Señor: ¿Qué actitud debo tener?

De invisible a visible
3 julio 2017
Perseguidos
5 julio 2017

Señor: ¿Qué actitud debo tener?

Lectura: Filipenses 2:1-11

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús.” v.5

Estamos viviendo una etapa desesperante de la humanidad. En un planeta superpoblado, millones se sienten solos. Habiendo alimentos para que todos puedan comer bien, millones mueren anualmente de hambre. Teniendo grandes adelantos tecnológicos, incluyendo el campo de la medicina, millones mueren por falta de insumos o de una adecuada atención médica. Unos pocos se enriquecen vergonzosamente, mientras millones pasan necesidades, viviendo en forma infrahumanas por falta de los recursos mínimos para vivir dignamente.

Se generan guerras para vender armas y se venden drogas que destruyen el cerebro de nuestros adolescentes y jóvenes. La trata de personas, incluyendo a niños y niñas reporta ganancias inmensas para las mafias que las promocionan, mientras reducen a la esclavitud y a una vida miserable a miles de personas que son arrancadas de sus hogares.

Frente a esta realidad preguntamos: ¿Por qué suceden estas cosas? ¿Cómo pudo la humanidad llegar a estos niveles de perversidad? La respuesta es conocida. El pecado que entró por Adán y Eva pasó a toda la humanidad y sigue pervirtiéndola. La única respuesta es Cristo, quien murió en la cruz para salvarnos y en la predicación del evangelio a toda criatura. Por esa razón nuestra actitud debe ser la de Cristo, amar a las personas y hacer todo lo posible para que las personas lo conozcan. Una manera de hacerlo es vivir los valores del evangelio amando, ayudando, no buscando nuestro propio bien, sino el de los otros. Tenemos que tener el sentir de Cristo y resolver trabajar para que muchos sean salvos.

Rogelio Nonini, Argentina

Señor, quiero asumir mi compromiso de vivir como Jesús, para que, teniendo su sentir, pueda alcanzar a muchos con el evangelio
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *