Hongos, Infección – La mano de Dios, nuestras manos