Alerta y vigilante

La Palabra – 2
17 abril 2017
Contra la Corriente
19 abril 2017

Alerta y vigilante


Lectura: Salmo 91

“He aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel.” v.4

Un popular humorista dominicano, en uno de sus personajes caracteriza a un guardia de seguridad que pasa sus horas de servicio acostado en el sofá de la casa que cuida y para colmo usa su escopeta de reglamento como almohada. Esta estampa, aunque se trata de una comedia, satiriza perfectamente una realidad muy típica de mi país: el personal de seguridad tiene fama de dormirse, o al menos dormitar. También es muy frecuente que se distraigan de su función esencial que es prevenir riesgos y amenazas al lugar y las personas que dan servicio. Algunas empresas de seguridad contratan personas inexpertas y le proveen muy poco entrenamiento, por lo que nunca se sabe qué puede pasar en una situación de riesgo. A veces son jubilados que han sido policías, soldados, o personas envejecidas que por su situación económica tienen que seguir trabajando para sustentarse.
Tristemente suelen ser también, la primera víctima en atracos violentos a empresas. Por eso, a pesar de contar con estos servicios, hay personas y empresas que han sufrido daños de robos y atracos, en los que poco o nada ha servido la presencia vulnerable o negligente de un vigilante.

Me da esperanza saber, que en un mundo cada vez más inseguro, rodeados de amenazas de malhechores, hay una vigilancia superior, una protección de mayor nivel a la que podemos apelar: Dios nos ofrece Su cuidado y protección, nos quiere servir de guardador. Podemos confiar que Dios sí está alerta y vigilante, sin ni siquiera cabecear por sueño. ¡Esa es la seguridad con la que me gusta contar!

Georgina Thompson, República Dominicana

Confiemos en la protección de Dios
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *