Arrepentimiento

Decisión y Resolución
31 enero 2017
Lo que la Biblia enseña sobre el cuidado de nuestros mayores
31 enero 2017

Arrepentimiento

Hoy la palabra arrepentimiento no está de moda, nadie se arrepiente de nada, más bien se vive desprejuiciadamente no permitiendo que la conciencia nos carcoma con sentimientos que nos puedan hacer seres esclavos de preceptos morales de otra época ya caduca, dice la filosofía actual. Sin embargo, cuando uno va al texto bíblico encuentra que el término “arrepentimiento” es de muy recurrente uso. Además, Jesucristo mismo utilizó en su llamado a las personas el verbo constantemente. Por tanto, el mensaje del evangelio, es un llamado a arrepentirse. Hoy con el Prof. Héctor Leites, participante de nuestro programa Jungla Semántica, vamos al hebreo y al griego para entender el uso que La Biblia le da a los términos:

Arrepentimiento y Arrepentirse.

Arrepentimiento- Arrepentirse: Hebrero: Shuv – najam. Griego: Metanoia – metamelomai – epistrefo.

Arrepentimiento en el Antiguo Testamento.

1. La palabra – El verbo hebreo para convertirse o arrepentirse es shuv; el verbo se usa mas de mil veces, de ellas mas de cien en el lenguaje religioso.

Sus usos religiosos:
– Volver a Dios. – I Reyes 8:33. 
– Apartarse de Dios. – Josué 22:16. 
– Apartarse o convertirse de un Pecado. – Isaías 59:20. 

2. OJO con esto – y se arrepintió Dios… y le pesó… Gn. 6:6. Hay que tener en cuenta que cuando dice el texto que Dios se arrepintió no estamos hablando de equivocación sino de sentimiento y dolor.

Hay dos verbos para arrepentirse en hebreo:

Najam” – significa “anhelar, suspirar por alguien, o gemir”. Llegó a significar “lamentar, afligirse, o apenarse”. Cuando se traduce esta palabra como “arrepentirse” el sujeto generalmente es Dios, no el hombre. Y aparece cuarenta veces. Ejemplos: Gn. 6:6. – Ex. 32:14. – II Sam. 24:16. compárese 1 Samuel 15:29. con 1 Samuel15:35. – Nm. 23:19. (Dios tiene sentimientos de tristeza). Esta palabra evidentemente describe el elemento emocional en el acto de arrepentirse.

Shuv” – significa arrepentimiento genuino, y habla de conversión o cambio, como en 2 Cr. 7:14. 

Arrepentimiento en el Nuevo Testamento.

La Palabra.- Metánoia – metamélomai – epistrefo.

A. Verbos

1. metanoeo, literalmente percibir posteriormente (meta después, implicando cambio; noeo, percibir; nous, mente, el asiento de la reflexión moral), en contraste a proneo, percibir de antemano.

nous, mente. Denota, hablando en general, el asiento de la conciencia reflexiva, comprendiendo las facultades de la percepción y comprensión, y las de sentimiento, juicio y determinación. Significa, por ello, cambiar de opinión o el propósito, y en el Nuevo Testamento involucra siempre un cambio a mejor, una enmienda, y siempre, excepto en Lc. 17:3, 4. de arrepentimiento del pecado. La palabra se halla en los Evangelios Sinópticos (en Lucas, nueve veces, cinco veces en los Hechos, doce veces en Apocalipsis, ocho en los mensajes a las iglesias (Ap. 2:5, dos veces, 16, 21, dos veces, «no quiere arrepentirse»; Ap. 3:3, 19; las únicas iglesias en este capítulo que no reciben exhortación a este respecto son las de Esmirna y Filadelfia); el único otro pasaje en que se halla es en 2 Co. 12:21.  Véase también la nota más abajo.

2. metamelomai (metamevlomai), meta, como en el Nº 1, y melo, tener cuidado de, se usa en la voz pasiva en sentido de voz media, significando lamentar, arrepentirse en Mt. 21:29. «arrepentido»; en el v. 32. no «os arrepentisteis»; en 27:32: «arrepentido»; en 2 Co. 7:8, dos veces: «no me pesa»; (rv: «no me arrepiento»); «lamenté» (rv: «arrepentí»); y en He. 7:21, el único pasaje del Nuevo Testamento en que se usa (negativamente) de Dios.

No nos olvidemos que el elemento emocional esta siempre presente en el verdadero arrepentimiento, pero en si solo no es el verdadero arrepentimiento.

B. Adjetivos

1. ametanoetos (ametanoetoj), literamente sin cambio de mente o de opinión (a, negativo, metanoeo, cambiar de opinión o de parecer; meta significando cambio; nous, mente). Se usa en Ro. 2:5, «no arrepentido». Moulton y Milligan muestran de los escritos en los papiros que la palabra se usa también « en un sentido pasivo, no afectado por un cambio de mente, como ametameletos en Ro. 11:29 »: «sin arrepentimiento».

2. ametameletos (ametameletoj), no arrepentido de, sin lamentarse (a, negativo, y un adjetivo verbal de A, Nº 2). Significa «sin cambio de propósito». Se dice. (a) de Dios con respecto a sus dones y el llamamiento, «irrevocables» (rvr); «sin arrepentimiento» (rv); (b) del hombre (2 Co. 7:9-10, «arrepentimiento». metanoia, véase C.) «de que no hay que arrepentirse»; la diferencia entre metanoia y ametamelomai aquí ilustrada, se expresa brevemente en el contraste entre arrepentimiento y lamentación. Los Corintios se han entristecido por la carta de Pablo. Esta tristeza los lleva a un cambio, de manera que se produce el arrepentimiento.

La conciencia de culpabilidad y el arrepentimiento preceden a la conversión, la tristeza por mas que sea fuerte no es arrepentimiento pero sí para que halla arrepentimiento genuino tiene que haber primero tristeza ( Hch. 2:36-38. )

C. Nombre

metanoia (metavnoia,), pensamiento posterior, cambio de parecer, arrepentimiento. Se corresponde en significado a A, Nº 1, y se usa del arrepentimiento del pecado o del mal, excepto en He. 12.17,  donde la palabra «arrepentimiento» parece significar, no simplemente un cambio de parecer de parte de Isaac, sino tal cambio que revertiría los efectos de su anterior estado de mente. La primogenitura de Esaú no podía ser devuelta, implicaba una pérdida irrevocable.

Por lo que respecta al arrepentimiento del pecado, (a) se expone la demanda de parte de Dios sobre el hombre (por ejemplo, Mt. 3.8;  Lc. 3:8;  Hch. 20:21;  Hch. 26.20;  (b) la misericordia de Dios en dar arrepentimiento o llevando a hombres a Él se expone (por ejemplo, en Hch. 5:31;  Hch. 11.18;  R.o 2:4;  2 Ti. 2:25. ). Los manuscritos más auténticos omiten la palabra en Mt. 9:13 y en Mr. 2:17,  tal como lo vierte la vm.

Nota: En el Antiguo Testamento no es tan prominente el arrepentimiento con referencia al pecado como aquel cambio de parecer o propósito, por piedad hacia aquellos que han sido afectados por las propias acciones, o en quienes los resultados de las acciones no han cumplido sus esperanzas, un arrepentimiento atribuido tanto a Dios como al hombre (por ejemplo, Gn. 6.6;  Éx. 32:14;  lo cual no implica nada contrario a la inmutabilidad de Dios, sino que el aspecto de su mente cambia hacia un objeto que ha cambiado en sí mismo.

En el Nuevo Testamento el tema tiene principalmente referencia al arrepentimiento del pecado, y este cambio de parecer involucra tanto un apartarse del pecado como un acercarse a Dios. La parábola del hijo pródigo es una notable ilustración de esto. Cristo empezó su ministerio con un llamamiento al arrepentimiento (Mt. 4:17 ), pero el llamamiento es dirigido, no a la nación, como en el Antiguo Testamento, sino al individuo. En el Evangelio de Juan, de carácter distinto a los Evangelios Sinópticos, mencionados arriba, no se menciona el arrepentimiento, ni siquiera en relación con la predicación de Juan el Bautista; en el Evangelio de Juan y en la 1ª Epístola se acentúan los efectos, por ejemplo, en el nuevo nacimiento, y, generalmente, en el volverse activamente del pecado a Dios por el ejercicio de la fe (Jn. 3:3;  Jn. 9:38;  1 Jn. 1.9 ), como en el Nuevo Testamento en general.

Consideremos algunos temas relacionados con arrepentimiento que vere en futuros estudios: Confesión. (Homologueo) – Contrición. (Katanusso) y Transformación. (Metamorfosis)

* Prof. Héctor Leites: Participa en el Programa “Jungla Semántica” emitido en la programación de RTM por el 610 AM los Sábado pasadas las 23:00 hs. Escuche el audio de los programas en el siguiente enlace:  Audios de Programas RTM

3 Comments

  1. Ruth dice:

    Este programa es un seminario radial
    Dios los bendiga por esta maravillosa y clara enseñanza

  2. Andres dice:

    hola el articulo esta interesante quria hacer una pregunta sobre este texto,¿ el arrepentimiento entonces seria un proceso que empiesa por el corazon, para configurar la mente de otra manera, o sea según nuestra mente son nuestros actos?

    • elarrosa dice:

      Andrés:

      La respuesta está en la misma Biblia. Romanos 12:1-2 fijate la traducción Dios Habla Hoy como lo establece: “Cambien su manera de pensar, para que cambie su manera de vivir”. EXCELENTE, es la mejor respuesta que te podríamos dar.

      Esteban Larrosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *