El verdadero alimento

Para qué existe la familia – 4
27 abril 2017
Tuberculosis – Los regalos de Dios
28 abril 2017

El verdadero alimento

Lectura: Salmo 78

“Y hablaron contra Dios, Diciendo: ¿Podrá poner mesa en el desierto?” v.19

Para nadie es un secreto las circunstancias que ha estado viviendo nuestra Venezuela, situación que prefiero llamar como proceso, y no crisis. El alto costo de la vida, inseguridad, corrupción, los escases de alimentos así como de otros rubros. Pero en este momento quiero hacer hincapié en el desespero que produce tener las alacenas vacías; se presentan filas interminables en los comercios, riñas para adquirir alimentos. Tenemos que hacernos algunas interrogantes ¿Qué estamos comiendo? ¿Dónde lo estamos adquiriendo? Y si lo estamos compartiendo.

Lo más importante es saber de dónde viene nuestro verdadero sustento y provisión. El Señor nos dice que Él es nuestro Pastor y nada nos faltará, que Su alimento será delicado en nuestro paladar, no producirán malestares, cansancio o molestas colas o filas; nos satisfará y será para darnos vida. El mismo Señor es quien sirve a nuestra mesa con la porción adecuada, sin importar las circunstancias, siempre dará abundante provisión, aun para compartir. La Palabra de Dios dice: “Sin embargo, mandó a las nubes de arriba, Y abrió las puertas de los cielos, e hizo llover sobre ellos maná para que comiesen, y les dio trigo de los cielos. Pan de nobles comió el hombre; Les envió comida hasta saciarles”. Salmo 78:23-25.

Tengamos la plena confianza de que si buscamos primeramente el pan espiritual nuestro Padre Bueno también añadirá el pan físico, y no tendremos falta de ningún bien. No busques calmar tu sed, ansiedad, calor y cansancio en un estanque, cuando tienes el manantial, Jesucristo, la fuente de la vida.

Francisca Núñez de Cyrus, Venezuela

El Señor es el pan de vida
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *