 50 años de su fallecimiento. Fue así que se publicaron nuevas ediciones de sus obras o sobre su producción literaria, otros dieron muchísimas conferencias, se realizaron todo tipo de eventos, homenajes y se evocó la figura del brillante escritor cristiano inglés que nos ha legado una obra formidable y que no debería perderse en el tiempo. Es así que existe, por ejemplo, el Wade Center en el Wheaton College de los Estados Unidos que tiene una colección de materiales sobre C. S. Lewis que nos demostraría la influencia que ha ejercido el autor de “Las Crónicas de Narnia”. Allí se aloja el ropero de Lewis, que le sirvió de inspiración para el primer libro de la serie narniana, o cartas del puño y letra que intercambiaba con sus lectores, entre muchas otras  de sus pertenencias y materiales.  Uno de mis profesores de posgrado, Jerry Root, obtuvo su doctorado, escribiendo su tesis para la British Open University sobre “C. S. Lewis y el problema del mal”. Muchos, entre ellos intelectuales de alta talla, dan testimonio de lo clave que fue Lewis para su conversión a la fe bíblica.

Sin embargo, entre la enorme cantidad de cosas que publican las editoriales evangélicas y que se expenden en las librerías cristianas de nuestro continente, uno encuentra que C.S. Lewis ha sido totalmente postergado y olvidado, haciendo que uno se pregunte por qué. Y además, qué es lo que deja entrever este “olvido”.

En primer lugar, las editoriales no le han dado el lugar que merece. Repasemos el catálogo de títulos que ofrecen las grandes y también pequeñas editoriales latinoamericanas y descubriremos que nuestro querido Jack (como le decían sus amigos) no tiene lugar pues “no vende”. El único ejemplar de una editorial evangélica de nuestra región que conservo es la de “La travesía del explorador del Amanecer” de editorial Caribe que compré como adolescente. Esta ya inexistente casa editora, también publicó “Cristianismo y nada más”. Luego de eso, no recuerdo de ninguna editorial evangélica que se haya dedicado a mantener en el tiempo ni una de sus obras dentro de su distribución. Sin embargo, y para vergüenza de algunas de ellas, vemos que invierten mucho de sus recursos en distribuir libros de los profetas y apóstoles del falso evangelio de la prosperidad sin escatimar recursos, promoviendo a escritores que hablan sobre la autoestima y la autoayuda con principios antibíblicos, que confunden la mente y corazón de sus lectores.

En segundo lugar, las librerías evangélicas. La mayoría no tienen una política de promoción de buenos autores cristianos en sus salas de venta, sitios web y otro tipo de estimulo a la lectura. Siguen el ritmo comercial de las grandes editoriales evangélicas.

En ambos casos, al seguir la ruta sencilla de distribuir lo que comercialmente les deja rédito, no se dan lugar para invertir tiempo y esfuerzo en cultivar y educar a los lectores cristianos evangélicos para que lean publicaciones que verdaderamente valgan la pena y no los “best sellers” que siguen las corrientes doctrinales de moda del momento.

En tercer lugar, los medios de comunicación. Salvo raras excepciones la mayoría no presta atención a un desarrollo cultural de su audiencia, ni hablemos de fomentar la lectura de autores como C. S. Lewis quien para la mayoría es un desconocido.

He mencionado solo a tres de los muchos actores fundamentales que deberían ejercer un liderazgo activo para que la promoción de la cultura y la buena lectura tengan cabida en nuestra América Latina cristiana y no lo están haciendo.

Por mi parte, y sin ánimo de arrogancia o sentirme superior, les comparto algunos enlaces hacia artículos y programas que hemos desarrollado en RTM Uruguay en que C. S. Lewis es centro de atención:

Un Mero Cristiano

El Príncipe Caspián I

El Príncipe Caspián II

Una Cuestión de Fe

Narrativa de Ficción y Evangelismo

Me he puesto a revisar el archivo y por lo menos hemos dedicado una veintena de diferentes programas y muchos otros artículos sobre el brillante escritor inglés que debería ser uno de los autores obligatorios para quien se considere un “mero cristiano”.

A 50 años del fallecimiento de C. S. Lewis mi homenaje y agradecimiento a quien tanto ha contribuido a mi vida cultural y espiritual, desafiando mi fe y abriendo puertas a mi imaginación para encontrarme en esas aventuras cara a cara con Aslan. Y si, es verdad, todavía de vez en cuando abro la puerta de mi ropero y me fijo con atención para ver si en una de esas me sorprendo al encontrar un pasaje a un mundo diferente dentro de él.

Esteban Larrosa

RTM Uruguay

15 Comments

  1. EMMA dice:

    las CRONICAS DE NARNIA me encantan me he visto todas sus pelis y solo queria decir que quiero que saquen mas peliculas xao

  2. Verónica dice:

    Debo decir que no puedo estar de acuerdo con Rosa, Lewis es muy conocido en nuestra época, de hecho parte de su obra llegó al cine con mucho éxito. No es conocido más allá de Narnia… en nuestros países latinoamericanos… porque no hay películas de sus otras obras literarias… y acá parece que si no es por un film no hay interés en el libro, que además no lo traen hasta que, justamente, se estrena en el cine o un poco antes… Es entonces que leen el libro que dio origen a la película y nace el interés y la curiosidad por seguir leyendo de ese autor. Pero eso no es en todos los casos. Hay quienes prefieren autores latinoamericanos por cercanía ideológica…

    Los dos escritores no son iguales. En cuanto a completitud del universo creado… Tolkien lleva la delantera. Además de que inventó un lenguaje para su mundo… era lingüista por cierto.

    Esto no quita que los dos son maravillosos, además de diferentes que es lo que hace que los leamos a los dos. De otro modo diríamos… Mmmm… más de lo mismo…

  3. Rosa Acosta dice:

    Que buen articulo. Yo como cristiana y periodista coincido con ustedes.
    Pero si les aseguro que mi corazón siempre ha estado con Lewis.
    Creo que los publicitas han trabajado mas en ilustrar al Hobbyt que Narnia y a eso se debe también lo poco que se lo conoce en esta época.
    Siempre los comparo, a modo de iguales a la hora de compartir literatura.
    Nos falta imaginación.
    Mis cariños a todo el equipo de RTM. Dios los bendiga.

  4. Carlos Fco. Lopez dice:

    A nuestra escuela cristiana la ivamos a nombrar C.S. Lewis pero al indagar sobre su biografía, dio mucho que desear… de todas maneras no se puede negar que fue un gran escritor

    • Verónica dice:

      Carlos, no veo en la biografía de Lewis nada diferente a la de tantos otros cristianos. Nadie es bueno, ni aun uno. No deja mucho que desear, es solo un hombre. Por cual parte de su vida deja que desear? Declararse ateo en su juventud? casarse con una mujer judía y divorciada?… No seamos tan extremistas.

    • iván arroyo dice:

      Quizá porque antes que Tolkien le predicara, C.S Lewis era ateo.

  5. Verónica dice:

    Esteban, estoy absolutamente de acuerdo contigo. Los que deberían ocuparse de hacer conocer la obra de este fabuloso escritor no lo hacen y es, sencillamente, porque no venden.
    He tenido esta conversación con personas cercanas a la distribución de literatura y, penosamente, he recibido esa respuesta: “No vende”. En esa oportunidad preguntaba porqué no traer libros del Dr. Pandiani. autor uruguayo, reconocido hoy en otros lugares del mundo y columnista de RTM y de IEM. Se e respondió que ese tipo de literatura no era consumida en nuestro país. Creo que no hay una verdadera visión de qué clase de lectores somos los uruguayos. Personalmente, debo decir, me encanta la literatura fantástica y hay autores cristianos espectaculares, peor no ls veo en las librerías cristianas, sí los he encontrado en librerías seculares. Las novelas y relatos cortos gustan mucho a los uruguayos, lo veo cada día en el bus de ida y vuelta a mi empleo. Leen novelas antiquísimas. Yo misma hoy estoy leyendo Pride and Prejudice de Jane Austin, que si bien no es literatura cristiana, es mi novela preferida de todos los tiempos y en nuestro país la encontrás en español y en inglés (la estoy leyendo en inglés para ejercitarme y porque me fascina el inglés de época). Leí el Hobbit en inglés y también fue especial, como El Señor de los Anillos.
    Hay quienes entienden que leer este tipo de literatura es malo, que solo debemos leer libros cristianos, puntualmente que hablen directamente de Jesús, etc. No estoy de acuerdo, creo que hay que leer con más amplitud selectiva. No cualquier libro, es lógico que no, pero si abrir el abanico… conocer otras realidades.
    Esperemos que nuestros libreros uruguayos abran ese abanico y dejen que la gente, que no entraría a una librería secular, encuentre en sus salones de venta estas joyas de la literatura, como lo son las mencionadas por vos en tu artículo, haciéndolas accesibles a nuestros jóvenes y dejar que ellos puedan entrar en realidades fantásticas que dejan un mensaje cristiano en lenguajes necesarios para sus fértiles mentes!!!!!!! y que no sea solamente Harry Potter su héroe, por poner un ejemplo. Luego muchos se rasgan las vestiduras cuando los jóvenes se van de las congregaciones a realidades que no son tan fantásticas, a buscar lo que todo joven necesita: aventura, descubrimientos, experimentar, ENCONTRAR… entre otras cosas…

    Recomiendo el libro de Álvaro Pandiani “Autógrafo Sagrado”. He prestado el libro a compañeros de trabajo que han quedado fascinados con la lectura y no son cristianos. Ni que hablar de otras de sus obras… Pasemos la voz y empecemos a pedir libros de este autor y otros en nuestras librerías (cristianas y seculares) para que los dueños se vean forzados a traerlos, ante la masiva demanda. Yo misma lo hago a diario con música que me interesa (secular) y con libros, tanto cristianos como de otros.

    Los “consumidores”, tenemos ese poder, usémoslo.

    Verónica

    • elrusoperes dice:

      Totalmente de acuerdo con lo dicho por Verónica. Leí El Hobbit, el Silmarillion y el Señor de los Anillos. Es evidente que Tolkien (cristiano católico) usa la cosmología de la Biblia para construir su mundo fantástico de la Tierra Media, y el mensaje que deja – sobre todo el Señor de los Anillos – tiene un trasfondo cristiano que no lo ve sólo alguien muy porfiado.
      En cuanto a Lewis, el mensaje de redención contenido en Las Crónicas de Narnia, sobre todo en El León, La Bruja y El Ropero, con el sacrificio de Aslan en lugar del traidor, es sublime.
      Hay que leer menos literatura “evangélica” de Gringolandia, y leer cosas que enriquecen la vida espiritual y ayudan a evangelizar.
      Saludos.

  6. Leoncia dice:

    conocí a C.S.Lewis:a traves de ustedes, gracias.

  7. Gianella dice:

    Qué bueno sería tener una jornada: El pensamiento de C.S.Lewis …
    Seguro muchos lo descubriríamos, nos inspiraría e impulsaría, como lo hizo con sus alumnos

  8. Sofía dice:

    Comparto totalmente tus palabras y tambien creo que no has sido el único en mirar en el ropero por si hallamos el camino a Narnia.

  9. Mariana dice:

    Mis hijos, en especial el mayor le encantan sus libros que lee en inglés a instancias del colegio.

  10. Alejandro Fernandez dice:

    Gracias querido Esteban por tu objetividad y preocupacion que comparto.
    Bendiciones.

  11. Rafael Farina Cione dice:

    Como hijo de Dios es el alimento de cosas buenas hechas por hermanos grandes bediciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *