A propósito de tu vida

Luz auténtica
6 marzo 2017
Añadiendo a tu fe
7 marzo 2017

A propósito de tu vida

Lectura: Juan 20:30 – 31

“Estas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios.” v.31

Las cosas que hacemos en nuestra vida tienen un propósito. Es decir, una meta, un objetivo, un para qué el cual explica lo hecho. Si alguien nos preguntara por qué hacemos lo que hacemos, la respuesta contestaría también el para qué. Vivir una vida sin propósito implica incertidumbre, frustración y el sabor desagradable de la futilidad de la vida; implica no tener respuestas para preguntas simples y profundas como: ¿para qué vivo?, ¿qué sentido tiene vivir?

En el pasaje bíblico de hoy el apóstol Juan expresa el propósito del evangelio que escribió. Igualmente Lucas, quien dice (1:4) que lo hizo para que su querido Tefilo pudiera conocer bien la verdad en la que haba sido instruido. Juan afirma que lo hizo para que quien leyera, creyera en Jesús y tuviera vida eterna en Él. El propio Jesús tuvo un propósito para venir a este mundo; esto es evidente, pero merece recordarse lo que Él dijo. En Marcos 10:45, Jesús afirmó haber venido para servir y dar su vida en rescate por todos. Y en Juan 18:37 el Señor dijo concretamente: “para dar testimonio de la verdad”.

Vivir una vida con propósito implica tener metas claras y objetivos precisos; saber qué hacer y para qué. Pero cuánto mejor es decidir que nuestro propósito de vida coincida con los propósitos del Señor: dar testimonio de la verdad del evangelio, servir y dedicar nuestra vida para el beneficio de quienes nos rodean. Y hacerlo por amor, como Jesús.

Álvaro Pandiani, Uruguay

¿Le has dado un propósito a tu vida?
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *