Decisión y Resolución

Apretando el botón de pausa
31 enero 2017
Arrepentimiento
31 enero 2017

Decisión y Resolución

Lectura: Marcos 11:22-24

“Cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón…” v.23

Andrés Johnson, fue un prominente juez del siglo XIX. Un día, un criminal se sublevó, y armado con un revolver produjo una gran escándalo en plena corte. Johnson impasible le dijo al alguacil: “Deténgalo y redúzcalo a la impotencia”. El hombre le respondió tembloroso que era imposible. Llegaron otros policas y no pudieron capturarlo. El criminal los amenazó: “El que primero se me acerque, se muere”. Los alguaciles se petrificaron cobardemente. Johnson, manifestó: “¡Se suspende el juicio por unos minutos, voy a ayudarles!” Caminó hacia el sublevado, quién al ver semejante determinación y desprendimiento por la vida, soltó el revólver y se entregó.
Un hombre con tal resolución tenía que llegar muy lejos; Andrés Johnson, llegó a ser presidente de los Estados Unidos. Fue el sucesor de Adams.

Quizás muy pocas veces en la vida tenemos que tomar resoluciones de tal magnitud, pero si nos acostumbramos a ser resueltos, podremos estar preparados para los momentos difíciles. Hay que evaluar cada situación, pero luego, debemos decidirnos. Los hombres y mujeres más valerosos en la historia, se atrevieron, incluso exponiéndose al fracaso.
¿No te has atrevido? ¿Por qué? ¿Crees que lo conseguirás a pesar de todo? ¡Adelante! Confía en Dios y también en tu capacidad, y una vez meditado el asunto ¡manos a la obra! Marcos, el evangelista nos recuerda la norma de Jesús para el que es decidido: “De cierto os digo que cualquiera que no dudare en su corazón, lo que diga le será hecho”.

Dairo Rubio, Ecuador

Un alto porcentaje de fracasos se debe a la indecisión o falta de firmeza.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *