Quebrantamiento

La Edad de Oro del Cristianismo
30 mayo 2017
Lecciones para la vida – 11
31 mayo 2017

Quebrantamiento


Lectura: Génesis 32:22-32

“¿Cómo te llamas?— Me llamo Jacob — respondió.” v.27

Dios conocía el nombre de Jacob, y es que cuando Dios pregunta algo, no es porque necesite información, Él ya sabe la respuesta.

Dios preguntó porque quería que Jacob admitiera quien era y su nombre le describía perfectamente. En la antigüedad, los nombres eran escogidos por su significado, no por lo bonito que se escuchaban. Como el nombre de Jabez significa “dolor” debido a que nació en un parto doloroso. Jacob significa “embustero/mentiroso”. Toda su vida mintió para conseguir lo que quería, yendo de conflicto en conflicto porque era mentiroso, un manipulador. Cuando Dios preguntó su nombre a Jacob fue para que se diera cuenta la clase de persona que era.

Interesante, cuando Jacob dice su nombre en realidad dice: “Yo soy un manipulador”. Dios no se sorprendió ni dijo: “¡Tienes que estar bromeando! ¿Estoy peleando con un manipulador? ¿Cómo pude pasar por alto esto?” Dios ya sabía todo lo malo acerca de Jacob, de igual forma que sabe todo acerca de ti. Sin embargo, Dios dice en Malaquías 1:2: “A Jacob lo he amado”. Este versículo da esperanza. Dios amó a Jacob quien era indigno de ser amado, era despreciable, manipulador, sinvergüenza, bandido y mentiroso, esto significa que Dios puede amar a cualquier persona.

Para un cambio permanente en tu vida, deja de poner excusas, de estar racionalizando y culpando a otros por tus fracasos. Se honesto con Dios y contigo mismo y admite con humildad. “Yo soy el problema”.

¿Cómo Dios responde a nuestro quebrantamiento? La Biblia dice, “El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido”. Salmo 34:18

José Castro Ordaz, México

Dios te conoce y ante Él no hay nada que puedas esconder
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *