Tres Cosas que Jesús nos enseña en medio de la muerte de un ser querido

El feliz reencuentro – 2
15 noviembre 2017
El juego 2
15 noviembre 2017

Tres Cosas que Jesús nos enseña en medio de la muerte de un ser querido

De la sección “Renovando el Espíritu” del programa “Los años no vienen solos”.

Escuche aquí el programa:

Del sitio “Devocionales cristianos”

…NUESTRO AMIGO LÁZARO DUERME; MAS VOY PARA DESPERTARLE.” (Juan 11:11b)

Con base en la historia de Lázaro, a quien Jesús resucitó, podemos saber que:

 

(1) ¡Jesús nos permite que le hagamos preguntas! De hecho, Marta le dijo:

“Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto” (Juan 11:21b). ¿Se enfadó Jesús con ella? No. En momentos como estos, aprendemos cosas acerca de nosotros mismos que no sabíamos. En tiempos de desconsuelo descubrimos que: “…nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad” (Lamentaciones 3:22b,23).

(2) ¡Jesús nos enseña como sentir la pérdida! “Jesús lloró” (Juan 11:35), no porque no podía hacer nada, sino porque aun en eso pudo ser nuestro ejemplo. Si entierras tus emociones, las estás enterrando vivas y volverán a resucitar un día para herirte. El proceso de restauración lleva consigo:

(a) sentir un profundo dolor.

(b) tratar con él abiertamente.

(c) dar paso a la sanidad.

¿Estás huyendo del dolor? ¿Lo estás sustituyendo antes de tiempo con otros sentimientos?

(3) ¡Jesús nos da esperanza! Escucha: “…Lázaro duerme; mas voy para despertarle” (Juan 11:11b). ¿Sabes cómo se siente uno después de una buena noche de descanso? Pues, multiplica esa sensación por infinito y todavía te quedas corto. “Buenas noches” aquí significa: “Buenos días” allá.  Jesús le dijo a María: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.

26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *