Palabra veraz

Adviento – 2
10 diciembre 2017
Casos difíciles o dudosos
12 diciembre 2017

Palabra veraz

Lectura: Juan 17:1-19


“Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.” v.17

Aristóteles, además de ser uno de los filósofos más influyentes en occidente, es considerado el padre de las ciencias biológicas. Era un erudito, pero en algunos aspectos no logró dar con la verdad, pero elaboró interesantes teorías: Sostenía que del cieno surgían espontáneamente los ratones, que los parásitos surgían mágicamente del intestino y los gusanos eran un producto directo del queso. Sostenía que una gran gama de insectos se generaban por si mismos a partir del roco de la primavera y del efecto de los días soleados y ventosos del otoño. Otros surgían del barro o del estiércol.
Durante siglos las enseñanzas de Aristóteles fueron aceptadas como verdaderas y los científicos tuvieron que hacer un gran esfuerzo para romper con la sacralidad de la palabra aristotélica.

El hombre, por sabio e inteligente que sea, siempre está sujeto al error. Tal vez las generaciones futuras sonrían ante afirmaciones que hoy nos parecen incontrovertibles. Dios nos ha dejado su Palabra y sabemos que es La Verdad. Cuando dejamos que nos guíe, que ilumine el sendero de nuestra vida, no tenemos posibilidad de error. Solo Dios está libre de error, es infalible. Es por eso que el Señor, al orar por sus discípulos, pide que sean santificados en la verdad y señala la Palabra de Dios como única fuente de autoridad. Cuando la obedecemos estamos seguros que no erramos el camino.

Salvador Dellutri, Argentina

La Palabra de Dios es la única fuente de luz que ilumina el camino de la vida
Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 15, para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *