Aprecio

Llevar la cruz
19 febrero 2017
Maestro del Engaño
21 febrero 2017

Aprecio

Lectura: Juan 1:43 – 51

“Cuando Jesús vio a Natanael que se le acercaba, dijo de él: ¡Aquí está un verdadero israelita en quien no hay engaño!” v.47

Los niños pequeños suelen regalar dibujos sin esperar un día especial. La ternura del gesto me parece tan conmovedora, que deseo conservar todos los dibujos, aunque luzcan arrugados. Hace poco una amiga me regaló algo que le pertenecía, con el fin de que la recordara. Lo recibí como una hermosa actitud de aprecio. De inmediato guardé el regalo como una joya.

Todos necesitamos recibir aprecio de nuestros semejantes y por cierto que también darlo. Puede ser respondiendo a un bien recibido, o por lo que las personas significan para nosotros. No tiene que ser material. En ocasiones una palabra oportuna, gesto amable, o simple compañía, puede significar mucho para alguien.
Aunque la tarea de Jesús era mucha y solo tendría un tiempo para realizarla, estuvo dispuesto a mostrar por muchos individuos, Su aprecio. Nos dice Juan que cuando Natanael se le acercaba, Jesús lo distinguió indicando que era un verdadero israelita libre de engañæo. Podría haber omitido esto, pero no lo hizo. Poda haber señalado algo negativo pues poco antes Natanael había preguntado a Felipe: “¿De Nazaret puede salir algo bueno?” Esto tampoco hizo.

Jesús nos enseña que valoremos a las personas, destacando alguna cualidad que siempre es posible hallar. Pablo nos exhorta a reconocer a los que trabajan entre nosotros, teniéndoles en mucha estima. Dice además: “También os rogamos, hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos.” (1 Tes. 5:14).

No olvidemos manifestar aprecio por nuestro prójimo cada vez que sea oportuno.

Alicia Ituarte, Uruguay

Menosprecio puede ser también la falta de aprecio.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *