El amor de Dios

¿Por qué callas?
1 abril 2017
Íconos del fanatismo
3 abril 2017

El amor de Dios

Lectura: Juan 3:14 – 21

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en Él cree; no se pierda, mas tenga vida eterna” v.16

Gracia es recibir el regalo que no merecemos, Misericordia es no recibir el castigo que merecemos. Nunca llegaremos a dimensionar por completo la grandeza del amor de Dios y todo lo que ello conlleva. Siempre hemos rechazado a Dios, le hemos dado la espalda para hacer nuestro propio camino. Pero Dios, en Su amor infinito, es quien ha tratado de traernos de vuelta al camino. Envió a Su Hijo, quien se hizo hombre para acercarse estando en su misma condición de ser humano, llevándole un mensaje de esperanza en su idioma, perdonando pecados y realizando milagros en su favor.

El amor sacrificial busca anteponer el bien del otro y su felicidad, incluso en detrimento de la propia. Ese amor es sincero y no está condicionado a lo que el otro haga o en quién se convierta, no busca retribución, ni espera en la misma medida en que da. Ése es el amor de Cristo, quien dio su vida en una cruz, para cargar con la culpa, el pecado y el castigo que nos corresponde. Él tom nuestro lugar y todava sigue esperando que aceptemos ese amor, que seamos agradecidos por todo lo que nos ha dado y ha hecho.

No porque hoy atravieses circunstancias duras, significa que Él no te ama o se ha olvidado de ti. A veces Él permite, que vivamos situaciones difíciles para volvernos a Él, buscar Su rostro, humillarnos y reconocer nuestra dependencia de Él.

Luisa Canán, Paraguay

Nada se compara al amor de Dios. No importa lo que estés viviendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *