¿Contento? ¿Con qué?

¿Consumiría Ud. alimentos sintéticos?
23 octubre 2017
Ser cristiano en la ciencia
24 octubre 2017

¿Contento? ¿Con qué?

Lectura: 1 Samuel 1:1-18

“…ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente.” v.10

“Una mujer lo tenía todo para ser feliz: salud, dinero, éxito. Sin embargo, durante una crisis depresiva, se suicidó”. Trágico suceso relatado en un diario. Un periodista comentó: “Era una eterna insatisfecha.” Hay muchas razones que pueden provocar estar descontento en nuestra vida hoy en día. La Biblia dice que Ana tenía amargura de alma porque Jehová no le había concedido tener hijos (1 Samuel 1:10-11). Sin embargo, Ana se sobrepuso a estas pruebas y su vida cambió del descontentamiento a una vida de paz con Dios. Esto no sucedió automáticamente sino después que ella oró y decidió descansar en los propósitos de Dios para su vida.

Ana entendió que la única razón para estar contentos en esta vida es tener una buena relación con Dios y descansar en Su voluntad perfecta. La acumulación de cosas o el tener una familia no es esencial; sólo Dios es necesario para la vida. Cuando nuestra alma está perturbada, la única forma de encontrar contentamiento es esperar y confiar que Dios siempre hará lo mejor para nuestra vida. (Salmo 42:5)

Estar contento no es un estado natural de nuestro ser sino que debe ser aprendido. Algunas condiciones que pueden “refinar” nuestro contentamiento son la escasez y carencia de cosas materiales. Todos luchamos con mantener el contentamiento en las situaciones más críticas pero debemos aprender a contentarnos en toda situación. El factor principal para tener contentamiento es una buena relación con Dios y la dependencia en Él y en Su Palabra.

Margarita Malqui de Zacarías, Peru

Para estar contentos, solo Dios es necesario.
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *