Comunicado: Transformación Uruguay 2030

¿Le importan a Dios los extranjeros?
21 septiembre 2015
Día de oración por RTM Uruguay
23 septiembre 2015

Comunicado: Transformación Uruguay 2030

k

Foto: F. Ponzetto – El País – Evangélicos que tienen banca

A manera de ampliar las opiniones sobre la movida periodística que dominó la agenda de muchos medios con el tema “bancada evangélica”, agregamos otra visión desde la misma iglesia evangélica para el análisis. En este caso la del hermano Rainer Kunze quien lidera el movimiento denominado “Transformación Uruguay 2030” y quien con propiedad habla de primera mano del asunto en cuestión.

 Por: Pr. Rainer Kunze*

Como consecuencia de la ceremonia de consagración a cristianos en el Gobierno y la exposición mediática que recibió la misma, han surgido muchos comentarios y reacciones al respecto. Manifestaciones a favor y en contra del evento, palabras de aprobación y repudio al mismo, debates acerca de si el cristiano debe o no participar en política, comparaciones entre iglesia y política y muchos más. Algunos son pensamientos profundos dignos de reflexión, otros meros comentarios que no resisten un análisis serio.

Este tipo de temas tienden a polarizar a la iglesia. Cada cual interpreta lo leído a través del lente ideológico al que es afín y rápidamente se vislumbran bandos y tendencias. Así ha sucedido tantas veces en la historia de la iglesia y las consecuencias están a la vista. La iglesia está fragmentada y distanciada, lejos de cumplir la oración de Jesucristo: “que sean uno así como nosotros somos uno”.

¿Porque nos dedicamos tanto a buscar y resaltar las discrepancias? Cuando estamos afín con algo, resaltamos las virtudes y cuando estamos en contra, los defectos. Como seres humanos siempre vamos a tener ambos, virtudes y defectos. En todo lo que hacemos, acertamos y erramos, pero depende de nosotros si con las piedras construimos puentes que nos unen o muros que nos separan.
Busquemos en los demás lo que nos une y desechemos en nosotros mismos lo que nos separa.

En relación a los acontecimientos habría mucho para comentar y puntualizar, pero quisiera solo compartir algunos pensamientos:

– Creo que Dios tiene llamados diferentes para sus hijos. Entre ellos el servir en los gobiernos, las empresas, las artes, los deportes, la educación, las ciencias y cualquier otro ámbito, todos como miembros de un mismo cuerpo, con el propósito de extender SU reino. No creo que haya llamados más sagrados o espirituales que otros. Sí hay responsabilidades muy diferentes, pero si el que llama es Dios, todo llamado es espiritual y sagrado.

– En todo ámbito hay valores, formas y tendencias que son contrarias al propósito de Dios, no por eso debemos retirarnos del mismo, sino todo lo contrario. Debemos llevar el amor, la presencia, el reino de Dios a cada rincón para transformarlo. Si no, deberíamos también retirarnos de la iglesia, porque lamentablemente también allí hay frutos que no son dignos de nuestro Señor Jesucristo.

– Nuestra disposición nunca puede ser de imposición. Jesucristo vino a servir, no a imponer. Dios nos creó con libertad de decisión y siempre debemos respetar la libertad individual de cada persona. Por ello cuando hablamos de transformación, siempre hablamos de amar, servir, enseñar, sabiendo que el único que puede transformar es el Espíritu Santo.

– Con el evento de consagración a cristianos en el Gobierno buscamos una instancia para bendecir a quienes sirven en lugares de mucha responsabilidad y exposición. Apoyarlos a que también ellos sean uno, de acuerdo a la oración de Jesucristo y que puedan ser de incidencia en la extensión del reino de Dios en el lugar al que Dios los llamó, como miembros del cuerpo de Cristo. Nunca buscamos ni pensamos en exposición ni exaltación sino todo lo contrario. Esto fue expresado claramente en la declaración y palabras alusivas.

Dios nos ayude a crecer en amor, unidad, sabiduría y en todo fruto del Espíritu Santo para servir a los propósitos de nuestro padre siempre, a pesar de nuestros defectos.
*Rainer Kunze – Pastor de una iglesia evangélica en Ciudad de la Costa y forma parte de “Transformación Uruguay 2030”.

Fuente: https://www.facebook.com/TU2030/posts/867697096647032

Artículo relacionado:  ¿Bancada evangélica?

2 Comments

  1. Mariano dice:

    Es necesario que todo creyente haga como los judíos de Berea (Hechos 17:11), abra la Biblia, y usando toda la Biblia y nada más que la Biblia, trate de contestar en primer lugar para su vida:

    – “¿Qué relación conforme a la voluntad de Dios es la que yo tendría que tener con la política en el Uruguay de 2015?”
    – “¿A qué se debe la alta politización de nuestra sociedad? ¿A qué se debe esta politización del medio evangélico?”
    – ” ¿Hay antecedentes en la Escritura? ¿Cómo respondía Jesús? ¿Que hicieron y enseñaron los apóstoles ante este u otros fenómenos parecidos? ”
    – “Juzgando la realidad desde la Escritura, mi relación política ¿cómo afecta mi testimonio con todos los no creyentes que conozco? ¿cómo afecta la unidad y capacidad misionera de mi congregación?”

    Todo esto es hacer teología, no hay misterio con el asunto.

    El problema es que los evangélicos en general no tenemos cultura de hacer teología, bíblica y sistemática. Pensamos que es tarea sólo de pastores, de maestros de escuela dominical, o de eruditos. O pensamos que “la letra mata”, o que cualquiera que la hace se hace sospechoso de ser “fariseo”, “divisorio” o “falto de amor”. O que “no tiene unción” y por eso se pasa entre libros. O el clásico “vaya a evangelizar”, como si los que evangelizan no fueran formadores de opinión, o los únicos habilitados para enseñar.

    La teología hay que hacerla, con la guía del Espíritu Santo, no usando la Escritura sino siendo usado por ella. Y a su vez hay que hacerlo apoyado en una buena exégesis o estudio del texto.

    Cada uno haga ese ejercicio. Yo lo hice, y con todo respeto, llego a conclusiones muy diferentes a las volcadas aquí por el Pr. Kunze. No es que creo que él tenga la Escritura en menos estima que yo, o algo personal contra él: simplemente leo, aplico, y con la misma Biblia llego a otras respuestas.

    Pero no quiero vender mi idea, sino que cada uno haga este ejercicio espiritual, preste atención a lo que aprueba (Romanos 14:22), y especial atención a lo que enseñe a los demás (2 Timoteo 2:15, Santiago 3:1).

    Gracia y paz

  2. Jonatan dice:

    Sabias Palabras de un sabio pastor. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *