Una prescripción bíblica para la depresión

¿500 años de qué?
26 octubre 2017
Qué dijo Jesús – Tradiciones
26 octubre 2017

Una prescripción bíblica para la depresión

De la sección “Renovando el Espíritu” del programa “Los años no vienen solos”.

Escuche aquí el programa:

El Salmo 143:3-10 nos da una descripción de la depresión y de cómo sobreponerse a ella. Miremos este pasaje en detalle.

Oh Jehová, oye mi oración, escucha mis ruegos;
    Respóndeme por tu verdad, por tu justicia.

Porque ha perseguido el enemigo mi alma;
Ha postrado en tierra mi vida;
Me ha hecho habitar en tinieblas como los ya muertos.

Y mi espíritu se angustió dentro de mí;
Está desolado mi corazón.

Me acordé de los días antiguos;
Meditaba en todas tus obras;
Reflexionaba en las obras de tus manos.

Extendí mis manos a ti,
Mi alma a ti como la tierra sedienta. Selah

Respóndeme pronto, oh Jehová, porque desmaya mi espíritu;
No escondas de mí tu rostro,
No venga yo a ser semejante a los que descienden a la sepultura.

Hazme oír por la mañana tu misericordia,
Porque en ti he confiado;
Hazme saber el camino por donde ande,
Porque a ti he elevado mi alma.

Líbrame de mis enemigos, oh Jehová;
En ti me refugio.

10 Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios;
Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.

11 Por tu nombre, oh Jehová, me vivificarás;
Por tu justicia sacarás mi alma de angustia.

Salmo 143:3David dice que se siente como si estuviera viviendo “en las tinieblas, como los que murieron hace tiempo”. Ciertamente que esto  suena como la descripción de alguien que está deprimido : Identifique la naturaleza y causa del problema.

Salmo 143:4: La depresión oprime a una persona y la llena de oscuridad y pesimismo. Nuestros espíritus (revestidos de poder y alentados por el Espíritu de Dios) son poderosos y libres.  Por favor, tome conciencia del sentimiento llamado “depresión” inmediatamente de comenzar a sentirlo. Cuanto más se le permita permanecer, más difícil se volverá resistirlo. Reconocer que la depresión roba la vida y la luz.

Salmo 143:5: Vemos la respuesta de David a esta situación. Recordar, meditar y reflexionar son todas funciones de la mente. Él obviamente sabe que sus pensamientos afectarán sus sentimientos, así que procura llenar sus pensamientos con la clase de cosas que lo ayudarán a superar el ataque a su mente. Piensa en Dios y las buenas cosas que Él hace. Recuerde los buenos tiempos. 

Salmo 143:6: David conoce la importancia de la alabanza; levanta sus manos en adoración. Declara lo que realmente necesita: él necesita a Dios. Con demasiada frecuencia, cuando la gente se deprime, es porque necesita algo, y lo busca en el lugar equivocado, lo cual sólo aumenta su problema. Sólo Dios puede dar agua al alma sedienta. No se engañe pensando que cualquier otra cosa podrá satisfacerlo plena y completamente. Correr tras lo que no es, siempre lo dejará decepcionado, y la decepción abre la puerta a la depresión. Alabe al Señor en medio del problema.

Salmo 143:7: David pide ayuda. Básicamente, está diciendo: “Apresúrate, Dios, porque no puedo sostenerme mucho tiempo sin ti.” Le pide ayuda a Dios. 

Salmo 143:8: David sabe que necesita oír al Señor. Necesita que Dios le asegure su amor y bondad. Necesita la atención y la dirección de Dios. Oye al Señor. 

Salmo 143:9: Una vez más, David declara que sólo Dios puede ayudarlo. Observe que a través de este discurso, él mantiene su mente en Dios y no en el problema. Ora por liberación. 

Salmo 143:10: Él quiere estar en la voluntad de Dios porque comprende que es el único lugar seguro para estar. Entonces, le pide a Dios que lo ayude a permanecer estable. Quiere que sus alteradas emociones se nivelen, que no suban ni bajen. Busca la sabiduría, el conocimiento y la dirección de Dios.

Lo animo a meditar en la Palabra de Dios y aplicar sus principios a su propia vida. Permita que ella le traiga libertad y paz.

–Tomado de La Biblia de la vida diaria, de Joyce Meyer. 

1 Comment

  1. José Manuel Palacios dice:

    Muy bueno….Dios le bendiga …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *