El camino del nazareno

En qué creen los cristianos – 1
5 noviembre 2017
Una vida limpia
7 noviembre 2017

El camino del nazareno

Lectura: Hechos 11:19 – 26

“A los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.” v.26b

Característicamente en Uruguay, país de herencia religiosa católica romana, cuando se hace referencia pública – prensa, organizaciones, incluso gobierno – a la religión cristiana, la mención se dirige hacia la iglesia católica romana. Cuando alguien expresa su posición religiosa personal, su alusión apunta a si es, o no, “católico”. Sólo en los últimos lustros las iglesias no católicas han logrado un lugar en la consideración de la opinión pública. Para los adherentes de estas iglesias, la palabra utilizada es “cristianos”.

Originalmente, los seguidores de Jesús recibieron diversos motes: discípulos, seguidores del “Camino”, nazarenos. Lucas nos informa que fue en la ciudad de Antioquía donde los discípulos de Jesús recibieron su nombre definitivo: cristianos; es decir, seguidores de Cristo. Desde aquellos primeros hombres y mujeres a quienes Jesús invitó a ir en pos de Él, hasta nuestros días, ser cristiano implica un testimonio de vida, palabra, obra y conducta, que permita a los demás reconocernos como seguidores y discípulos de Cristo.

Ser cristiano implica también tensiones, experimentadas como una lucha entre lo que éramos cuando vivimos enajenados de Dios, y lo que Él espera de nosotros como sus seguidores. Implica hechos y actitudes, tras los cuales hay motivaciones que deben ser analizados a cada momento. Implica perspectivas, esperanzas, sueños e ilusiones. Ser cristiano implica también integrar un cuerpo, la Iglesia, donde debemos relacionarnos con otros, trabajar juntos, crecer cada día en esa entrega a Dios como razón y motivo por el cual vale la pena vivir, y llevar adelante su programa para este mundo, en esta era.

Álvaro Pandiani, Uruguay

¿Te reconocen como cristiano?
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *