Cuidando nuestra conciencia

La culpa 3
1 noviembre 2017
Airaos sin pecar
3 noviembre 2017

Cuidando nuestra conciencia

Lectura: 1º Timoteo 1:3 – 11

“…el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida.” v.5

Segœn los especialistas en criminología, dicen que las personas que han delinquido y han cometido delicadísimos hechos sufren por largos periodos de cargos de conciencia que no les deja vivir sus vidas en paz.

Considerando lo anterior, podemos asegurar que la fortaleza de nuestra conciencia depende tanto de la verdad como de la moral y éstas, a su vez, de la obra del Espíritu Santo en las vidas. Todos enfrentamos, en algún momento, decisiones que ponen a prueba nuestro carácter. Cuando una decisión está en conflicto con nuestro sistema de valores, lo primero que responde es nuestra conciencia. Sin embargo, incluso este regalo divino ha sido sometido a la influencia del mundo, lo que significa que no solo debemos reorientar sino también fortalecer nuestra brújula interna.

Pero para que esto se pueda realizar ¿qué necesitamos tomar en cuenta? Para ello, necesitamos considerar dos aspectos importantes sobre este tema:

– La verdad. Puesto que Jesús declaró que Él es la verdad, mantener una estrecha relación con Él mediante la oración y la obediencia fortalece nuestra conciencia.

– La moral. Tanto José como David son ejemplos de cómo enfrentar la tentación: Dejaron que sus consecuencias les guiaran para honrar a Dios. José rechazó las exigencias de la esposa de Potifar (Génesis 39). Y David, aunque se les presentó la oportunidad de matar a Saúl, decidió dejar el asunto en las manos del Señor (1a Samuel 24:5-7).

Gabriel Ibáñez, Chile

Podemos tener la confianza de que el Espíritu Santo nos ayudará a tener una mejor conciencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *