La Biblia: Dios hablándome

El perdón – 3
20 septiembre 2017
Deuda verdadera y falsa
21 septiembre 2017

La Biblia: Dios hablándome

Lectura: 1 Pedro 1:22-25

“Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la Palabra de Dios que vive y permanece para siempre”. v.23

Un jefe de una tribu de las islas Nuevas Hébridas, antes de su conversión a Cristo, había sido un caníbal. Fue encontrado un día, leyendo la Biblia, por un comerciante francés. Este hombre francés le preguntó: “¿Qué libro está usted leyendo?” “¡La Biblia!” le contesto el ex caníbal. El comerciante francés le replicó: “¿Sabía usted, qué este libro está completamente desprestigiado? No crea en la Biblia, ninguna persona lista, cree en ella”. “¿Así que usted no cree en la Biblia?”, le preguntó sorprendido, el nativo. “¡Claro que no!” contestó enfáticamente el hombre francés. El ex caníbal con aplomo le dijo: “Señor, déjeme decirle: ¡que si no fuera por la Biblia, y por lo que de ella he aprendido, a usted ya lo hubiera metido en mi horno para asarlo, para después comérmelo!”

La Biblia, y Su mensaje de salvación en Cristo, había transformado al jefe, y a la tribu de caníbales, en hombres temerosos de Dios. Esta historia verídica, manifiesta el poder que tienen las Santas Escrituras para cambiar las vidas. La Biblia tiene autoridad porque es la Palabra de Dios. Dejada en las manos de una persona que la lee con corazón abierto, como en el caso mencionado, aún sin intervención humana, tiene el poder de producir cambios en el corazón, la mente y la vida del ser humano.

Es importante, para todo cristiano, leerla, memorizarla, amarla, así seremos continuamente transformados a la semejanza de Cristo, y podremos utilizarla efectivamente, como nuestro escudo. Sobre todo, debemos dejarla en las manos de todo aquel que tanto la necesita.

Guillermo Villanueva Rodriguez, México

Si amo la Biblia, la compartiré
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *