Escondiéndonos de Dios

Dios tiene Facebook
25 julio 2017
Lecciones para la vida – 19
26 julio 2017

Escondiéndonos de Dios

Lectura: Génesis 3:8 – 10

“Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí”. v.10

En algún momento de nuestra vida presenciamos o experimentamos un clásico hecho: cuando fallamos, nos cuesta exponernos nuevamente. Puede deberse primeramente a la vergenza, al temor de ser rechazados o a ser reprendidos y aún más difícil, a las consecuencias de nuestras acciones. Lo notamos en un niñito que comete una travesura y esconde su rostro para no ser amonestado, en un hombre mayor al cual le cuesta afrontar sus errores.

La Biblia nos muestra que dentro de nuestro “libre albedrío” nuestros corazones están en forma continua inclinados hacia el mal, inclusive las que nosotros consideramos nuestras “buenas obras” la mayoría de las veces no nacen de una motivación correcta de nuestros corazones. Recordemos el caso del Edén: Adán y Eva reconocen que habían pecado e inmediatamente esconden su desnudez de la presencia de Dios.

Es común que evitemos recurrir a Dios cuando pecamos, encubrir nuestras faltas y en un profundo silencio nos distanciamos del Señor; caemos en una depresión espiritual que nos arrastra hasta las profundidades de la vergenza y la acusación. No hay dolor más grande para alguien que cree en el señorío de Cristo es no poder gozar de Su presencia a causa del pecado. Por gracia, descansamos en que Cristo nos salvó de la condenación y esclavitud del pecado, pero debemos pedir en oración las fuerzas para acudir en humildad y arrepentimiento a los tiernos brazos del Señor, a conocer la senda de la vida, la plenitud de gozo y las delicias de Su diestra para siempre.

Joy Monteggia, Paraguay

Aprendamos a enfrentar las consecuencias de nuestros pecados
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *