El Dios que quiso ser bebé

Navidad
21 diciembre 2017
Noticias de Iglesia en Marcha – 23/12/17
23 diciembre 2017

El Dios que quiso ser bebé

Lectura: Juan 1:14-18

“Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros…” v.14

Para los que creemos profundamente en la deidad de Jesucristo y estamos convencidos de que él era (y es) Dios, resulta algo difícil reconocer también su plena humanidad.

La primera herejía cristológica, que el Nuevo Testamento asociaba con el Anticristo, es la de negar que Jesucristo ha venido en carne (1 Juan 4:3; 2 Juan 7). El Nuevo Testamento enseña que Jesús es tan Dios como el Padre, pero también tan humano como cualquiera de nosotros. De hecho, más humano, porque no tenía nada del pecado que deshumaniza.

Cuando Juan declara que “el Verbo fue hecho carne”, enseña en una forma muy enfática la plena identificación de Cristo con nuestra humanidad. El término “carne” sugiere nuestra debilidad y vulnerabilidad como seres humanos, y aun nuestra inclinación hacia el pecado. Y esa es la naturaleza que el Verbo eterno quiso asumir al nacer entre nosotros.

Los evangelios enseñan que Jesús nació por concepción virginal, sin padre biológico, pero enseñan también que el embarazo de María era plenamente humano (Lucas 2:6). De esto es evidente que Jesús no sólo nació como bebé, sino también que durante unos nueve meses vivió dentro del vientre de su madre, como cualquier otro bebé.

La celebración de la Navidad nunca debe separarse de otra celebración cristiana, la Semana Santa. Esa carne que Jesús asumió al nacer, un día la entregó por nosotros sobre una cruz. Esta fue la última expresión de su identificación con nosotros. Jesucristo es el Dios que quiso compartir su muerte con nosotros, para que nosotros podamos morir con Él y compartir su vida eternamente.

Sigifredo Sabalza, Venezuela

Jesús es Dios y hombre
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *