¿Señor, qué lugar debo ocupar?

Las crisis que llegarán – 3
3 abril 2017
Lecciones para la Vida – 2
4 abril 2017

¿Señor, qué lugar debo ocupar?

Lectura: 1 Corintios 12:12-18

“Más ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como Él quiso” v.18

El Nuevo Testamento enseña con mucha claridad que la iglesia, formada por todos los que aceptaron a Cristo como su Salvador, es su cuerpo visible. Actualmente Jesús está en el cielo con un cuerpo glorificado y en cada cristiano por medio del Espíritu Santo.

Por este motivo, cada cristiano es parte del cuerpo que Él preside como cabeza del mismo. Como sabemos, nuestros cuerpos están formados por diversos miembros y órganos que conforman una unidad. Dios puso a cada uno en su lugar con la forma y las capacidades necesarias para cumplir ciertas funciones que complementan las de los otros. De igual manera cada cristiano es un miembro del cuerpo de Cristo que es la iglesia local. Cada uno debe desarrollar una tarea acorde con sus capacidades naturales y con los dones del Espíritu Santo. Todos son importantes y necesarios porque, la falta o la enfermedad de cualquiera de ellos, produce dolor y discapacidad.

Frente a esta verdad bíblica, todo cristiano debe preguntarse: Señor ¿Qué lugar debo ocupar en la iglesia?
Lo primero que debemos tener en cuenta son los dones y las habilidades naturales necesarias para desarrollar la tarea que deseamos, o que se nos pida. En segundo lugar, tener madurez y sanidad espiritual para no transformarnos en un miembro problemático que genera dolor al resto de la congregación.

Que en este día pueda orar con sinceridad y con disposición para servir: Señor muéstrame cual es mi lugar en la iglesia.

Rogelio Nonini, Argentina

En la Iglesia, que es el cuerpo de Cristo, cada miembro debe ocupar un lugar para servir utilizando sus dones y talentos.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *