Bienaventuranzas 6- Los de limpio corazón