¿Bancada Evangélica?

La metamorfosis
16 septiembre 2015
En la ciudad de la furia
17 septiembre 2015

13073788355_e40df6991e_bPor: Esteban Larrosa*

La conjunción de diversos intereses particulares ha estimulado la importación de una categoría de cuestionable sustentabilidad en la realidad uruguaya, pero que es de utilidad para diferentes actores que buscan entender, explicar, justificar y promover, o criticar peyorativamente la participación política de algunos cristianos pertenecientes a un sector denominado como “evangélico”.

La categoría “bancada evangélica” le sirve en primer lugar a los medios de comunicación, ávidos de titulares y noticias singulares para generar atención y conseguir lectores, cosa que logra muy eficazmente por ejemplo el titular de la edición del 13 de setiembre de 2015 del diario El País de Montevideo. También le sirve a quienes pretenden posicionarse ante los primeros como analistas del fenómeno religioso y de la inserción de algunos cristianos que sienten legítimamente la vocación de involucrarse en el servicio público, expresando sus valores y cosmovisión en el lugar que los votantes lo han colocado o en la posición que el partido político le asigna en la administración pública por su capacidad técnica o de confianza dentro de la militancia partidaria de su elección.

A su vez, esta categorización fue alimentada por un sector de miembros de algunas iglesias evangélicas, que con diversas motivaciones convocaron para una “ceremonia de consagración” el miércoles 9 de setiembre para “bendecir a aquellos que ocupan lugares de incidencia e influencia en el país”, lo cual generó un efecto simbólico que reforzó lo que otros actores estaban comenzando articular en sendas columnas radiales, artículos de Internet y la prensa. Estos cristianos, tienen una particular interpretación de cómo se debe participar en el escenario público y en las diferentes esferas de influencia social, sustentados por una postura teológica e ideológica que surgió en los años 70s, y que actualmente busca posicionarse como referente de esta rama eclesial y conseguir en consecuencia la fuerza suficiente para imponer su agenda en la arena política.

Como reacción a esta creciente bola de nieve y mientras escribía este artículo, los tres diputados que se presentan como “evangélicos” en la actual legislatura quisieron desmarcarse en un comunicado publicado el 15 de setiembre respecto del uso de la categorización “bancada evangélica” por considerar que “no promovemos ni creemos en la existencia de una ‘bancada evangélica’ en el ámbito parlamentario o gubernamental de nuestro país.” Califican la denominación “bancada evangélica” como “inadecuada a nuestro sistema político”, utilizando en su lugar el término “coordinación con actores de diferentes partidos” para promover una agenda que defienda “valores fundamentales de nuestra Patria como la vida, familia, libertad de pensamiento, integridad, paz y la plena vigencia de todos los derechos humanos.”

Esta realidad visible ha sido abonada por algunos procesos culturales y sociales relacionados con las nuevas legislaciones sobre el aborto, educación sexual, ideología de género y diversidad sexual y las redefiniciones de la institución familiar que han sensibilizado a la comunidad evangélica que se ha sentido herida ante un creciente deterioro de valores e instituciones consideradas fundamentales de acuerdo a su interpretación de la Biblia. Esto motivó a una parte de estas congregaciones a considerar otro tipo de participación para contestar desde los mismos ámbitos en los cuales se estaban produciendo estos cambios legislativos, pero que no son novedosos en la historia de la humanidad. Sí lo es en la joven nación uruguaya en la que los procesos ideológicos y religiosos se han desarrollado de manera diferente a los de otras naciones.

Junto con lo anterior, se suma el fenómeno de captación de algunas agrupaciones partidarias que viendo la oportunidad están abriendo sus puertas, buscando generar alianzas electorales con algunos grupos evangélicos en pro de aumentar su caudal de votantes, mejorando y/o fortaleciendo su posición en el mercado electoral.

Este excesivamente resumido contexto requiere de un profundo análisis para entender las motivaciones personales, el contexto socio-cultural y político uruguayo y del mundo. Al mismo tiempo necesitaríamos analizar exhaustivamente los fenómenos internos en el desarrollo de las comunidades de fe implicadas en este tema que ha emergido ante la opinión pública. Mientras tanto, comparto aquí algunas rápidas puntualizaciones respecto al movimiento evangélico para quienes pretenden comenzar a entenderlo.

  • Historia: El movimiento de lo que se conoce como “iglesias evangélicas” es dentro de la historia del cristianismo de corta data, no llegando a los doscientos años desde su surgimiento ante la sociedad.
  • Estructura: No existen autoridades centralizadas en el movimiento evangélico que devengan en una estructura piramidal o jerárquica, como sí sucede en otras confesiones cristianas; por lo que nadie puede abrogarse el mando, ni la autoridad sobre dichas congregaciones en su conjunto. Sin embargo, estas estructuras jerárquicas sí existen dentro de los componentes individuales del movimiento evangélico, las fracciones internas.
  • Nombre: Dado lo anterior, el uso del título “iglesia evangélica” es totalmente discrecional. No existe quien otorgue el uso del nombre “evangélico” como si fuera una marca registrada y administrada legalmente.
  • Doctrina: Si bien hay un cuerpo de doctrinas “evangélicas” que fueron plasmadas en un documento titulado “Pacto de Lausana” (1974), no existe un órgano que “certifique” la calidad de las creencias y prácticas de la multiplicidad de “iglesias evangélicas” en un país determinado.
  • La Biblia, la palabra inspirada e inerrable de Dios. Solo ella es la única regla de fe aceptada por todos y es lo que le da sentido de cohesión al movimiento evangélico. De ella se desprenden las doctrinas de Dios, el hombre, la familia, la sociedad y la iglesia que determinan los campos de acción de los cristianos. Sin embargo y a pesar de esta concordancia, no existe entre sus miembros uniformidad total en su interpretación y aplicación.
  • Diversidad: Es así que como en todo conglomerado muy heterogéneo, existen posiciones muy variadas e incluso diametralmente opuestas en cuanto a la participación de la iglesia y los cristianos evangélicos en la sociedad. Entre esos temas en discusión se encuentra cuál debe ser el tipo de participación en el espacio público y en este caso la vida política del país.

Por lo cual y ante todo lo expresado ponemos el titulo de este artículo entre signos de interrogación, afirmando que el uso de la denominación “bancada evangélica” induce al periodista, al lector no avisado del artículo periodístico y conduce al analista de opinión, a un reduccionismo que provoca una mirada distorsionada de quiénes son los evangélicos en Uruguay, lo que creen y cómo se relacionan con la sociedad.

Esto por supuesto no significa un desconocimiento de la realidad que se ha dado en otros países como Brasil, en que el “Frente Parlamentario Evangélico”, allí si conocido y promovido como “bancada evangélica” se ha conformado como un poder importante en la discusión de diversos temas dado el creciente porcentaje de votantes que pertenecen a este movimiento eclesial. Sin embargo, el mismo no se ha visto libre de controversias y escándalos de corrupción. Procesos similares se han intentado implementar en EEUU con la “Mayoría Moral” que tuvo su momento de auge en los años 80’s y que luego perdió su fuerza por una enormidad de problemas internos. Hoy otros movimientos religiosos están intentando ganar presencia y llegar a los puestos de poder en ese país. Sin embargo, el análisis de todo ello transciende el objetivo de este artículo.

Por último y para no caer en la cómoda posición de un mero analista y desentenderme del candente tema, resumo mi posición respecto al fondo del asunto siguiendo la postura sustentada por movimientos cristianos históricos que devienen de la Reforma Protestante del siglo XVI. Creo que al decir: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” Jesús estableció claramente la separación de los ámbitos de influencia entre la Iglesia y el Estado, advirtiendo que la iglesia debe mantener una sana distancia de los asuntos político partidarios con el fin de hablar proféticamente sobre las cuestiones políticas y sociales pero sin mezclar las áreas de influencia que una y otra deben ejercer. Para ampliar este breve concepto los remito a una serie de 3 programas que realicé durante el período electoral del año 2014 sobre la participación política del cristiano cuyos audios están publicados en este enlace: http://www.rtmuruguay.org/2014/10/el-cristiano-y-la-politica.html

Habría más para decir, pero aquí nos detenemos por ahora.

*Lic. Esteban Larrosa – Licenciatura en Sociología (UDELAR), Maestría “Evangelism and Spiritual Formation” (Wheaton College, IL), Director de Radio Trans Mundial Uruguay.

24 Comments

  1. Marta Martínez dice:

    Excelente artículo, lo comparto y siempre admirable y lúcida la postura de Esteban Larrosa, y el tratamiento del tema

  2. miguel dice:

    Muy ilustrativo el artículo y ciertamente de acuerdo con él, y en su conclusión “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, es estar siempre junto a Dios; fue algo que entendieron muy bien los hermanos recibiendo el Espíritu en los primeros años de cristianismo y terminaron influenciado a un Imperio (Corruptor) hasta la caída de la ciudad de las siete colinas, cambiando su manera de pensar pudieron cambiar la manera de vivir. La propuesta política de “bancada” (que critica el presente artículo), ciertamente estoy de acuerdo que es sectaria y en la realidad sería otra agrupación de difícil acceso para cualquier votante democrático o hermano en la fe. Igual que todas las bancadas. La influencia cristiana debe estar como fue en Roma, en cada una de las Bancadas en parte de la conciencia de cada representante, en su familia, en la pareja matrimonial, en su madre y padre, en sus hijos, en sus empleados (en Roma fueron sirvientes inclusos esclavos compartiendo la misma mesa) (termino de escuchar el comentario de las cartas a Filemón en RTMuruguay). Todo cristiano debe ser luz de la tierra, sal contra la corrupción, la levadura que realmente leude la masa, y es la principal responsabilidad de los Presbíteros, a Pastorear personas sería su misión, ciertamente es un Don, no de él para que nadie se gloríe, no es una profesión, no es ser representante del rebaño, sino cuidar y dar la vida por las ovejas. No es ser luchador como Barrabas porque terminan sucumbiendo ante el Prestigio, Poder y Peculio, como se ve en los pasadizos de alguna Cámara Legislativa la compra veta de lo que llamamos Lobby de las Trasnacionales. Sobre la sanidad de la democracia en Uruguay, este era un comentario que nunca envié a otro artículo pero es pertinente para determinar la Actitud de alguno si lo hubiera, que aprovecho los votos de alguna iglesia cristiana basado en la doctrina Moral y Ética de la Biblia, pregunto: que Sanidad hay en este legado hippy o de rostro con apariencia pacifista, sin embargo contrastada con la realidad y/o Verdad, es auténtica violencia: Set.2009 (Adopción por homosexual de un Niño o menor con Derecho de origen y presunción Heterosexual declarado así en amparo a los Derechos Constitucionales y Humanos del Niño y toda Ley de Ciencia Natural); Oct.2012 (Aborto); Abr.2013 (Matrimonio Homosexual); Dic.2013 (Cannabis)… ¿Quién o los hijos de quién, festejan esto?. Y claro; sangran los santos mártires, más si son indefensos e inocentes. Cuando perdemos a Dios, es debido a nuestra separación, no a su ausencia.

  3. Mariano dice:

    Trivel, estamos de acuerdo que Pablo citó a autores paganos griegos, nadie lo discute, creo que todos los presentes lo sabíamos, a mí no me shockea eso. Tampoco nos quita el sueño saber que Judas citó fuentes o tradiciones por fuera del canon. Lo que es shockeante es que tengas un juicio de valor sobre la calidad de la revelación de la Escritura por ese motivo.

    El Espíritu Santo, al inspirar la Escritura, tuvo también como insumo los conocimientos, personalidades y ambiente de los autores (dudo que estuvieran “suprimidos” en sus personalidades y consciencias mientras escribían). Pero de algún modo sobrenatural Dios aseguró que quedara plasmado todo y sólo aquello que era Su voluntad revelarnos, con claridad y pertinencia apropiada. Ahí está la inerrancia, la suficiencia y las otras doctrinas de la Biblia. Si en eso no estamos de acuerdo, difícil poder discutir sobre bancadas evangélicas o cualquier otro tema.

    Esteban: no soy el más indicado xq me pierdo muchos de los programas, pero por si no lo trataron, estaría bueno qtratar las doctrinas de la Escritura.

    PD: No estoy irritado, ni me irrito con cualquiera que no piense igual que yo. Admito las diferencias, pero si las diferencias están en los axiomas básicos como la confiabilidad de la Escritura, estamos en el horno. Un saludo.

  4. Trivel dice:

    No es que le dispare a las preguntas pero, no es el espacio para disertar. Podemos realizar un debate en otro lugar. No hay que irnos del tema al que refiere Esteban. Ahora, para afirmar que Pablo robó mucho discurso a los griegos hay que conocer cuál era aquel pensamiento. Aunque me especializo en filosofía natural y otras cosas como literatura alemana y latina, quiero dar algunos ejemplos: lo que Pablo escribe en 1 Cor 15:33, lo tomó de Menandro. Lo que escribió en Tito 1:12 lo tomó de Epiménides. Lo que eacribió en Hechos 17:28 es una vieja frase conocida de Arato. Aquella dualidad Cuerpo-Alma se la quitó a Platón. Claro que Platón no habló de la resurrección etc, los griegos no creían eso, me refiero a las influencias, etc. Con gusto explicaré cada cosa que he escrito, el tema es que no quisiera un debate en el que se irritara alguno. Un abrazo! Son muy amables.

  5. Trivel dice:

    No creo conveniente utilizar este espacio para discutir ese asunto. No pertenezco a una denominación en particular pero sí enseñé filosofía natural y teología clásica a muchos de ellos. Tienes algún medio diferente a este donde instalar una amistosa discusión? Un abrazo!

  6. elrusoperes dice:

    Así que Platón habló de la justificación por la fe, y del primer Adán y el postrer Adán, y de la salvación por gracia, y de la humillación y exaltación de Cristo, y del fruto del Espíritu, y de la nueva naturaleza en Cristo, y de la resurrección de los creyentes en Cristo, y de los deberes de la nueva vida de los cristianos, y de que el cuerpo del creyente es Templo del Espíritu Santo (del único Dios verdadero, cabe agregar), y de la institución de la cena del Señor, y de los dones del Espíritu Santo, y del arrebatamiento de la Iglesia, y de los requisitos de ancianos y diáconos en la iglesia, etc. etc. etc.
    Así que Platón enseñó todo eso.
    Me hubieran avisado, y me ponía a creer en Zeus, o algo de eso.
    Así está la Iglesia Evangélica, cada cual opina lo que se le ocurre, con cero discernimiento de las Escrituras.
    Vamos bien, dijera el taba.

  7. Lute González dice:

    Me parece muy oportuno hacer esta disertación sobre un tema que no acostumbramos desarrollar los cristianos y creo necesario deberíamos tener bases que nos sirvan de guía a nosotros y aquellos que nos pidan una opinión. Como ya lo mencionaste Cristo lo dejó claro en S.Mateo 22:21. Dios te bendiga.

  8. Trivel dice:

    Mariano, queda claro que ” hasta Juan” va la ley y los profetas pero aún no existe la iglesia. Recuerda que el mismo Jesús que citas mandaba a sus discipulos a la sinagoga a obedecer la ley de Moisés. Te parece cristiano eso? Mateo 23:3? Para nada. Los evangelios, casi en su mayoría, hablan de religión judía. De hecho, en el primer siglo estaba instalada la discusión de la prioridad sobre el judío por el resto, polémica que generó la discordia entre Pedro y Pablo. Y no vas a ver cristianos en el poder porque ellos vivían la dictadura romana, pero ya en el sigli IV cambió la cosa; los cristianos sí o sí debían estar en el poder… eran mayoría. Y para ser honesto, no es que sea paulista, Pablo le robó mucho a Platón en sus discursos. Ni es muy original en algunos temas, pero sí practicamente nos llevamos en gran medida por su mensaje. Lo q ni comparto es que, en algún momento, sí hubiera una bancada oficial en el parlamento; como sucede en Brasil. Un abrazo, gracias por tu comentario.

    • Mariano dice:

      Estimado Trivel, lamento escuchar eso, ya no es un tema de exégesis en que diferimos, es un tema de suficiencia de la Escritura. Tu razonamiento lleva a que necesitamos una autoridad extra-bíblica que nos diga qué cosas de las que dijo Jesús son rescatables para la Iglesia, y también para decirnos qué cosas que dijo Pablo no están demasiado influenciadas por Platón.

      Desde la exégesis reformada quedan evidentes las excepciones del evangelio para los judíos de aquel tiempo y lugar, como la de Mateo 23:3 que nombraste. Lo mismo de no ir por camino de samaritanos (Mateo 10:15), una instrucción muy temporal (Hechos 8:25), y al combinar ambas surge un principio vigente hoy (“busquemos la dirección específica del Señor en la misión”, ej. Hechos 16:6-10).

      Pero son eso, excepciones o experiencias puntuales. Lo demás es norma a menos que se pruebe en forma fehaciente lo contrario. La excepción se forma si hay buena evidencia del contexto del NT, más el AT con la lupa del NT. O sea la excepción tiene que estar bien probada para ser tal. En cambio la norma no necesita prueba para defenderse: si la dieron Jesús o los apóstoles, es eso y listo.

      Pregunta, sólo por curiosidad: Tu posición sobre la suficiencia ¿es la posición de tu denominación o congregación? ¿es una iglesia aquí en Uruguay? ¿puedo preguntar cuál?. Bueno, un saludo.

  9. ANTONIO JAVIER MARTINEZ dice:

    SOLO QUISIERA, comentar que no me agrado el hecho de que se identificaran como BANCADA EVANGELICA por que en el acto eleccionario proximo pasado,no pude identificar como candidatos una fuerza politica,con intenciones de preseentarse ante los electores como evangelicos, que pena quizas si los electores hubieran tenido esa oportunidad, los hubieran votados como candidatos evangelicos.
    BUENA COSA SERIA EMPEZAR BIEN.
    A MI ENTENDER ESTA EN LUGARES DEL GOBIERNO. por que estaban en el monton,no deben ahora querer armar rancho aparte,son al momento arte y parte de las dibluras politicas.

  10. Verónica Sequeiros dice:

    Sinceramente me pareció muy bueno el artículo. Comparto lo expresado por Esteban y creo que alguien debía decirlo y hacerlo con la altura y profesionalismo que él lo hizo.

    Los evangélicos, además de tales, somos seres humanos pensantes y de opinión. Así como algunos dicen lo que opinan y nos complace tal cosa, otros opinan y nos rechinan sus comentarios, pero podemos discutir sanamente y seguir respetando a cada hermano.

    En el caso del Pr. Figueroa entiendo que se enojó y tomó personal algo que no lo es. TODOS los evangélicos estamos opinando del tema tratado en el artículo y deberíamos tener el derecho a ello sin que se nos cuestione por hacerlo libremente, lo cual es parte del hacer democrático.

  11. Trivel dice:

    Buenísimo Esteban. Considero un pequeño y recurrente error citar frases de Jesús (que era de religión judía y no perteneciente a la era de la Iglesia) como si a los cristianos se refiriera. De hecho, cuánto del mensaje de Jesús fue para Israel? Casi todo. “Al César lo que es del César” no determina que en un futuro no pueda haber un César evangélico. Bancada evangélica es totalmente tapa de diario. Muchos aparentes evangélicos utilizan a la Iglesia para inyectar su liberalismo, su progresismo… casualmente no critican o cuestionan al gobierno actual, son discursos políticos disfrazados de mensajes religiosos y casi que le ponen la cara del Che a Jesús. Pienso apoyar a los diputados cristianos siempre que defiendan los valores del cristianismo y no una doctrina. Gracias por tu artículo. Vos y Salvador siempre con clase. Bendiciones. Un abrazo.

    • Mariano dice:

      Hno. Trivel, comparto contigo de que los Evangelios tienen que estudiarse desde las Epístolas, es un principio de la exégesis protestante y reformada. No es por una cuestión de ser “paulista” o “epistolar”, sino porque todas las epístolas son luego de la Cruz y Pentecostés, así que desde ahí tenemos una vista panorámica. Ahora, recuerda que una epístola 100% judía como Santiago también es posterior a la cruz, y retoma y desarrolla buena parte del sermón del monte. Asimismo, el evangelio de Lucas es el evangelio de Pablo su mentor, si los ves con detalle tienen una increíble armonía entre ellos, las cuestiones de la expiación que tanto ocupaban a Pablo asoman en Lucas a cada rato. El evangelio de Juan también es increíblemente compatible con Romanos, aunque los autores (humanos) no son el mismo. Y así siguen los ejemplos de consistencia entre evangelios y epístolas.

      A lo que voy es que “la ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él” – Lucas 16:16. El punto de quiebre de la revelación para la Iglesia es el fin del ministerio de Juan el bautista. no la Cruz ni Pentecostés. Eso quiere decir que, al tiempo que hoy no tengo vecinos literalmente “samaritanos”, los principios de Jesús sobre el trato con ellos son totalmente vigentes hoy, para quien me toque tener por “samaritano”. Hoy no tenemos dos escuelas de rabinos sobre el divorcio, pero lo que enseñó Jesús sobre el divorcio a sus oyentes judíos, es totalmente pertinente hoy a los cristianos. Hoy no tengo un César en Roma literal que me cobra impuestos, pero todo lo que dijo Jesús sobre el César es totalmente vigente para quien hoy sea “mi César”, donde sea que esté hoy “Roma”. Algo parecido pasa con el escandaloso pasaje de Lucas 13:1-5, casi desconocido en las iglesias, donde Jesús destruyó el mito de que los de izquierda son más justos que los de derecha, o de que los de derecha son más justos que los de izquierda. Y así con todas las enseñanzas del Señor, las de antes y las de después de la cruz. Todas las enseñanzas a la Iglesia son para <> el Reino (Lucas 16:16), no para <> un reinito, que es para lo que los politizantes nos quieren reclutar. Y cuando uso la palabra “politizante”, si suena parecida a “judaizante” … bueno, creo que no es coincidencia, releé Gálatas y te vas a sorprender del parecido.

      Finalmente, ya que veo que eres un creyente muy paulista como yo, acordate que Pablo y los demás apóstoles, que vivían según las enseñanzas del Maestro, mantuvieron un prudente silencio y una sana distancia de la política de su tiempo, de cualquier orientación. ¡Y si habría política, y si habrían cosas para arreglar en aquella época! Un saludo, bendiciones.

      • Mariano dice:

        Esteban, en el penúltimo párrafo, donde quedó “son para el Reino” había puesto “son para anunciar el Reino”. Donde dice “no para un reinito” había puesto “no para construir un reinito”. Como usé doble signo de mayor y menor para resaltarlas, la página me borró la palabra, creo que lo hace en forma precautoria para defenderse de inyección de código (un tipo de hackeo). Gracias por tu tiempo, sigan adelante!

  12. Mariano dice:

    Esteban, está claro que tocaste un nervio con esto. Lamento, pero hay idolatría en nuestro país con la política. Idolatría de la pesada. Idolatría de la no confesada. Hay idolatría en la calle, hay idolatría dentro de las iglesias. Denunciar esta idolatría es arriesgarse a convertirse en un Jerobaal … o en un Esteban (el diácono). Idolatría que pone de punta a quien toca ese ídolo. Si ud. quien sea que está leyendo esto le molesta, lo animo a arrepentimiento, a confesión y limpieza de este ídolo. Arrepiéntase, y si tiene hnos. a los que sirve en algún ministerio, conduzcalos al Dios vivo, lejos de estos ídolos mudos. Este ídolo de la política, quizás la diosa principal del panteón uruguayo, es uno de los que impide el avance del evangelio. El evangelio bíblico, hace discípulos, no votantes, ni gente con sana moral, ni gente con sensibilidades modernas. El evangelio bíblico hace iglesias unidas, sanas, y da testimonio a todos, sin barreras ni tropiezos, sean del color que sean. Que Cristo quiebre a los ídolos de este país. Las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia, la verdadera, la invisible, la que tiene a Jesús como cabeza. Me gozo en el Señor de ver tantas respuestas de otros hnos. conforme a la verdad! El Señor nos guarde, el Señor vuelve!

  13. Álvaro Pandiani dice:

    Excelente enfoque, serio, documentado y de nivel académico.
    Me parece que el hermano Gabriel Figueroa que opina desde facebook se confundió de medio a medio en la interpretación de lo que dice Esteban; tal vez lo sobrepasó el nivel del artículo.
    Me gustó lo de propiciar – por fin – un debate público, entre cristianos evangélicos, sobre la participación de algunos de nuestros hermanos en la fe en politícia, los alcances de dicha participación, y hasta dónde es legítimo esperar que dicha participación política pueda influenciar benéficamente al conjunto de la sociedad.
    ¡Enhorabuena!

    • Gabriel Figueroa dice:

      Le recuerdo que no fui yo quien público en Facebook tan ” buen artículo cargado tan alto nivel académico difícil de interpretar por simples mortales” .

      • elarrosa dice:

        Estimado Pr. Fiegueroa, Lamento que haya tomado el asunto a un nivel personal, cuando en realidad en ningún momento se escribió el artículo por situaciones o lo que pasa dentro de la iglesia sino para participar del debate que se dio en la arena pública. En estos últimos días muchísimos programas periodísticos tomaron el tema y lo incluyeron en tertulias, columnas de opinión, publicaciones por Internet, redes sociales, programas de radio de todo tipo. Por lo cual, creo que se está mirando mal al artículo como si fuera un ataque hacia adentro cuando el propósito fue contestar desde la fe lo que dicen desde afuera. Tengo bien claro los ámbitos y qué temas deben tratarse en la privacidad, respetando a las personas y sus opiniones. Sobre este tema, medio Uruguay habló y opinó del asunto sin conocimiento de causa. ¿Cómo no ibamos a participar de la discusión con una visión evangélica del problema en cuestión? Me parece que hubiese sido irresponsable no hacerlo. Quedo a sus ordenes y le ofrezco reunirnos para charlar mano a mano. Cuando usted quira podemos hacerlo y aclarar todo lo que necesite y recibir sus comentarios de primera mano, lo cual seguramente aclarará la confusión sobre el asunto. Respetuosamente, Esteban Larrosa

        • Gabriel Figueroa dice:

          Si fue un error de “interpretacion” pido perdón públicamente es que por mi “bajo nivel academico” por momentos las comillas me confunden.

      • Álvaro Pandiani dice:

        Estimado hermano Gabriel, cuando digo facebook me refiero al formato de la página: después del artículo vienen los comentarios que surgen en esa red social, a los cuales quienes no tenemos facebook no podemos contestar, y luego el formato de blog en el que ahora interactuamos.
        Y lo de ser superado por el nivel de lo escrito no va como ninguneando. ¿Qué, nunca le pasó? A mí sí. De hecho, este artículo de Esteban contiene párrafos que tuve que leer dos o tres veces para penetrar el sentido de lo que él quiere expresar (no soy sociólogo).
        No lo tome a mal, es sólo que no veo dónde están los “ríos de veneno” que usted le adjudica al autor haber destilado.

  14. Gabriel Fernández dice:

    Me uno a tu posición hermano y adjunto una opinión sobre el tema de las siete esferas.

    El tema de las “esferas de influencia de la iglesia en la sociedad” pertenece al debate del impacto que la Iglesia de Jesucristo debería tener sobre la cultura. En ese sentido, te refiero a la obra de Tim Keller “La Iglesia Centrada” donde él expone de manera muy exhaustiva y completa las raíces históricas y las características de cada uno de los grupos denominacionales en sus distintos acercamientos al tema de la iglesia y su impacto en la cultura. ………………………………………..

    ¿No existe ninguna posición perfecta? Exactamente. Esa es la tesis de Keller en el libro “Center Church”. Él propone que tomemos de todos estos modelos la verdad que puede ser rescatada a la luz de la Escritura y nos mantengamos en el centro practicando todas las visiones correctas dentro de cada movimiento. Por ejemplo:
    · De los Dos Reinos, aprendemos a mezclarnos en el mundo, con humildad y excelencia en todo lo que hacemos, conscientes de que Dios es soberano y nosotros somos los dedos de la gracia de Dios para bendecir al mundo por medio de Su gracia común.
    · De los de Relevancia aprendemos a apreciar la cultura en la que Dios nos ha puesto en medio de la gracia común que Dios ha dado a la sociedad.
    ·De los de la Contracultura aprendemos que aunque estamos en el mundo, no somos de este mundo, y hemos sido llamados a ser sal y luz en esta tierra, y la iglesia debe tener su identidad propia y distintiva en Cristo.
    · De los Transformacionistas aprendemos que no podemos quedarnos callados ni hacernos de la vista gorda con los problemas de nuestra sociedad, y debemos aprovechar las oportunidades en medio de la política, los derechos civiles, los deberes, etc, para hacer bien a nuestra.
    Mi opinión es que esta postura de las “7 esferas” no escapa de sus propios retos. Así que mi consejo es mantenerte centrado en lo que la Escritura dice, y si tienes el tiempo para darle una hojeada al libro de la Iglesia Centrada de Tim Keller, ahí puedes aprender mucho más sobre estas cosas.

    Nota del Moderador: Como el mensaje de Gabriel Fernández, deja de ser un comentario para convertirse en artículo y sobrepasa la cantidad de palabras que se admite para “comentarios” fue editado para mantener la agilidad del formato. Si Gabriel puede darnos un enlace en el que ha publicado su analisis completo podremos colocarlo aquí para que quienes quieran leerlo completo, así puedan hacerlo.

  15. Ricardo Horack dice:

    Hola Esteban.
    Muy interesantes tus comentarios.
    Creo que está claro que lo de “bancada evangélica” corre por cuenta del periodista.
    Pienso que el hecho de que haya habido fracasos en otros países, no debería detenernos en el intento de influir, con principios cristianos, en el gobierno.
    Obviamente éstas personas están expuestos a tentaciones de todo tipo, al igual que todos nosotros.
    El hecho de que los “evangélicos” no estemos de acuerdo en todas las cosas, no debería ser un impedimento para intentar frenar leyes que van en directa oposición a la Palabra de Dios.
    ¿Se habrían votado las leyes de interrupción del embarazo o la del matrimonio igualitario si hubiera suficientes cristianos en el parlamento?
    En el Antiguo Testamento tenemos personas de mucha influencia en los gobiernos. José es un claro ejemplo, entre otros.
    De todos modos debemos se luz ahí donde hay oscuridad.
    En mi opinión, vale la pena el intento.
    Lamentablemente, por las redes sociales, es muy difícil poder debatir (cualquier tema) con seriedad y altura, sin insultos, etc.
    Gracias por la oportunidad de poder opinar.
    Te mando un fuerte abrazo,
    Ricardo Horack

    • elarrosa dice:

      Hola Ricardo,
      Sí, es complicado interactuar por estos medios y estaría bueno generar algún lugar o encuentro donde intercambiar posiciones al respecto, sin dudas es bueno clarificar estas cosas.
      No tengo duda que los cristianos debemos ser de influencia para el bien de la sociedad y debemos hacer todos los esfuerzos posibles para lograrlo incidiendo en todos los ámbitos en que Dios nos coloca, pero una cosa es la sana influencia que debemos realizar y otra el someternos y efectuar como iglesia alianzas con los poderes político partidarios. La historia muestra que cada vez que la política ingresa a la vida de la Iglesia (hablo del cuerpo de Cristo y sus instituciones) siempre su testimonio ha sido perjudicado. Como señalo en el artículo y en los audios a los que hago referencia si hay personas que tienen la vocación de participar en la vida política y querer influenciar allí con sus principios, macanudo, pero que lo hagan a titulo personal y no creando estructuras que engloban y comprometen a la iglesia con la agenda de un partido político cuyo ámbito de influencia debe realizarse sin la dependencia hacia una bancada del color que sea. De lo contrario, sometemos a la iglesia a ese partido y quedamos presa de ellos.
      José, Daniel, Ester y otros llegaron a posiciones de poder de manera diferente a lo que se pretende hoy con coaliciones orgánicas para tomar el poder y ellos llegaron allí con propósitos específicos. Dios quiera que personas como ellos puedan influir en esos ambientes. Sin embargo, Jesús dijo que su reino no es de este mundo y en relación a la dispensación del Nuevo Testamento, la iglesia debe manejarse de otra manera. La seguimos….

  16. alicia ituarte dice:

    Agradezco la buena disposición para expresar opinión sobre el tema referido. Comparto absolutamente el artículo, tan pertinente. Como cristiana es mi responsabilidad orar por los hermanos que están trabajando en puestos de decisión, para que no se aparten de la expresa voluntad de Dios. También lo hago por aquellos, que pertenecientes al Cuerpo de Cristo, estén actuando en cualquier lugar de la Sociedad, para que sigan extendiendo el Reino y más uruguayos se puedan sumar. Nuestro buen Dios siga bendiciendo su vida y la de cada integrante del equipo de RTM. Nuevamente Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *