Un ateo apuesta por Dios – Keller