Dedíquese a la oración

Maldiciones generacionales
12 enero 2017
En Él está la respuesta
13 enero 2017

Dedíquese a la oración

Por: John Piper – utilizado en la sección “Renovando el espíritu” del programa “los años no vienen solos”*

La oración es el clamor desesperado de un hijo ante el oído atento del Padre.

Romanos 12:12- “… gozándoos en la esperanza, perseverando en el sufrimiento, dedicados a la oración…”.

Otra versión dice: “constantes en la oración” o “perseveren en la oración”. Todas son diferentes aspectos de la palabra.  “Dedicados” es una buena traducción. La palabra es utilizada en Marcos 3:9 donde dice: “[Jesús] dijo a sus discípulos que le tuvieran lista (proskartere) una barca por causa de la multitud, para que no le oprimieran”. Una barca fue separada, dedicada, con el propósito de distanciar a Jesús en caso de que la multitud se volviera amenazadora. “Dedicados”, señalados para una tarea, destinados a ella.

Lo sorprendente en esta palabra es que cinco de sus diez menciones en el Nuevo Testamento se aplican a la oración. Tres respuestas breves a POR QUÉ debiéramos dedicarnos a la oración.

  1. La Biblia nos dice que oremos y debiéramos hacer lo que Dios dice. Este texto dice: “dedicados a la oración”. No queremos ser desobedientes a las Escrituras. Eso sería necio y peligroso. Si la oración no se le hace fácil, considérese caído y pecaminoso como todos nosotros. Entonces pelee. Predíquese a sí mismo. No permita que sus pecados y debilidades e inclinaciones mundanas le gobiernen. Dios dice: “dedicados a la oración”. Pelee por lograrlo.
  2. Las necesidades de su propia vida,  de su familia,  de su iglesia, y de otras iglesias, y de la causa de las misiones mundiales, y de nuestra cultura son grandes, e inmensas y desesperadas. En muchos casos el cielo y el infierno penden en la balanza, fe o incredulidad, vida y muerte. Recuerde la pena y angustia de Pablo por sus parientes que perecerían en Romanos 9:2, y recuerde que en Romanos 10:1 ora ardientemente por ellos, “Hermanos, el deseo de mi corazón y mi oración a Dios por ellos es para su salvación”.  No sabrá para qué es la oración hasta que comprenda que la vida es una guerra. Uno de los grandes obstáculos a la oración es que la vida para algunos es simplemente rutinariamente tranquila. El frente de batalla está allá afuera, pero aquí en mi pequeña burbuja de paz y contentamiento todo está bien. ¡Oh, quiera Dios abrirles sus ojos para que ustedes vean y sientan las necesidades alrededor, y el gran potencial de la oración!
  3. Una tercera razón para orar es que Dios actúa cuando oramos. Y Dios puede hacer más en cinco segundos que nosotros en cinco años. ¡Oh, cuánto he aprendido de este principio a través de los años!  ¡Qué lección tan importante es sentirse preocupado y deseoso por llegar inmediatamente al trabajo porque tengo tanto que hacer y no sé cómo lograr que todo se haga; y sin embargo, al forzarme a mí mismo a ser bíblico y razonable y tomar tiempo para caer sobre mis rodillas y orar antes del trabajo, descubro (aun de rodillas), que hay ideas que vienen a mi mente para solucionar un problema, o moldear un mensaje, o lidiar con una crisis, o resolver un problema teológico, así me libero de horas y horas de trabajo y frustración golpeando mi cabeza contra las paredes buscando descubrir lo que recibo en cinco segundos de iluminación. No quiero decir que Dios nos quite el trabajo fuerte. Quiero decir que la oración puede hacer que su trabajo sea 5000 veces más fructífero que el que usted puede lograr por sí solo.

“Tengo tantas cosas que hacer, que pasaré las primeras tres horas orando” — Martin Lutero

* Los años no vienen solos es un programa de RTM Uruguay dirigido a los adultos mayores. Es conducido por la Profa. Nancy Rodríguez y el Lic. Esteban Larrosa. Se emite los jueves a las 21:30 hs.  por el 610 AM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *