Clamor por la unidad

Lecciones para la vida – 1
22 marzo 2017
¿Todos culpables?
23 marzo 2017

Clamor por la unidad

Lectura: 1 Corintios 1:10

“…háganlo todo para la gloria de Dios. No sean motivo de tropiezo… a la iglesia de Dios.” 1 Cor. 10:31-32

La mayor fortaleza de la iglesia de Cristo reside en su unidad, pero continúa siendo también su más visible talón de Aquiles. No es lo mismo estar juntos que estar unánimes. Estar juntos habla de estar unidos para lograr objetivos comunes; estar unánimes es ser del mismo sentir, es compartir la pasión por alcanzar metas comunes sobre la base de una fe común. Lucas nos dice: “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos” (Hechos 2.1). Ese es justamente el problema. Pocas veces se logra la fórmula: unánimes juntos. Muchas veces estamos unidos (juntos), pero no unánimes (en un mismo sentir) y los incrédulos son los primeros que lo notan (¡son tan buenos observadores!)

Si nuestra falta de unidad perjudica al evangelio de la reconciliación que tanto predicamos, la falta de unanimidad convierte a la iglesia en un fácil blanco de los dardos del maligno y nos aleja del deseo eterno de Dios de que seamos uno (Juan 17). Pablo animaba a los filipenses: “hagan completo mi gozo, siendo del mismo sentir, conservando el mismo amor, unidos en espíritu, dedicados a un mismo propósito” (Filipenses 2:2).

Estar unánimes es estar unidos en el Espíritu. A pesar de nuestras inconsistencias y debilidades Dios no nos ha abandonado; todavía tiene planes de edificación para Su Iglesia y de restauración para Sión, pero necesita la unidad y unanimidad de los redimidos para encender el amor y extenderlo como don que contagie y reavive al más duro corazón.

Faustino de J. Zamora Vargas, Cuba

Sin unidad no hay gozo completo en el pueblo de Dios.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *