La Biblia y la inteligencia

Jesús, ¿el único camino, o no?
29 marzo 2017
No somos hijos abandonados
30 marzo 2017

La Biblia y la inteligencia

De la sección “Renovando el Espíritu” del programa “Los años no vienen solos”.

Escuche aquí el programa:

La Biblia también habla de inteligencia. Y asegura que está disponible para nosotros, tengamos la edad que tengamos.

PROVERBIOS 2: 3- 6
Si clamares a la inteligencia,
Y a la prudencia dieres tu voz;
4 Si como a la plata la buscares,
Y la escudriñares como a tesoros,
5 Entonces entenderás el temor de Jehová,
Y hallarás el conocimiento de Dios.
6 Porque Jehová da la sabiduría,
Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.


INTELIGENCIA O INTELIGENCIAS?- Un artículo extraído de la REVISTA “VIVIR MEJOR”- DE LA FUNDACIÓN GERONTOLÓGICA EVANGÉLICA DEL URUGUAY- año 8- julio de 2016

El psicólogo evolutivo Howard Gardner, publicó en la década de los 80, un libro que revolucionó el concepto de “inteligencia” por el de “diversidad de inteligencias” o “inteligencias múltiples”. Gardner lo definía como categoría de habilidades: inteligencia naturista (relacionada con la naturaleza); inteligencia musical; inteligencia lógico- matemática; inteligencia interpersonal; inteligencia corporal kinestésica; Inteligencia lingüística; inteligencia intrapersonal; inteligencia espacial o existencial.
En 1995, otro psicólogo y científico, Daniel Goleman, lanza un libro que se convierte en “best- seller”, titulado “Inteligencia Emocional”.
Para él, la Inteligencia Emocional tiene 5 aspectos distintos:
1- conocer nuestras emociones
2- manejar nuestras emociones
3- reconocer emociones en otros
4- manejar relaciones con otros
5- auto-motivarnos a lograr nuestras metas
Todas ellas son importantes porque siempre necesitamos decodificar y manejar las emociones.

Podemos encontrarnos con una persona que ha concluido sus estudios universitarios y que ha logrado el título que deseaba. Esa persona logró con su capacidad (inteligencia cognitiva) llegar a su título, pero dependerá de su Coeficiente Emocional que con esa carrera logre éxitos y mejoras. Nuestros éxitos o fracasos en la vida se relacionan más con el Coeficiente Emocional que con cualquier otro tipo de inteligencia.
Hay estudios científicos que demuestran que quienes aumentan el C.E. podrán prever enfermedades como la depresión, fobias, temores, trastornos obsesivos-compulsivos, adicciones y otras.
Si no tiene ninguna de esas patologías, aumentar el C.E. ayudará a pensar más claramente y a comunicarse con mayor efectividad. Promueve la unidad en el escenario grupal, reduce las afirmaciones polarizadas y promueve una vida más feliz.

Los alimentos juegan un papel importante. Quienes comen saludablemente, pocas o nada carnes rojas, muchas verduras y frutas, cereales, etc., tienen mejor humor.
La mayor exposición a la TV reduce la capacidad creativa y el rendimiento académico. Además se ha demostrado que reduce la posibilidad del manejo emocional y es muchas veces causante de problemas y enojos con los familiares y el entorno.

Pero lo más importante es lo que creemos. Pongamos un ejemplo bíblico. Las autoridades locales arrestaron a Pablo y a Silas y los metieron en la cárcel. Los pusieron en un calabozo y les ataron los pies con cepos. Pero ellos cantaban alabanzas a Dios. ¿Por qué?
Porque sus pensamientos eran más poderosos que lo que estaba ocurriendo en sus vidas. (Hechos 16: 22- 24)

Si los pensamientos están mal, los sentimientos también lo estarán.
Rom 12: 2 nos invita a renovar nuestra mente. En otra parte de la Escritura, el mismo apóstol Pablo nos invita a “poner la mira en las cosas de arriba” Col. 3: 2-4

Recuerden que mientras vivamos podemos aprender, podemos cambiar aquellas cosas que no están bien y sobre todo podemos disfrutar hasta el final de nuestros días de una vida plena.

Estamos invitados a intentar hacer estos cambios, no importa la edad que tengamos, para alcanzar una madurez en la vida que llegue a hacernos sabios.

1 Comment

  1. Ruth dice:

    Dios les bendiga y les colme de bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *