Decisiones

Reforma Protestante 5 – La proyección de la Reforma
31 octubre 2017
La culpa 3
1 noviembre 2017

Decisiones

Lectura: Salmo 73:21 – 28

“El acercarme a Dios es el bien; he puesto en el Señor mi esperanza…” v.28

Desde el comienzo de la historia el ser humano ha sido dotado por el Señor para poder tomar decisiones. Según el Dr. Erich Klinge cada persona desde que se levanta en la mañana ejerce su capacidad de decidir entre 300 y 1700 veces al día. Algunas se hacen de forma mecánica y otras por conveniencia personal. Hay personas que suelen hacer decisiones sabias y otras las hacen necias.

En la Biblia encontramos gran número de ejemplos de los dos tipos de decisión, teniendo en cuenta que aunque en la mayoría de los casos somos libres para elegir, no somos libres para decidir las consecuencias de nuestras decisiones.

Veamos la elección de tres personas: Lucas 14:15-24. Tres hombres fueron invitados a una gran fiesta y los tres rehusaron acudir a ella. El primero dijo: “He comprado un terreno y necesito ir a verlo”. Solamente un necio compraría un campo sin verlo primero. El segundo dijo: “No puedo he comprado cinco yuntas de bueyes y tengo que probarlos”. Solo un tonto compraría diez animales de trabajo sin haber comprobado su utilidad. El tercero se excusó diciendo. “Acabo de casarme por eso no puedo”.

Si nos paramos a pensar en las decisiones que hemos tomado en los últimos tiempos encontraremos que algunas no han tenido mayor importancia pero otras pueden haber trasformado nuestra vida. Así podemos pensar en el día que decidimos aceptar al Señor como algo realmente transformador. Cuando Dios creó al hombre y a la mujer a su propia imagen, les dio la capacidad de escoger amar a Dios o rechazarle, poniendo su propia voluntad por encima del Señor.

Luisi López, España

Si escogemos hacer la voluntad del Señor viviremos bien
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *