La suerte

Cómo escoger un Dios
19 octubre 2017
Adicción al juego – El jovén rico
20 octubre 2017

La suerte

Lectura: Job 33:1 – 33:1

“El espíritu de Dios me hizo, y el soplo del Omnipotente me dio vida” v.4

Conocí a un joven talentoso que sobrevaloraba la suerte. Como muchas personas, consideraba su existencia fruto del azar. A éste le asignaba la potestad de conducirla a beneficios y desventuras; aunque en su caso, más parecía a lo último. Se había convencido de que la historia humana es un simple compuesto de acontecimientos fortuitos.

Esta forma de pensar influyó para que su conducta se tornara irresponsable y además adquirió gran fanatismo por los juegos de azar. Como consecuencia, arruinó su economía primero, su autoestima, y su vida emocional después. Como apreciábamos su persona sinceramente, muchos fuimos quienes le advertimos que estaba yendo por una pendiente muy peligrosa. Poco caso hacía de consejos, pues el orgullo también se había apoderado de Èl.

Fue entonces que tristemente vimos como perdía contacto con la realidad. Job estaba siendo duramente probado. Tres amigos intentaron aconsejarlo pero poco lograron. Aparece un cuarto amigo, llamado Eliú, quien cree saber la razón de las desgracias de Job, aunque tampoco consigue una adecuada orientación sobre el tema. Sin embargo, Eliú abrirá el camino para que Dios hable directamente.

Hoy también Dios continúa hablando. Lo hace de diversas formas, pero sobre todo por el Hijo, que es revelado en las Escrituras. Él tiene un perfecto plan para cada uno de nosotros. En Efesios 1:5-6 nos dice: “Por su amor nos predestinó para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia con la cual nos hizo aceptos en el Amado”. La Biblia revela los planes divinos para nosotros.

Alicia Ituarte, Uruguay

No es casualidad, que Dios hoy también nos hable
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *