Salmo 40:1-5 – Cómo salir del pozo – 2