Cómo afecta nuestra personalidad la relación con Dios – 6