Robé unas prendas

La condición humana en situaciones “límite”
25 noviembre 2015
Comprendiendo Big Bang
27 noviembre 2015

Robé unas prendas

robar-ropaSr. Palau:

Hace algunos años me guardé algunas prendas de vestir y adornos de cierta familia amiga. Tras varios años de andar y haber perdido tanto las prendas como los adornos, he reconocido que esto es una gran falta. Tengo una gran carga de conciencia y hasta he considerado reembolsar lo que he tomado y confesar mi falta, pues sus consejos me han llegado al alma. ¿En verdad usted me recomendaría que haga tal cosa?

Respuesta del Dr. Luis Palau:

Su pregunta es muy interesante, pues poca gente ha querido enfrentarse a ella a través de sus vidas.

La respuesta es Sí, porque aunque usted dice que se guardó prendas de vestir y adornos, lo que hizo fue robar. No ha robado a un banco a mano armada, no asaltó con una pistola a una persona en la calle, pero sin embargo es ladrón.

Ahora, qué debe hacer:

En primer lugar, debiera tener su conciencia limpia. Ningún ser humano puede vivir día tras día feliz y en paz, si la conciencia le acusa de algún mal hecho contra sí mismo o contra otra persona, que no haya sido aclarado.

El apóstol San Juan dice:

¿Pero si al igual que Cristo, vivimos a la luz de la presencia de Dios, entre nosotros habrá un compañerismo y un gozo maravillosos, y la sangre de Jesucristo el Hijo de Dios nos limpiará de todo pecado? (1 Juan capítulo 1).

Confiésele a Dios el pecado de haber robado y pídale perdón. La Biblia dice:
¿Si confesamos nuestros pecados a Dios, El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad? (1 Juan capítulo 1).

Hágalo ahora mismo, pues esto atormenta su conciencia.

En segundo lugar, debe buscar a esa familia de donde tomó las prendas y adornos, confesar lo que hizo, y decidir pagar por ello. Es probable que la familia se ría y le diga que no se preocupe. También pudiera ser que se enoje. Usted tiene que estar preparada. De acuerdo a mi experiencia a través de los años, creo que esa familia debe sospechar que usted es quien tomó esas prendas y adornos y saben que lo está ocultando. Pero al confesar su mal, usted puede ganar el corazón y la amistad de esa familia mucho más de lo que sospechaba.

Sin embargo, lo más importante es que usted comenzará a caminar en la luz, y tendrá su conciencia tranquila. Además podrá hablarle a esta familia del amor de Dios y de Jesucristo, ya que ahora usted camina en la luz porque ama a Dios.

Luego escríbame otra vez, me interesará mucho saber cómo resolvió este asunto.

*Dr. Luis Palau – Participa en la programación de RTM UY con su espacio “Cruzada” que se emite de lunes a viernes, 23:15 hs desde el inicio en 1981 por el 610 AM. Este artículo es la versión escrita del programa “Luis Palau responde”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *