¿Culpa de quién?

En la sala de espera 1
15 noviembre 2017
Liderazgo familiar efectivo – 2
16 noviembre 2017

¿Culpa de quién?

Lectura: Santiago 1:13-16

“Sino que cada uno es tentado cuando es llevado y seducido por su propia pasión.” v.14

Con frecuencia, o casi siempre, cuando nos sucede algo malo la tendencia es a echarle la culpa al diablo. Tanto es así, que por esa razón pienso (hipotéticamente claro), que hasta pudiera quejarse ante Dios: -Mira a tus hijos, ¡todo yo, todo yo! – Y si esa queja fuera real, tendría mucha razón, pues a excepción de algunos acontecimientos fortuitos que puedan ocurrirnos en la vida, mucho de lo que nos sucede es consecuencia de lo que estamos haciendo; tal como dice la Biblia: “todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”.

Sí, nuestras malas decisiones tienen consecuencias; nuestros errores traerán sus resultados y nuestras culpas debemos pagarlas. Así que cuando caigamos en alguna falta (pecado) no estemos culpando al diablo por la tentación que experimentamos. No lo hagamos porque lo único que el susodicho hace es aprovecharse de ella y hacer su trabajo de tentarnos que por cierto, sabe hacerlo muy bien. Por tanto, lo que realmente sucede es que somos nosotros, quienes poniéndole atención a dicha tentación caemos en ella.

Recordemos el caso de Eva. Cuando Dios le preguntó por qué había pecado, ella enseguida le echó la culpa a la serpiente. Sin embargo eso no fue lo que sucedió. Lo que realmente pasó fue que la serpiente hizo su trabajo: prepar la trampa para que cayera en ella. ¿Qué propició la caída de Eva? La respuesta es clara: sus deseos pecaminosos. Éstos fueron los causantes de todo.

Así pues, antes de culpar al diablo revisemos primero nuestros deseos e inclinaciones.

Hernán Díaz Castro, Venezuela

El diablo hace su trabajo para que caigamos, caer es decisión nuestra
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *