La foto que estremeció al mundo

Sábado 05 de setiembre
7 septiembre 2015
Que tan sano se debe ser para servir 1
9 septiembre 2015

La foto que estremeció al mundo

Aylan-Kurdi_APPor: Pr. Salvador Dellutri

Una foto estremeció al mundo. No es la primera vez que sucede: el reportero gráfico logra sintetizar en una imagen lo que no pudieron miles de palabras. Tal vez tenga algo de razón Alejandro Casona cuando en “La Barca sin Pescador” hace decir a uno de sus personajes: Un día alguien dijo “para sufrir con dolor ajeno hace falta imaginación”. Un día sabemos que va a morir un pescador en una aldea del norte y nos encogemos de hombros.

Otro leemos que en un frente de guerra han caído treinta mil hombres y seguimos tomando café tranquilamente, porque aquellas treinta mil vidas no son, para nosotros, más que una cifra. Y no es que tengamos duro corazón, no. ¡Es la imaginación que la tenemos muerta! Necesitamos el sacudón de la imagen cruda, cruel, impiadosa, para tomar conciencia de la realidad. Un mérito que debemos agradecer a la agudeza de los periodistas gráficos.

2En 1972 tomamos conciencia de la Guerra de Vietnam por la fotografía tomada por Nick Ut el 8 de junio que retrataba a una niña corriendo desnuda por la calle mientras gritaba desesperada “Está caliente, está caliente”. Había sido alcanzada por una bomba de Napalm arrojada por aviones soviéticos. El autor, ganó por eso el Premio Pulitzer. La niña se llamaba Kim Phuk, sobrevivió a la tragedia y se reintegró a la vida normal luego de 17 operaciones, pero tardó treinta años en perdonar a sus agresores.

3Un poco más cercana en el tiempo, una foto del sudafricano Kevin Carter reflejó la tragedia africana del hambre en la aldea sudanesa de Ayod: un niño de no más de un año, está acurrucado en la arena esperando la muerte mientas a poca distancia un buitre espera para devorarlo. Carter tuvo muchas críticas, lo acusaron de haber esperado que el buitre estuviera en cuadro para sacar la foto y que no hubiera hecho algo por el niño. Tal vez las quejas eran porque la sociedad humana se había enfrentado con su peor rostro y el espejo era una denuncia que molestaba. El niño sobrevivió catorce años porque se hizo cargo del problema una institución francesa. El destino del fotógrafo fue distinto, ganó el premio Pulitzer pero meses después se suicidó en su ciudad natal. La decisión no fue por el caso de este niño, pero a sus treinta y tres años había visto ya demasiado dolor y la vida le resultó insoportable.

Aylan Kurdi, el niño sirio de tres años que apareció muerto en la playa no tuvo la posibilidad de recomponerse. Nunca conoció la paz, ni pudo reír con la tranquilidad de quien se sabe seguro; aparece como dormido en la playa turca como el testimonio más elocuente de una barbarie que no cesa porque en el mundo hay hombres y mujeres sin paz en su corazón, que lo único que saben hacer es sembrar odios y abrir grietas entre los hombres.

El odio es una presencia constante en la historia, odios raciales, sociales, religiosos, nacionales, familiares, personales. El odio es un estado profundo y permanente que desea destruir lo que considera la fuente de su infelicidad. Fue odio lo que movilizó a Caín que vio en su hermano Abel la fuente de su infelicidad y entró en una escalada interior de rabia, ira, rencor y finalmente se transformó en un homicida abriendo el primer capítulo negro en el libro de la historia humana, donde Aylan es una página más.

Pero tenemos que ser cuidadosos, no sea que ante la injusticia que subleva y la impotencia que ahoga dejemos que la semilla del odio comience a echar raíces en nuestro corazón. Al odio Jesús le respondió mandando a Pedro que guardara la espada en su vaina, porque la violencia engendra más violencia. Seguidamente sanó al siervo del Sumo Sacerdote, herido por la espada del impulsivo apóstol y al día siguiente, agonizando en la cruz, dio una palabra de misericordia y esperanza al ladrón crucificado a su lado.

El odio se transforma en una batalla que cada cristiano debe ganar, porque invoca el nombre del Príncipe de Paz, quien dejó como un nuevo mandamiento que nos amaramos unos a otros tal como Él nos había amado.

4Kim Phuc, la niña de Vietnam, tuvo una crisis espiritual. Ella misma lo explicó: Como mis mayores me habían educado en la fe del caodaísmo, que se puede definir como una mezcla de confucianismo, taoísmo, budismo, me puse a rezar sin parar y a pasarme el tiempo con lecturas religiosas. Sin embargo, nadie podía aliviar mis sufrimientos ni lograr que volviera a la facultad. La duda me atenazaba: “Si Dios existe, ¿podrá ayudarme?” Luego de una vida agitada pudo salir del régimen comunista que la había enviado a Cuba y conoció íntimamente a Jesucristo.

Cerremos nuestra reflexión con las palabras de una de sus conferencias:

Era el fuego de las bombas las que quemaron mi cuerpo. Era la habilidad de los doctores que repararon mi piel. Pero tomé de la energía del amor de Dios para curar mi corazón.y añadióEl tiempo es muy corto, debemos hablar a la gente sobre Jesucristo. Debemos compartir el Evangelio con otros.

Salvador Dellutri

4 Comments

  1. Buenos dias Rtm. Soy miembro activo de la Fundación Argentina de la Esperanza en San Miguel, Buenos Aires. Desde el momento que salió publicada la foto supe que nuestro pastor hablaría del tema. Estamos todos estremecidos y conmovidos. Nuestro pastor hablo hace unos domingos sobre este tema el del Odio. Esta imágenes se mostraron en la iglesia, mas de un hombre una esposa un anciana lloramos de dolor al ver que como dice el pastor se nos está apagando la imaginacion. Encendámosla los creyentes compartamos la Palabra de Dios, Ya que somos salvos por Gracia, es nuestro testimonio y nuestra vida y nuestras palabras las que debemos proclamar mostrando que en ellas vive Jesus. En nuestra debilidad Dios se hace fuerte y habla a través nuestro así que no hay que tener vergüenza alguna. Estas imágenes que vemos deben abrir nuestra imaginación y ver la Necesidad del Otro.
    Me gustaría poder sintonizarlos para escucharlos en mi radio. Vivo en San miguel, Provincia de Buenos Aires. Se que Uds publican la sintonía pero acá en san mi es medio difícil poder escucharlos. Así que lo que hago a veces es usar el Internet. Leo El alimento para el Alma todos los días y lo de. Los años anteriores. También junto a mi familia. Espero alguna vez cuando vaya a Uruguay poder visitar la radio. Nosotros oramos por todos los temas y también por Uds por la gran obra que hacen. Saludos. Prof Silvina Gallardo de Diaz.

  2. BETTY MERA dice:

    Buena ayuda para reflexionar en DIOS y NOSOTROS MISMOS, Y la humanidad.

  3. Tiziane dice:

    a mi me consuela saber que ese niño esta con cristo….peor seria su muerte x la eternidad y ademas para lo que este mundo tiene para ofrecer…..como dice su palabra con cristo es mucho mejor….ya no tiene hambre ni frio ni dolor ni tristeza…..solo esta en brazos de su padre celestial…les parece poco?

    • elrusoperes dice:

      Tiziane, es verdad lo que decís, y justamente ese es el consuelo para los que estamos de este lado de la muerte, como espectadores de un drama humano que se ha disparado más allá de todo límite que pueda darle la imaginación.
      Que Dios tenga misericordia de aquellos que aún bregan por escapar de aquel infierno en que se ha transformado Siria.
      Bendiciones para tí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *