Salmo 23:5 – El privilegio de pertenecer