Disciplina – Por que deberia orar