No intente cambiar a otros

El código del adulto mayor
20 julio 2017
Enseñando el respeto – Jesus el maestro
21 julio 2017

No intente cambiar a otros

Lectura: Lucas 6:37-42

“…Déjame sacar la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga que está en el tuyo…” v.42

Mientras nos pasamos la vida mirando y buscando los defectos de quienes están a nuestro alrededor, nos estamos perdiendo la posibilidad de ser cada día más excelentes personas. Nos cuesta mucho reflexionar sobre nuestros propios errores, porque muchas veces los vemos muy pequeños o lo peor, es que ni nos damos cuenta que los tenemos; pero cuando vamos a la Palabra y nos dice que no miremos la paja en el ojo ajeno sino la viga que tenemos dentro del nuestro, no nos queda más remedio que reflexionar, porque en este punto la Palabra nos califica de hipócritas para que saquemos primero la viga de nuestro ojo, y así poder ver la paja en el ojo del hermano.

Por lo tanto, el camino a seguir es proponer en nuestro corazón: Primero cambiar nosotros, y segundo, permitir que la luz de Cristo penetre todas las áreas de nuestra vida para dar testimonio y resplandecer como luminares en este mundo. El cambio comienza por usted y por mí, cuando nos damos cuenta que tenemos defectos que fastidian a otros, con la ayuda de Dios podemos mejorar nuestros comportamientos. Bien dice la Palabra en 1 Pedro 3:8, “Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables”; cuando hemos sembrado todas estas buenas actitudes podemos estar seguros que por donde vayamos recibiremos de esta saludable medicina. Renunciemos a querer encontrar solo personas perfectas y animémonos con Efesios 4:13, “hasta que todos lleguemos…a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”.

Myriam Benavides, Colombia

No es mi trabajo perfeccionar a otros sino ayudarles
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *